The money masters 2

En los capítulos anteriores supimos de la existencia de un grupo llamado “los cambistas”, de como su presencia se remonta a la época de Jesús, su influencia en la Roma de los Césares, y como su poder en la edad media se articula a través de los artesanos orfebres o goldsmiths.

Vimos una breve introducción al concepto del dinero-papel como sustituto del dinero-moneda y a la relación entre el control de la emisión de dinero y las fases de expansión y contracción de la economía.

Explicamos el concepto que se esconde detrás de “Reserva Fraccionaria”, a saber, que un ingreso bancario de 1.000 dolares permite a un banco emitir prestamos de forma legal por valor de 10.000 dolares (teniendo solo 1.000 dolares para respaldarlos). Nuestro sistema bancario actual es legalmente un sistema bancario de reserva fraccionaria. La proxima vez que metais 1.000 Euros en un banco y os den un 3%, sabed que el banco le está sacando un rendimiento del 30% … como mínimo.

En los capítulos que siguen a continuación conoceremos la moneda inglesa de los “Tally Sticks” (capítulo 5). Con ella haremos un breve recorrido por Inglaterra desde el siglo XI al siglo XVII, para llegar a la creación del Banco de Inglaterra en 1694 (capítulo 6), el primer banco central moderno, del cual copian todos los demás bancos centrales actuales.  En el capítulo 7 veremos una pequeña pero interesante introducción a los inicios de la familia Rothschild, para seguir en el capítulo 8 con la revolución americana, la guerra que libraron las colonias americanas en 1775 para librarse del yugo británico y convertirse en lo que hoy conocemos como Estados Unidos de América  ¿El motivo de esta guerra? Tendreis que leer el documento para saberlo.

Que lo disfruteis.

pdfTMM_5_6_7_8.pdf  (391 K)

(Para aquellos que no pueden leer PDF’s, abajo hay una versión en texto plano, eso sí, sin imagenes. Si quieres imágenes, hay que bajarse el PDF)

.

Todas las entradas de The Money Masters

The Money Masters 1
https://xjmblog.wordpress.com/2009/10/21/the-money-masters-1/
.
The Money Masters 2
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/03/the-money-masters-2/
.
The Money Masters 3
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/13/the-money-masters-3/
.
The Money Masters 4
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/25/the-money-masters-4/
.
The Money Masters 5
https://xjmblog.wordpress.com/2010/01/01/the-money-masters-5/
.
The Money Masters 6
https://xjmblog.wordpress.com/2010/02/15/the-money-masters-6/
.
The Money Masters 7       
https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/17/the-money-masters-7/
.
The Money Masters Final
https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/29/the-money-masters-final/
.

5.    “Tally sticks” (Palos marcados)

Al igual que hizo Julio César, el rey “Enrique I” de Inglaterra decidió, alrededor del año 1100 aC, retirar el poder que los goldsmiths (orfebres), tenían sobre el dinero. El rey “Enrique I” podría haber usado cualquier cosa como dinero: conchas marinas, plumas, incluso estiércol de yak como se hace en las provincias tibetanas más remotas. Pero su opción fue inventar el sistema monetario más inusual de la historia. El sistema fue llamado Sistema de los ‘Tally sticks’ (varas ranuradas que encajan).

Rey Enrique I de Inglaterra

A continuación mostramos uno de los pocos ejemplares que quedan de esta forma de dinero británico, utilizado hasta 1826, durante un total de 726 años. El sistema de “Tallys” se adoptó con el objetivo de evitar la manipulación monetaria de los goldsmiths. Los “Tallys” eran moneda fabricada a partir de varas de madera pulida. Se marcaban muescas a lo largo de uno de los lados de la vara para indicar las cantidades nominales, y luego se cortaba longitudinalmente en dos mitades a lo largo de las muescas. Las marcas de las muescas quedaban en ambos trozos, por lo que ambas piezas conservaban un registro de las mismas. El rey se quedaba con una mitad como protección contra las falsificaciones y la otra mitad era puesta en circulación y actuaba como dinero.

“Tally Sticks” del siglo 14

Éste “Tally” en particular es enorme y representa 25.000 libras. Uno de los accionistas originales del Banco de Inglaterra adquirió su parte de acciones con esta vara. Dicho de otra forma, compró acciones de la corporación más rica y poderosa del mundo con un palo de madera.

“Tally Sticks” con un valor de 25.000 Libras

Es irónico que tras su formación en 1694, el Banco de Inglaterra atacara el sistema de “Tally Stick”. Pero los “Tallys” eran dinero que estaba fuera del control de los cambistas, precisamente lo que el rey Enrique I había querido, situación que era inaceptable para los cambistas.

Pero preguntémonos ¿por qué la gente aceptaba palos de madera como dinero? Esa es una gran pregunta. A lo largo de la historia la gente ha comerciado con cualquier cosa que pensaban que tenía valor y que se podía usar como dinero. Como vemos, el secreto es que el dinero es sólo aquello que las personas deciden usar como dinero.

¿Qué es en realidad nuestro dinero actual, en forma de papel-moneda? En realidad es sólo papel. Pero aquí está el truco. El rey Enrique I decretó que los ‘Tally Sticks’ eran la única moneda aceptable para el pago de los impuestos al rey.

Este hecho aumentó la demanda de ‘Tally Sticks’” los cuales empezaron a circular y a ser aceptados como dinero inmediatamente. Y el sistema funcionó muy bien. De hecho, no ha existido otra moneda que haya funcionado tan bien y durante tanto tiempo como el sistema de ‘Tally Sticks’. Como dato hay que recordar que el Imperio Británico se construyó bajo el sistema de “Tally Sticks”.

El sistema tuvo un gran éxito, incluso a pesar del hecho de que los cambistas lo atacaron constantemente. Éstos ofrecían el sistema de monedas de metal, como competencia, y por tanto las monedas de metal nunca desaparecieron completamente de la circulación. Pero los ‘Tally Sticks’ mantuvieron el tipo porque eran válidos para el pago de impuestos.

Finalmente, en el año 1500 aproximadamente, el rey Enrique VIII relajó las leyes concernientes a la usura y los cambistas no perdieron tiempo en reafirmar su posición. Rápidamente se encargaron de que las monedas de oro y plata fueran abundantes durante unas pocas décadas.

Rey Enrique VIII de Inglaterra

Cuando la Reina María accedió al trono y volvió a estrechar las leyes concernientes a la usura, los cambistas se dedicaron a recoger y acumular el dinero en forma de monedas de oro y plata, restringiendo su circulación y forzando la economía hacia el abismo.

Reina Maria de Inglaterra

Cuando la reina Isabel I (hermana de la Reina María) fue coronada, se propuso reconquistar el control del dinero inglés. Su solución fue acuñar monedas de oro y plata del tesoro público para retomar el control del suministro de dinero y alejar de él a los cambistas.

Reina Isabel I de Inglaterra

Aunque el control del dinero no fue la única causa de la Revolución Inglesa de 1642, ya que las diferencias religiosas alimentaron en mucho el conflicto, el control de la política monetaria jugo un papel principal.

Financiado por los cambistas, Oliver Cromwell finalmente destronó al rey Carlos, purgó el Parlamento, y ejecutó al rey (alrededor de 1650).

Inmediatamente se les permitió a los cambistas consolidar su poder financiero. El resultado fue que durante los 50 años siguientes los cambistas forzaron a Inglaterra a entrar en una serie de costosas guerras.

Oliver Cromwell

Los cambistas se apropiaron también de una propiedad de una milla cuadrada de superficie en el centro de Londres, conocida como ‘The City of London’. Este área es conocida aun actualmente como uno de los mayores tres centros financieros del mundo (“La City Londinense”).

Posteriormente, conflictos con los Estuardos llevaron a los cambistas ingleses a combinarse con los cambistas de los Países Bajos, para financiar la invasión de Guillermo de Orange quien se deshizo de los Estuardos en 1668 accediendo al trono inglés.

6.    El Banco de Inglaterra

A finales del 1600, la situación financiera de Inglaterra era ruinosa. Más de 50 años de guerras más o menos continuadas contra Francia y Holanda la habían dejado exhausta. Los representantes del gobierno, asustados,  acudieron a los cambistas para suplicar por los créditos que necesitaban para proseguir sus políticas. El precio que pagaron fue alto.

La contrapartida exigida fue la obtención del permiso y el beneplácito de parte del gobierno para la creación de un banco privado que pudiera emitir dinero creado de la nada. Este banco se convertiría en el primer banco central privado del mundo moderno, el Banco de Inglaterra.

Aunque debemos aclarar que su nombre “Banco de Inglaterra” le fue dado con el único objetivo de generar engaño y confusión entre la población, induciendo a pensar que el banco formaba parte del gobierno, cuando la verdad es que no era así.

Como cualquier otra empresa privada, el Banco de Inglaterra vendió acciones para sufragar el capital inicial con el cual iniciar su andadura.

Los inversores que aportaron el dinero, cuyos nombres no fueron revelados jamás, ingresaron supuestamente 1.250.000 libras británicas en monedas de oro. Pero la verdad es que sólo 750.000 libras fueron recibidas en total. A pesar de ello, el banco fue legalmente aceptado en 1694, fecha en la que inicia su actividad en el lucrativo negocio de prestar varias veces la cantidad de dinero que supuestamente poseía en reservas, con la carga de un interés en cada préstamo.

A cambio de esta creación, el nuevo banco prestaría a los políticos británicos tanta cantidad del nuevo dinero como pudieran necesitar, siempre y cuando se asegurara el pago de la deuda mediante la imposición de impuestos directos sobre el pueblo británico.

Por lo tanto, la legalización del Banco de Inglaterra significó poco menos que la falsificación de toda la moneda nacional, para beneficio privado. Desafortunadamente, casi todos los países disponen actualmente de un banco central controlado por manos privadas, y basado en el modelo original del Banco de Inglaterra.

Tal es el poder de estos bancos centrales, que son capaces de tomar rápidamente el control total sobre una economía nacional. En poco tiempo el país se vuelve una plutocracia, donde el poder verdadero está en manos de los más ricos. Es como poner el control del ejército en manos de la mafia; el peligro de tiranía se vuelve extremo.

Sí, necesitamos bancos centrales, pero no necesitamos que estén en manos privadas.

La estafa basada en el banco central privado es de hecho un trabajo relativamente oculto. Vamos a explicarlo en este párrafo. Cuando un país necesita financiación, puede recaudar el dinero necesario recaudando impuestos. Pero si considera que aumentar los impuestos no le interesa, puede decidir emitir unos “bonos” que vende a su banco central para conseguir a cambio dinero para afrontar sus gastos. Pero los bonos creados por el estado son comprados por el banco central con dinero creado de la nada (recordemos que un banco central es un banco emisor de dinero, crea el dinero). La existencia de más dinero en circulación hace que el dinero que ya existía pierda valor. El resultado es que el gobierno obtiene todo el dinero que necesitaba y la gente lo paga con inflación, en vez de con impuestos. Posteriormente ese dinero tendrá que volver al banco central con el interés que ofrecía el bono del gobierno inicialmente.

La belleza del plan es que no hay una persona entre mil que pueda percatarse del mismo, porque normalmente se esconde detrás de la compleja y altisonante palabrería que llamamos “jerga económica”.

Tras la creación del Banco de Inglaterra en 1694, la nación fue rápidamente inundada de dinero. Los precios en todo el país se duplicaron. Se concedieron prestamos de forma masiva para cualquier tipo de loca empresa que alguien pudiera imaginar. Una de ellas proponía vaciar el mar Rojo para recobrar el oro supuestamente perdido cuando la tropas del faraón egipcio fueron ahogadas mientras perseguían a Moisés y los israelitas.

En 1698 (cuatro años después de la creación del banco), la deuda del gobierno había crecido desde los iniciales 1.250.000 libras hasta los 16.000.000 de libras. Naturalmente los impuestos se incrementaron una y otra vez para pagar toda esta deuda.

Con el suministro de dinero firmemente controlado, la economía británica empezó a experimentar una sucesión de crecimientos descontrolados y variadas depresiones, justamente el tipo de situaciones que un banco central se encarga de prevenir.

Hay dos cosas, las cuales creo que son intrínsecas no solo al Banco de Inglaterra sino a todos los bancos centrales en general : la primera es la participación en la formulación de una política monetaria, con el objetivo específico de conseguir estabilidad monetaria. 

Eddie George, Gobernador del Banco de Inglaterra 1993-2003

Sin embargo, desde que el Banco de Inglaterra tomó el control, la libra raramente ha permanecido estable.

Ahora vamos echar un vistazo al rol de la familia Rothschild, familia de la cual se dice que es la más rica del planeta.

7.    El auge de los Rothschilds

Esto es Frankfurt, Alemania.

Frankfurt (Alemania)

Pasados 50 años desde que el Banco de Inglaterra iniciara su actividad en 1694, un goldsmith llamado Amschel Moses Bauer abrió en 1743 un negocio de monedas y contabilidad. Sobre su puerta colocó un escudo formado por un águila romana sobre un escudo rojo. El local fue con el tiempo conocido como el negocio “del escudo rojo”, lo que en alemán se traduce por “Rothschild”.

Cuando su hijo, Amschel Mayer Bauer heredó el negocio, decidió cambiarse el apellido por el de “Rothschild”. Amschel aprendió pronto que prestar dinero a los gobiernos y a los reyes era mucho más rentable que prestarlo a personas particulares. No sólo los créditos eran mayores, sino que su cobro estaba asegurado por los propios impuestos nacionales sobre la población.

Mayer Rothschild tuvo 5 hijos y todos ellos fueron formados en los mecanismos de la creación de dinero. Luego, fueron enviados a las principales capitales de Europa donde abrieron sucursales del negocio bancario familiar.

Los hermanos Rotschild (de arriba en sentido horario Amshel, Salomon, Nathan, Carl y Jakob)

Su primer hijo, Amschel Mayer, se quedó en Frankfurt para regir el banco de la ciudad. El segundo hijo, Salomon fue enviado a Viena. El tercero hijo, Nathan, claramente el más dotado, fue enviado a Londres en 1798, a la edad de 21 años, cien años después de la fundación del Banco de Inglaterra. Su cuarto hijo, Karl, fue enviado a Nápoles. Y el quinto hijo, Jakob, fue enviado a París.

En 1785 Mayer Amshel Rothschild se mudó con toda su familia a una casa más grande, un edificio de 5 pisos que compartió con la familia Schiff. Esta casa se conoció como la del “Escudo Verde”. Los Rothschilds y los Schiffs serán protagonistas principales en el resto de la historia financiera de Europa y de los Estados Unidos.

La casa de Rotschild, en Frankfurt

Los Rothschild empezaron sus tratos con la realeza europea en el palacio llamado “Wilhelms Hall”, propiedad del hombre más rico de Alemania. En realidad, el monarca más rico de toda Europa, el príncipe Guillermo (Wilhelm) de Hesse-Kasell.

Inicialmente los Rothschilds se limitaron a ayudar al príncipe Guillermo a especular con monedas preciosas. Pero cuando Napoleón obligó al príncipe a exiliarse, éste envió 550.000 libras, una suma gigantesca en su época, a Nathan Rothschild en Londres, con instrucciones de comprar “consols” (“consolidated annuities”) que eran bonos del gobierno británico, también conocidos como títulos del gobierno.

Pero Nathan Rothschild usó el dinero para sus propios negocios. Con Napoleón descontrolado en Europa, las oportunidades de negocio en inversiones bélicas eran casi ilimitadas. El príncipe Guillermo regresó un tiempo antes de la batalla de Waterloo en 1815. Citó a Rothschild y le requirió que le devolviera su dinero. Rothschild así lo hizo, devolviéndole el dinero inicial más los intereses que los “consols” británicos habrían devengado en caso de haber sido adquiridos. Rothschild se quedó para sí mismo los beneficios enormes que había hecho con el dinero del príncipe.

Nathan Rothschild se jactaba orgulloso algún tiempo después, de que en los 17 años que llevaba en Inglaterra había incrementado el capital original de 20.000 libras que le había entregado inicialmente su padre, en 2.500 veces.

Gracias a la cooperación entre los miembros de la familia ubicados en diferentes paises, los Rothschild se hicieron increíblemente ricos. Para mediados del 1800 dominaban toda la banca europea y eran efectivamente la familia más rica del mundo. Los Rothschilds financiaron a Cecil Rhodes lo que le permitió establecer el monopolio sobre los diamantes y las minas de oro de Sudáfrica. En los Estados Unidos financiaron a los Harriman en ferrocarriles, a los Vanderbilts en ferrocarriles y prensa, y a Carnegie en siderurgia, entre muchos otros.

De hecho, durante la primera guerra mundial se creía que J.P. Morgan era el hombre más rico de los Estados Unidos. Pero después de su muerte se descubrió que Morgan no era sino un lugarteniente de los Rothschilds. Cuando el testamento de Morgan se hizo público, se descubrió que sólo poseía el 19% de las empresas J.P. Morgan.

John Pierpont Morgan

Alrededor de 1850, James Rothschild, el heredero de la rama francesa de la familia, poseía 600 millones de francos franceses, 150 millones más que todos los otros banqueros franceses juntos. James Rothschild se construyó una mansión llamada Fariere, situada al este de Paris. El emperador Guillermo I exclamó cuando la vio: “Los reyes no pueden costear esto, sólo puede pertenecer a un Rothschild.” Otro comentarista francés del siglo XIX lo expresó de la siguiente manera :  “Existe un único poder en Europa y éste se llama Rothschild”.

Actualmente no hay evidencias de que su posición predominante en las finanzas de Europa o el mundo haya cambiado.

Ahora pasemos a ver los resultados que el Banco de Inglaterra tuvo sobre la economía británica y como esto fue la raíz que posteriormente dio lugar a la Revolución Americana.

8.    La revolución Americana

A mediados del 1700 el Imperio Británico se acercaba a su punto de máximo poder e influencia en el mundo. Los británicos habían luchado en cuatro costosas guerras en Europa desde la creación de su banco central privado, el Banco de Inglaterra, y el coste había sido muy alto. Para financiar estas guerras, el parlamento británico se había endeudado fuertemente con su banco central.

Para mediados del 1700 la deuda total del gobierno era de 140 millones de libras. Una suma impresionante para la época. Como consecuencia de ello, el gobierno británico se embarcó en un programa de aumento de los impuestos provenientes de sus colonias americanas, con el objetivo de cumplir con los pagos de intereses pendientes con el Banco de Inglaterra.

Pero en América la historia era diferente. El azote de un banco central privado todavía no les había golpeado.

Este es el “Independence Hall” en Filadelfia, donde se firmaron la Declaración de Independencia y la Constitución de los Estados Unidos.

Indepence Hall (Filadelfia)

A mediados del 1700 la norteamérica pre-revolucionaria aun era relativamente pobre. Había una marcada escasez de monedas preciosas que impedía comerciar ágilmente con los bienes. Por ello, las primeras colonias se vieron obligadas a experimentar con la impresión de su propia moneda en papel. Algunos de estos experimentos fueron realmente exitosos.

Benjamin Franklin fue un firme partidario de la impresión de papel moneda por parte de las colonias. En 1757 Franklin fue enviado a Londres donde permaneció durante 18 años, casi hasta el comienzo de la revolución americana. Durante este período, las colonias americanas empezaron a imprimir su propio dinero, llamado el “Colonial Scrip”. El experimento fue todo un éxito, convirtiéndose en un medio de intercambio fiable al mismo tiempo que ayudaba a crear un sentimiento de unidad entre las colonias.

Colonial scrips

Recuerden, los “Colonial Scrips” eran sólo papel moneda, dinero libre de deuda, impreso en interés público, y no estaba respaldado por oro ni plata. En otras palabras, era totalmente una moneda fiduciaria (“fiat currency”), basada en la confianza de todos los que la usaban.

Un buen día, funcionarios del Banco de Inglaterra le preguntaron a Franklin cómo explicaba la nueva prosperidad experimentada por las colonias americanas. Éste sin dudarlo contestó:

“Es simple. En las colonias emitimos nuestro propio dinero. Su nombre es “Colonial Scrip”. Lo emitimos en cantidad adecuada a la demanda del comercio y de la industria para facilitar el paso de los productos de los fabricantes a los consumidores. De esta forma, creando para nosotros nuestro propio dinero, controlamos su poder de compra, y no debemos pagar interés a nadie”. 

Benjamin Franklin

Lo expresado era de sentido común para Franklin, pero no nos podemos imaginar el impacto que produjo en el Banco de Inglaterra. América había aprendido el secreto del dinero, y ese genio debía retornar a su botella tan rápido como fuera posible. Como consecuencia de ello, el parlamento británico aprobó rápidamente el Acta de la Moneda (“Currency Act”) de 1764.

El acta prohibía a los funcionarios de las colonias la emisión de su propia moneda y les ordenaba el pago de futuros impuestos exclusivamente en la forma de monedas de oro y plata. Dicho de otra forma, se forzó a las colonias americanas a adoptar el standard de oro o plata.

Para aquellos que todavía piensen que el standard oro es la respuesta a los problemas monetarios actuales en Estados Unidos, veamos lo que ocurrió en las colonias americanas después de esta imposición. En su autobiografía Franklin escribió:

“En un año, las condiciones se volvieron tan adversas que nuestros años de prosperidad llegaron a su fin, y una depresión se instaló en nuestra sociedad, de una amplitud tal que las calles de las colonias estaban atestadas de desempleados.” 

Benjamin Franklin

Franklin afirma incluso que ésta y no otra, fue la causa principal de la Revolución Americana que dio lugar a su independencia del poder británico y a la creación de los Estados Unidos que hoy conocemos. Tal y como Franklin expuso en su autobiografía :

“Las colonias habrían aceptado con gusto los pequeños impuestos sobre el té y otras materias primas si Inglaterra no hubiera sustraído el dinero de las colonias, lo que creó desempleo y desafección. La imposibilidad para los colonos de recuperar el poder de emitir su propio dinero de forma permanente, lejos del control del rey Jorge III de Inglaterra y de los banqueros internacionales, fue la principal causa que llevó a la revolución. 

Benjamin Franklin

Para cuando se iniciaron los primeros disparos en Lexington, Massachusetts, el 19 de Abril de 1775, las colonias ya habían sido expoliadas de todo tipo de monedas de oro y plata a través de los impuestos británicos. Como resultado, el gobierno continental no tuvo otra opción que imprimir dinero para financiar la guerra.

Al comienzo de la revolución, el total de dólares en circulación era de 12 millones. Al final de la guerra el total ascendía a 500 millones. Como resultado, la moneda quedo virtualmente sin valor. Los zapatos se vendían a 5.000 dólares el par. Los “Colonial Scrips” habían funcionado tan bien con anterioridad porque la cantidad emitida era siempre ajustada al mínimo necesario para facilitar el intercambio de bienes. George Washington se lamentaba,

“Un carro de dinero apenas alcanza para comprar un carro de provisiones.” 

George Washington

Aquellos que hoy en día apoyan una moneda respaldada por el oro acostumbran a mencionar este período de la revolución americana como demostración de las maldades de una moneda sin respaldo (“fiat currency”). Pero recordemos que la misma moneda obtuvo excelentes resultados 20 años antes, en tiempos de paz. De hecho, tan buenos habían sido los resultados que el Banco de Inglaterra tuvo que maniobrar rápidamente para que el parlamento británico la declarase fuera de la ley.

.

Todas las entradas de The Money Masters

The Money Masters 1
https://xjmblog.wordpress.com/2009/10/21/the-money-masters-1/
.
The Money Masters 2
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/03/the-money-masters-2/
.
The Money Masters 3
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/13/the-money-masters-3/
.
The Money Masters 4
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/25/the-money-masters-4/
.
The Money Masters 5
https://xjmblog.wordpress.com/2010/01/01/the-money-masters-5/
.
The Money Masters 6
https://xjmblog.wordpress.com/2010/02/15/the-money-masters-6/
.
The Money Masters 7       
https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/17/the-money-masters-7/
.
The Money Masters Final

https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/29/the-money-masters-final/

Anuncios

2 Responses to The money masters 2

  1. Rafa Castillo dice:

    Hola Xavi!

    te felicito por tu iniciativa. Siempre va bien la historia económica para interpretar los sistemas financieros, pero cuidado que a veces todavía se cae en la tentación de darle lógica a un sistema ilógico. Estos sistemas no cumplen el principio de conservación de la energía. El dinero se crea y se destruye, pero nunca se transforma!

  2. xjm dice:

    Hola Rafa, Simpática la frase ! Además tiene su parte de verdad. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: