The money masters 6

Capitulos 21 al 24.

En el capítulo anterior nos quedamos en el crash de 1907, y como este crash fue orquestado por los poderes financieros con el objetivo a corto plazo de reclamar posesión sobre los bienes hipotecados y prestamos impagables del pueblo americano (de robarles, vamos)  y a largo plazo para crear la sensación de que el sistema era inestable. Cuando esta sensación fuera firme, ellos mismos saldrían a la luz publica con una solución para el pueblo, su solución.

En los siguientes capítulos entramos de lleno en el Siglo XX.

Primero hablaremos de la importante reunión que se llevó a cabo en Isla Jekyll en 1910, en los Estados Unidos, y daremos algunos datos de lo que pasó en la sesión del senado en la que se aprobó el Acta de la Reserva Federal.

Explicaremos como se crea hoy en día el dinero “del aire” en los Estados Unidos,  un ejemplo de un “Fondo Educacional” cuyo verdadero objetivo es la promoción y financiación de aquellas personas que van en la direccion “correcta”, siendo “correcta” la dirección que deciden los que ofrecen los fondos, claro.

La manipulación de los políticos en la creación de la Reserva Federal y en la creación del Impuesto Sobre la Renta en 1913. El objetivo de la creación del Impuesto sobre la Renta era poder “retirar” legal y directamente dinero de las personas sin necesidad de pasar por los Estados que conforman los Estados Unidos … y tener así asegurado el cobro de la deuda a la que el estado se veía obligado a recurrir (de la deuda más los intereses, por cierto, aunque … ¿como es posible pagar un interés si no existe el dinero para pagarlo?).

Hablaremos de la Primera Guera Mundial y de la revolucion bolchevique, curiosamente financiada por los mismos personajes.

Haremos un repaso a la acción del presidente Harding, con su trabajo para la reduccion de la deuda del Estado y las leyes proteccionistas (que significa “consume localmente si dispones de ello, no hace falta que traigas manzans de Nueva Zelanda cuando las tienes locales”). Como era de esperar, al presidente Harding le esperaba una muerte un tanto especial.

Finalmente haremos un repaso de los Felices Años 20, felices porque se inundó de dinero el pais, con el objetivo de que el pais se volviera dependiente del mismo y endeudado, para posteriormente retirar este dinero y dejar a las empresas y personas “secas” de dinero, dando lugar a lo que se conoció como el Crash de 1929.

Por ultimo, unos comentarios muy interesantes sobre la financion de Alemania y de Hitler por parte de … seguro que os lo imaginais.

TMM_21_22_23_24

Nota –> Solo quedan los capítulos 25, 26 y 27 en los que se habla del presidente FDR, del oro americano, del FMI y del Banco Mundial. Espero disponer de el en breve.

(Para aquellos que no pueden leer PDF’s, abajo hay una versión en texto plano, eso sí, sin imagenes. Si quieres imágenes, hay que bajarse el PDF)

.

The Money Masters 1
https://xjmblog.wordpress.com/2009/10/21/the-money-masters-1/
.
The Money Masters 2
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/03/the-money-masters-2/
.
The Money Masters 3
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/13/the-money-masters-3/
.
The Money Masters 4
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/25/the-money-masters-4/
.
The Money Masters 5
https://xjmblog.wordpress.com/2010/01/01/the-money-masters-5/
.
The Money Masters 6
https://xjmblog.wordpress.com/2010/02/15/the-money-masters-6/
.
The Money Masters 7       
https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/17/the-money-masters-7/
.
The Money Masters Final

https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/29/the-money-masters-final/

.

21.    La isla Jekyll

Después del crash de 1907, y como respuesta al mismo, el presidente Roosevelt dio la orden de crear la Comisión Monetaria Nacional (“National Monetary Commision”). Esta comisión tenía como objetivo estudiar el problema bancario y ofrecer recomendaciones al Congreso. Por supuesto, la comisión estaba trufada de amigos y compinches de J.P. Morgan.

El presidente de la comisión era el Senador Nelson Aldrich, representante de Newport Rhode Island, donde se asientan las familias bancarias más ricas de América. Su propia hija se casó con John D. Rockefeller junior y tuvieron cinco hijos. Llamados John, Nelson, Winthrop y David. Nelson llegó a ser vicepresidente del país en 1971, y David fue la cabeza principal del Council on Foreign Relations (CFR – Comité de Relaciones Exteriores) y antiguo presidente del Chase Manhattan Bank.

Tan pronto como la Comisión Monetaria Nacional estuvo formada, el senador Aldrich se embarcó en un viaje de dos años alrededor de Europa, donde consultó largo y tendido con los bancos centrales privados de Inglaterra, Francia y Alemania. El coste total del viaje para los contribuyentes americanos fue de 300.000 dólares, una cifra astronómica para aquellos días.

Poco después de su retorno a américa, durante la tarde del 22 de diciembe de 1910, algunos de los hombres más ricos y poderosos de américa se reunieron en al tren privado del senador Aldrich, y en el más estricto secreto se dirigieron hacía la Isla Jekyll, en la costa de Georgia.

Isla Jekyll (Georgia)

Con el grupo se encontraba Paul Warburg, quien estaba recibiendo 500.000 dólares por año en concepto de salario por parte de la empresa de inversiones Kuhn, Loeb & Co. El trabajo era ejercer presión política (“lobby”) a favor de la creación de un banco central privado en los Estados Unidos. El socio de Warburg en esta empresa se llamaba Jacob Shiff, el nieto del hombre que compartió la casa de Green Shield en Frankfurt, junto con la familia Rothschild. Como veremos más adelante, Schiff se encargó de gastar 20 millones de dólares en financiar el derrocamiento del Zar en Rusia.

Estas tres familias banqueras europeas, los Rothschilds, los Warburgs, y los Shiffs, estaban interconectadas entre sí a través de múltiples matrimonios, de la misma forma que lo estaban sus contrapartes bancarias americanas, los Morgans, los Rockefellers y los Aldrichs.

El secretismo era tán firme, que los siete participantes principales tenían la precaución de utilizar sólo sus nombres de pila, evitando de esta forma que los sirvientes reconocieran sus verdaderas identidades. Algunos años más tarde, Frank Vanderlip, presidente del “National City Bank of New York” y representante de la familia Rockefeller en esta reunión, confirmó el viaje a Isla Jekyll en la edición del “Saturday Evening Post” del 9 de Febrero de 1935.

“Me comporte de forma tan secreta, tan furtiva, como si fuera un conspirador … Sabíamos que no podíamos permitir que se supiera que estábamos allí, pues entonces todo el esfuerzo invertido habría sido en vano. Si se hubiera expuesto públicamente que nuestro grupo se había reunido y que habíamos escrito un Acta Bancaria para su presentación en el Congreso, ese acta no hubiera tenido ninguna posibilidad de ser aprobada por el Congreso.” 

Frank Vanderlip

Los participantes en esa reunión se reunieron precisamente para evaluar cual era la mejor forma de volver a crear un banco central privado. Pero se discutió también de otros problemas que necesitan atención.

Lo primero, la cuota de mercado que abarcaban los grandes bancos nacionales se reducía con rapidez. En los primeros 10 años del siglo XX el número de bancos en los Estados Unidos se había más que duplicado hasta la cantidad de más de 20.000. En 1913 sólo el 29% de los bancos eran bancos nacionales, y éstos gestionaban sólo el 59% de los depósitos. Tal y como el Senador Aldrich admitió posteriormente en un artículo :

“Antes de la aprobación de este Acta, los banqueros de New York podíamos sólo controlar las reservas de New York. Ahora, somos capaces de controlar las reservas de todo el pais.” 

Senador Nelson Aldrich

Por lo tanto algo se tenía que hacer para volver a traer a todos estos nuevos bancos de nuevo bajo su control. Como dijo John D. Rockefeller : “La competencia es un pecado capital.

En segundo lugar, la economía del país era tan fuerte que las grandes empresas financiaban su crecimiento reinviertiendo los beneficios obtenidos, en vez de endeudarse solicitando grandes préstamos a los bancos principales. En los primeros 10 años del siglo XX, el 70% de la financiación de las empresas provenía de sus propios beneficios. En otras palabras, la industria americana se estaba haciendo independiente de los cambistas, y esta tendencia tenía que ser cambiada.

Todos los participantes de la reunión eran conscientes de que todos estos problemas se podían solucionar fácilmente y a la vez, tomando las acciones adecuadas, esto es, con la creación de un nuevo banco central privado. Pero quizás el mayor problemas era un problema de relaciones públicas : elegir el nombre del banco.

Jekyll Island Club hotel

Aldrich creía que la palabra “banco” no debía ni siquiera aparecer en el nombre. Warburg proponía denominar la nueva legislación “Acta de la Reserva Nacional” (“National Reserve Bill”) o quizás “Acta de la Reserva Federal” (“Federal Reserve Bill”). La idea era dar la impresión de que el objetivo del nuevo banco central era poner freno a las bancarrotas, y al mismo tiempo ocultar su carácter monopolístico.

Curiosamente, Aldrich insistió en que la llamaran el “Acta Aldrich” (“Aldrich Bill”) y este fue el nombre que se le dió.

Después de 9 días en la Isla Jekyll, el grupo se dispersó. El nuevo banco central sería muy similar al anterior banco. Le serían otorgados el monopolio sobre la moneda de los Estados Unidos, y la capacidad de crear dinero “del aire”.

¿Cómo crea la Reserva Federal el dinero “del aire”? Este es un proceso en cuatro cómodos pasos, pero antes debemos dar algunos informaciones relativas a los bonos.

Los bonos son simplemente promesas de un gobierno de que en una fecha dada te devolverá el importe que has pagado por el bono, más un porcentaje. Las personas compran bonos para asegurarse el tipo de interés. Al final del período indicado en el bono, el gobierno te recompra el bono, pagándote el importe original más los intereses, y se destruye el bono. Actualmente (1999) el gobierno de los Estados Unidos tiene emitidos aproximadamente 3.6 trillones de dólares en bonos.

Y una vez explicado lo que es un bono, volvamos a la explicación de cómo crea la Reserva Federal el dinero “del aire”.

Paso1 à El Comité Federal de Mercado Libre (“Federal Open Market Committee”, un comité depedendiente y integrado dentro de la estructura de la Reserva Federal) aprueba la compra de Bonos del Gobierno de los Estados Unidos, compra que se realiza en el mercado.

Paso2 à Los bonos son comprados por la Reserva Federal, y se le compran a cualquiera en el mercado que los quiera vender.

Paso3 à La Reserva Federal paga estos bonos con “créditos electrónicos” (dinero) que son sumados a la cuenta bancaria del vendedor. El truco está en que estos “créditos electrónicos”, dinero, no existían antes de la compra. La Reserva Federal los acaba de crear para realizar la compra.

Paso4 à El banco receptor donde se encuentra la cuenta bancaria del vendedor, y que ha recibido el dinero nuevo, puede utilizarlo como depósito en sus reservas. Esto significa que aplicando de nuevo la magia de la reserva fraccionaria, el banco puede prestar hasta 10 veces la nueva cantidad recibida por su cliente, y cargarle un interés.

De esta forma, si la Reserva Federal compra, digamos que 1 millón de dólares en bonos del estado, la creación de 1 millón de dólares nuevos se convierten en 10 millones en cuanto entran en los sistemas de prestamo bancarios. La Reserva Federal ha creado el primer 10% de dinero nuevo gracias al poder que se le ha otorgado de crear dinero “del aire”, los bancos crean el 90% de dinero restante mediante el poder que se les ha otorgado para trabajar con una “reserva bancaria fraccionaria”.

Para reducir la cantidad de dinero que hay en circulación, el procedimiento es el inverso. La Reserva Federal vende parte de los bonos del estado que posee, al público general, y el dinero sale de la cuenta bancaria del comprador, y por lo tanto deja de estar en el banco del comprador. El banco pierde esta cantidad de dinero que no puede utilizar como reserva y por lo tanto los créditos que tiene el banco deben reducirse 10 veces el importe de la venta (como se ha reducido su capital de reserva, también debe reducir sus préstamos para que éstos no excedan 10 veces la cantidad de reserva, permitida por ley).

Por lo tanto, si la Reserva Federal vende un millón de dolares en bonos, la consecuencia es que hay una reducción de 10 millones de dólares menos en la economía.

¿Pero de qué forma beneficiaba esto a los banqueros, cuyos representantes se reunieron en la Isla Jekyll?

Primero, conseguía que los esfuerzos por reformar el sistema bancario se dirigieran en sentido cotnrario a las soluciones más apropiadas.

Segundo, impedía que se volviera a un sistema de finanzas gubernamentales libres de deuda, tales como los greenbacks de Lincoln. El sistema financiero del gobierno, basado en bonos, al cual fue forzado Lincoln después de crear sus greenbacks, quedaba ahora definitivamente grabado en piedra.

Tercero, delegaba en los banqueros el derecho de crear el 90% del abastecimiento de dinero, basandose en el hecho de reserva fraccionaria. Los banqueros podían prestar este 90% de dinero con intereses.

Cuarto, centralizaba el control del suministro de dinero de la nación en unas pocas manos.

Quinto, establecía un banco central con un alto grado de independencia respecto del control político.

Poco tiempo después de su creación, la gran contracción monetaria de 1930 orquestada por la Reserva Federal, causó la Gran Depresión.

La independencia de la Reserva Federal ha sido desde entonces ampliada a través de diferentes leyes.

Para acabar de engañar al público y hacerles pensar que el gobierno era quien mantenía el control, el plan establecía que la Reserva Federal sería dirigida por una “Board of Governors” (Junta de Governadores), propuesta por el Presidente y aprobada por el Senado. Todo lo que tenían que asegurar los banqueros era que sus hombres eran nombrados para la Junta. No era un trabajo dificil. Los banqueros tenían dinero, y el dinero compra la influencia sobre los políticos.

Una vez los participantes abandonaron Isla Jekyll, la batalla de las relaciones públicas dio comienzo. Los grandes bancos de New York formaron un fondo educacional de 5 millones de dólares con el objetivo de financiar múltiples profesores de reputadas universidades, y que tuvieran disposición para apoyar la creación del banco. Woodrow Wilson de Princeton fue uno de los primeros en subirse al tren.

Pero el truco de los banqueros no funcionó. La “Aldrich Bill” fue rápidamente identificada como la “Banquers Bill”, y quedó claro que su objetivo era beneficiar sólo a aquellos conocidos como los cambistas. El concregista Lindbergh una vez más lo expresó de esta forma durante un debate en el Congreso:

“El Plan Aldrich es el Plan de Wall Street. Significa un nuevo pánico financiero, si es necesario, para seguir intimidando a las masas. Aldrich, pagado por el gobierno para representar a las personas, propone un plan para beneficio de los cambistas” 

Rep. Charles A. Lindbergh

Viendo que no disponían de los votos para ganar en el Congreso, el líder republicano nunca presentó la “Aldrich Bill” a votación, y los banqueros sigilósamente iniciarion el plan B, la opción demócrata. Empezaron a financiar a Woodrow Wilson para presidenciable demócrata. El respetado historiador James Perloff lo expresaba de la siguiente forma :

“El financiero de Wall Street, Bernard Baruch, fue puesto a cargo de la educación de Wilson” 

“Baruch llevó a Wilson a la central del partido demócrata en New York, en 1912, guiándole en el proceso como a un perrito faldero. Wilson recibió un “curso de adoctrinamiento” por parte de los líderes allí convocados…”

James Perloff

Ahora el decorado estaba puesto. Los cambistas estaban preparados para volver a instalar su banco central privado de nuevo. El daño que el presidente Andrew Jackson les inflingió hacía ya 76 años fue sólo parcialmente reparado con el paso de la “National Bank Act” durante la Guerra Civil. Desde entonces, la batalla había sido dura y había durado décadas.

Los seguidores de Andrew Jackson se llamaban los “greenbackers”. Estos apoyaban firmemente a William Jennings Bryan, quien marcaba la oposición a los cambistas. Desconociendo la tutela de Baruch sobre Wilson, Bryan y sus seguidores apoyaron la candidatura de Wilson para presidente, sólo para ser rápidamente decepcionados .

22.    El Acta de la Reserva Federal

Durante la campaña presidencial, los demócratas fueron cuidadosos en dar la apariencia de que se oponían a la “Aldrich Bill”. En palabras de Louis McFadden, demócrata y presidente del Comité de Banca y Moneda del Senado (“House Banking and Currency Committee”), 20 años después de los hechos :

“La plataforma demócrata condenaba sin reparos la “Aldrich Bill” … cuando Woodrow Wilson fue nominado … Las personas que dirigían el partido demócrata prometieron a los americanos que si ganaban las elecciones presidenciales, no permitirían el establecimiento de un nuevo banco central mientras un presidente demócrata estuviera en el poder. 

… Trece meses más tarde, esa promesa fue rota, y la administración Wilson, bajo la tutela de esos siniestros personajes de Wall Street que apoyaban al Coronel House, establecieron en nuestro pais esa institución rastrera y monárquica que yo llamo “el banco de la realeza”, para controlarnos de la cabeza a los pies, y para aplicarnos los grilletes desde que nacemos hasta nuestra muerte.”

Louis McFadden

Una vez Wilson fue elegido presidente, Morgan, Warburgh, Baruch y compañía establecieron un nuevo plan, al cual Warburgh dio el nombre de Sistema de Reserva Federal (“Federal Reserve System”). El líder demócrata presentó un nueva propuesta, la “Glass-Owen Bill” como si fuera algo rádicalmente diferente de la “Aldrich Bill”. Pero de hecho ambas propuestas eran virtualmente idénticas en cada detalle importante.

De hecho, tan vehementes fueron las explicaciones de los demócratas de que ambas propuestas eran radicalmente diferentes, que el propio Paul Warburg, el padre de ambas, tuvo que reafirmar ante sus amigos del congreso que ambas eran virtualmente idénticas en lo que a sus objetivos se refería.

“Dejando a un lado las diferencias externas que afectan al envoltorio, los núcleos de ambos sistemas se parecen enormemente y están íntimamente relacionados el uno con el otro.” 

Paul Warburg

Pero esta declaración era solo para uso privado. De forma pública, los cambistas lanzaron al Senador Aldrich y a Frank Vanderlip, presidente del Rockefeller National City Bank of New York y uno de los siete presentes en la reunión de Jekyll Island, al ruedo mediático con la orden de oponerse al nuevo sistema de reserva federal (“Federal Reserve System”) y dar la impresión de que los banqueros eran contrarios a esta ley.

Años mas tarde, el propio Vanderlip admitió en el periódico Saturday Evening Post que ambas propuestas eran virtualmente idénticas:

“Aunque el plan Aldrich de Reserva Federal fue derrotado cuando llevaba el nombre de Aldrich Bill, los puntos esenciales seguían existiendo en la propuesta que fue finalmente aceptada”. 

Frank Vanderlip

A medida que el Congreso se acercaba a la votación, se llamó al procurador de Ohio, Alfred Crozier, a testificar. Crozier declaró que las similitudes entre la “Aldrich Bill” y la “Glass-Owen Bill” eran más que notables :

“La … propuesta ofrece justo lo que Wall Street y los grandes bancos han estado esforzándose por conseguir durante los últimos 25 años – un control de la moneda privado en vez de un control público. Esta propuesta [la Glass-Owen Bill] lo hace de la misma forma que la Aldrich Bill. Ambas propuestas roban al gobierno y al pueblo americano todo control efectivo sobre la moneda pública, y reviste a los bancos con el peligroso y exclusivo poder de hacer que la moneda sea escasa o abundante para los americanos.” 

Alfred Crozier – Procurador de Ohio

Durante el debate, varios senadores se quejaron de que los grandes bancos estaban utilizando su músculo financiero para influir en el resultado.

“Hay banqueros en este pais, que son enemigos del bien común” dijo uno de los senadores.

!Que forma de subestimar a estos individuos! Pese a los cargos de engaño y corrupción, el acta fue aprobada por el Senado el 22 de diciembre de 1913. Es para hecharse a reir cuando descubres que la mayoría de los senadores se encontraban fuera de la capital, pasando las fiestas de Navidad con sus familias, pues habian recibido la confirmación por parte de sus líderes de que ningún tema importante sería tratado hasta la vuelta de navidades.

El mismo día en que el acta fue aprobada, el congresista Lindbergh avisó de forma profética a sus conciudadanos :

“Este acta establece el más gigantesco oligopolio   del mundo. Cuando el presidente firme este acta, el gobierno invisible del Poder Monetario será legalizado. Las personas quizás no lo perciban inmediatamente, pero el día de ajustarnos las cuentas está ahora sólo a unos pocos años… El peor crimen legislativo de todas las épocas ha sido perpetrado mediante este acta de creación bancaria”. 

Rep. Charles Lindbergh

Y para hacerlo aun más interesante, sólo unas semanas antes el Congreso había aprobado un acta legalizando el impuesto sobre la renta (“Income Tax”). ¿Por qué era este impuesto importante? Por que los banqueros tenían finalmente establecido un sistema mediante el cual la deuda federal podía crecer virtualmente de forma ilimitada.

Po cierto, esto nos lleva a la siguiente pregunta ¿Cómo se podrían pagar alguna vez los intereses de la deuda? Es posible, en principio, llegar a pagar el importe nominal del préstamo, pero … ¿y los interes?

Recordemos que un banco central privado crea el dinero que va a prestar “del aire”. El gobierno federal era pequeño en aquellos años, y hasta el momento había subsistido a base de tasas a la importación y a los excesos de producción. Pero ahora, con estas dos leyes aprobadas, y al igual que en el caso del Banco de Inglaterra, los pagos de la deuda tenían que ser garantizados mediante impuestos directos sobre las personas.

Los cambistas sabían que si tenían que confiar en las contribuciones de los estados, eventualmente los legisladores de algun estado individual se rebelarían contra el sistema, rechazando pagar intereses sobre su propio dinero, o al menos intentado aplicar presión política para mantener la deuda a niveles reducidos.

Es interesante constatar que en 1895 la Corte Suprema dictó inconstitucional una ley de impuesto sobre la renta similar a la aprobada posteriormente. La Corte Suprema volvió a dictar como inconstitucional en 1909 un nuevo texto de impuesto sobre la renta.

Como resultado, el senador Aldrich se apresuró a presentar al Congreso un acta de enmienda constitucional que permitiera la imposición de un impuesto sobre la renta. La ahora conocida como 16 enmienda a la Constitución de los Estados Unidos se envió a los legisladores para su aprobación.

Pero algunos críticos reclaman que la 16 enmienda nunca fue ratificada por las tres cuartas partes de los estados. En otras palabras, la 16 enmienda pudiera no ser legal. Pero los cambistas no estaban de humor para debatir estos detalles. En octubre de 1913 el senador Aldrich tuvo éxito al ser aprobada por el Congreso el acta de Impuesto de la Renta.

Sin el poder de aplicar impuestos directamente sobre las personas, obviando de hecho a los estados individuales, el acta de la Reserva Federal no habría sido tan poderosa para aquellos que querían endeudar profundamente a los Estados Unidos.

Un año después de la aprobación del Acta de la Reserva Federal, el congresista Lindbergh explicaba como la Reserva Federal creaba lo que había llegado a llamarse el “business-cycle” y como lo utilizaban para su ventaja :

“Para provocar una subida de precios, todo lo que la Reserva Federal tiene que hacer es bajar la tasa de interés (“Rediscount rate”)… produciendo una expansion del crédito y una subida de los mercados de acciones, entonces cuando … los hombres de negocios están acostumbrados a estas condiciones, … pueden abortar esta prosperidad en la mitad de su crecimiento mediante una subida arbitraria de las tasas de interés. … Pueden provocar que el péndulo de un mercado ascendente o descedente oscile adecuadamente en uno u otro sentido mediante leves cambios en las tasas de interés, o bien provocar violentas fluctuaciones mediante variaciones más bruscas de las tasas de interés. 

En ambos casos poseen información privilegiada y conocimiento por adelantado de cuales serán las condiciones financieras en el próximo cambio, ya sea al alza o a la baja. …

Esta es la ventaja más extraña y peligrosa dada nunca a un grupo privilegiado de personas por parte de cualquier gobierno que haya nunca existido. …

El sistema es privado, conducido por el único proposito de obtener el beneficio más grande posible mediante el uso del dinero de otras personas … Ellos saben por adelantado como y cuando crear pánicos financieros para su beneficio. También saben cuando detener el pánico. Inflación y deflación les son igualmente beneficiosos cuando son ellos los que controlan las finanzas …

Rep. Charles Lindbergh

El congresista Lindbergh estaba en lo correcto en todos los puntos. De lo que no se percató es de que la mayoría de los estados europeos ya hacía decadas o siglos que estaban en manos de los bancos centrales.

Lindbergh también menciona el interesante hecho de que en solo un año tras su creación, la Reserva Federal tenía completamente controlado el mercado del oro. “Ya en estos momentos la Reserva Federal tiene completamente controlada el oro y los certificados de oro”. Pero Lindberg no era el único crítico con la Reserva Federal.

El congresista Louis McFadden, presidente del Comité de Banca y Moneda del Congreso (“House Banking and Currency Committee”) desde 1920 a 1931, decía lo que la Reserva Federal había traido:

“Un supra-estado controlado por banqueros internacionales y por industriales internacionales actuando conjuntamente con el objetivo de esclavizar al mundo para su beneficio personal”. 

Rep. Louis McFadden

Notar como McFadden remarcó el caracter internacional de los accionistas de la Reserva Federal.

Otro de los miembros del Comité de Banca y Moneda del Congreso era Wright Patman, congresista por Texas, quien en 1960 lo expresó de la siguiente manera :

“Hoy en día tenemos en los Estados Unidos dos gobiernos … Tenemos el gobierno constitucionalmente instituido … Y también tenemos un gobierno independiente, no controlado y no coordinado por ningún ente público, y este gobierno se encuentra en la Reserva Federal, operando a través de los poderes del dinero, los cuales le son reservados al Congreso según se indica en nuestra Constitución”· 

Rep. Wright Patman

Incluso el inventor de la bombilla eléctrica Thomas Edison se unió a la fiesta criticando  el sistema de Reserva Federal:

“Si nuestra nación puede emitir un bono de un dolar,entonces puede emitir un billete de un dolar. El elemento que hace al bono aceptable también hace aceptable al billete. La diferencia entre el bono y el billete es que el bono permite a los intemediarios recoger el doble del importe del bono más un 20% adicional, mientras que el billete no paga nada a nadie excepto a aquellos que contribuyen de alguna manera útil al sistema. … 

Es absurdo decir que nuestro pais puede emitir 30 millones de dólares en bonos y no puede emitir 30 millones de dólares en papel-moneda. Ambas son promesas de pago, pero una de las promesas engorda a los usureros mientras que la otra ayuda a las personas”.

Thomas Edison

Tres años después de la aprobación del acta de la Reserva Federal, incluso el presidente Wilson empezaba a tener sus dudas acerca de la bestía que había sido liberada durante su primer mandato:

“Hemos llegado a ser uno los paises peor dirigidos, uno de los gobiernos del mundo civilizado más completamente controlado,…  no somos ya un gobierno de libre pensadores, no somos ya un gobierno de la mayoría, sino un gobierno que se rige por la opinión y la dureza de un reducido grupo de personas dominantes … Algunos de los mayores hombres de los Estados Unidos, en los campos del comercio y de la manufactura, están aterrorizados por algo. Saben que hay un poder en alguna parte, tan organizado, tan sutil, tan penetrante, tan entrelazado, tan completo, tan pervasivo, que prefieren no hablar de él sino en susurros.” 

Woodrow Wilson – 28 presidente de los Estados Unidos

Antes de su muerte en 1924 el presidente Wilson se percató del daño real que había causado a su pais cuando confesó : “Inconscientemente, he arruinado mi gobierno.”

Asi pues, finalmente lo cambistas, aquellos que se aprovechan de la manipulación de la cantidad de dinero que hay en circulación, tenían su propio banco central privado funcionando de nuevo en los Estados Unidos. Los mayores periódicos, los cuales también eran posesión de estos grupos, aplaudieron la aprobación del sistema de Reserva Federal en 1913, expicando al público que a partir de ahora, las depresiones podían ser científicamente prevenidas.

El hecho real era que ahora, las depresiones podían ser científicamente creadas.

23.    La Primera Guerra Mundial

El poder se encontraba ahora centralizado en una gran medida. Era el momento para una guerra, una guerra grande de verdad, como no había habido antes. La guerra que después conocimos como la Primera Guerra Mundial.

Por supuesto, para los cambistas en control de los bancos centrales, los elementos políticos de una guerra no son tan importantes como lo son el beneficio potencial de las mismas. Y nada es capaz de crear deuda tan rápidamente y en tanta cantidad como una guerra. Inglaterra era el mejor ejemplo en aquel momento.

Durante el periodo de 119 años que pasaron desde la creación del Banco de Inglaterra y la derrota de Napoleón en Waterloo, Inglaterra había estado en guerra durante 56 años, y durante gran parte de los años restantes, se había estado preparando para la guerra.

En la Primera Guerra Mundial, los Rotschilds alemanes prestaron dinero a los alemanes, los Rothschils ingleses prestaron dinero a los ingleses, y los Rothschilds franceses prestaron dinero a los franceses.

En los Estados Unidos, J.P. Morgan era el principal agente de ventas de material bélico para los ingleses y los franceses. De hecho, 6 meses después de empezar la guerra, Morgan se convirtió en el mayor consumidor del planeta, gastando 10 millones de dólares al día en materiales para sus negocios. Sus oficinas en el número 23 de Wall Street estaban atestadas de agentes comerciales y vendedores tratando de cerrar un negocio. De hecho la situación se complicó tanto que el banco tuvo que poner guardas en cada puerta e incluso en las casas particulares de los socios. Muchos otros banqueros de New York se beneficiaron también ampliamente con esta guerra.

El presidente Wilson nombró a Bernard Baruch presidente de la Junta de Industrias Bélicas (“War Industries Board”). De acuerdo con el historiador James Perloff, ambos Baruch y los Rockefellers obtuvieron unos beneficios estimados de 200 millones de dólares durante la guerra. Pero los beneficios no era el único motivo. También había venganza.

Los cambistas nunca perdonaron al zar su apoyo a Lincoln durante la Guerra Civil Americana. Rusía también fue el último de los grandes paises europeos en rechazar el sistema de un banco central privado. Tres años después del inicio de la Primera Guerra Mundial, la Revolución Rusa destronó al zar y instaló en su lugar el azote del comunismo.

Jakob Schiff de la compañía Kuhn & Loeb, se vanagloriaba en su lecho de muerte de haber gastado 20 millones de dólares para conseguir la derrota del zar. El dinero había sido canalizado a través de inglaterra, para apoyar la causa de la revolución en Rusia.

¿Por qué tendría uno de los hombres más ricos del mundo, que financiar la vuelta del comunismo, un sistema que pedía abiertamente la destrucción del llamado “capitalismo” que le había hecho rico? El investigador Gary Allen nos lo explica en el siguiente comentario :

“Cuando uno entiende que el socialismo no es un programa de compartir-la-riqueza, sino en realidad un mecanismo para consolidar el control de la riqueza, entonces la aparente paradoja de hombres super-ricos financiando y apoyando el socialismo deja de ser una paradoja. En cambio, se vuelve un movimiento lógico, incluso la herramienta perfecta de estos megalomaniacos acaparadores de poder. … El comunismo, o más concretamente, el socialismo, no es un movimiento de las masas oprimidas, sino de la élite económica.” 

Gary Allen, author

Y en palabras de W. Cleon Skowsen, expuesas en su libro de 1970 “El capitalismo desnudo” (“The Naked Capitalist”):

“El poder da igual de donde provenga, tiende a crear más apetito de poder adicional … Era casi inevitable que los super-ricos aspiraran un día a controlar no solo su propia riqueza, sino la riqueza del mundo entero … Para conseguirlo, estaban dispuestos a alimentar las ambiciones de otros hambrientos de poder, conspiradores políticos, dispuestos a derrocar los gobiernos existentes y a trabajar, conscientes o no, en el establecimiento de una dictadura centralizada mundial. 

W. Cleon Skowsen

¿Pero qué pasaría si estos revolucionarios fuera de control intentaran ellos mismos a usurpar el poder de los super-ricos? Despues de todo, fue el propio Mao Tse Tung quien expresó en 1938 su posición relativa al poder : “El poder político nace de un barril de polvora”.

El eje Wall Street – Londres eligió correr el riesgo. Los encargados de manejar estos planes intentaron establecer control sobre los grupos comunistas revolucionarios alimentándoles con vastas cantidades de dinero cuando seguían sus indicaciones, y contrayendo el suministro de dinero o incluso financiando a la oposición cuando se mostraban fuera de control. El propio Lenin empezó a entender que aunque él era el absoluto dictador de la Unión Soviética, no era él quien manejaba los hilos financieros.

“El estado no funciona como deseabamos. El coche no obedece. Un hombre está en el volante y parece que lo dirige, pero el coche no se desplaza en la dirección deseada. Se mueve según los deseos de otra fuerza.” 

Vladimir Lenin

Alguién más tenía el control, y lo ejecía de forma sigilosa. ¿Quién se encontraba detrás de estas fuerzas desconocidas? El representante Louis T. McFadden, presidente del Comité de Banca y Moneda del Congreso durante los años 20 y durante los duros años de la depresión de los 30, lo expresó de la siguiente forma :

“El curso de la historia en Rusia se ha visto grandemente afectada por las operaciones de los banqueros internacionales… El gobierno de la Unión Soviética ha recibido fondos del Tesoro de los Estados Unidos … a través del Chase Bank … Inglaterra ha tomado dinero de nuestro país a través de los bancos de la Reserva Federal y lo ha prestado con elevadas tasas de interés al gobierno de la Unión Soviética … El Dnieperstory Dam fue construido con fondos ilegalmente obtenidos del Tesoro de los Estados Unidos por la corrupta y deshonesta Junta de la Reserva Federal y por los bancos que forman la Reserva Federal.” 

Louis T. McFadden

En otras palabras, la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra, a petición de los banqueros internacionales que los controlan, estaban creando un monstruo, uno que alimentaría siete decadas de revolución comunista sin precedentes, guerras y lo más importante, alimentaría la creación de deuda.

En el caso de que estés pensando que hay alguna posibilidad de que los Cambistas ayudaran a establecer el comunismo y que posteriormente perdieran el control sobre el mismo, en 1992 el Washington Times publicaba que el presidente ruso Boris Yeltsin estaba molesto porque la mayor parte de la ayuda externa que estaba recibiendo el pais estaba siendo malversada “siendo directamente conducida a las cajas de los bancos occidentales en forma de servicio por la deuda contraida”.

Nadie en su sano juicio está en disposición de asegurar que una guerra tan grande como la Primera Guerra Mundial tuvo una única causa. Las guerras son complejas con múltiples factores causativos. Pero en el otro lado es igualmente absurdo ignorar como una de las causas principales de la Primera Guerra Mundial a aquellos que se beneficiaron grandemente con ella.

El papel de los Cambistas no es burda teoría de la conspiración. Tenían un motivo, un motivo egoista y a corto plazo, y un motivo político a largo plazo, que era el de avanzar hacia un gobierno totalitario, siendo los cambistas los que mantendrían el poder sobre los mecanismos financieros para de esta manera controlar a cualquier político que pudiera emerger como lider.

A continuación, veremos cual es el objetivo último de los Cambistas a nivel político, para el mundo.

24.    La Gran Depresión

Poco después de la Primera Guerra Mundial la agenda política global de los Cambistas empezó a vislumbrarse con claridad. Ahora que controlaban las economías nacionales de forma individual, el siguiente paso era la última forma de consolidación : un gobierno mundial.

La propuesta de nuevo gobierno mundial obtuvo prioridad máxima en la conferencia de paz de París que siguió a la Primera Guerra Mundial. Se le dio el nombre de Liga de las Naciones.

Pero para sorpresa de Paul Warburg y de Bernard Baruch, quienes atendieron a la conferencia de paz junto con el presidente Wilson, el mundo no estaba todavía preparado para la disolución de las fronteras nacionales. El nacionalismo todavía latía con fuerza en el corazón humano. Por ejemplo, Lord Curzon, el Secretario de Exteriores británico, definió a la Liga de las Naciones como un buen chiste, siendo sin embargo la política oficial del gobierno britanico el dar apoyo a esta institución. Para humillación del presidente Wilson, el propio congreso de los Estados Unidos se negó a ratificar la pertenencia del país a la Liga de las Naciones.

Pese al hecho de haber sido ratificada por muchas otras naciones, sin el dinero fluyendo desde el Tesoro de los Estados Unidos, la Liga de las Naciones murió.

Después de la Primera Guerra Mundial el público americano estaba cansado de las políticas internacionalistas del demócrata Woodrow Wilson. En la elección presidencial de 1920, el republicano Warren Harding obtuvo una clara victoria a lo largo del país con más del 60% de los votos. Harding era un ardiente crítico tanto del movimiento bolchevique como de la Liga de las Naciones.

Su elección abrió un periodo de 12 años de presidencia republicana en la Casa Blanca, dando lugar a un periodo sin precedentes de prosperidad, conocido como los Felices Años 20. A pesar de que la guerra había llevado a los Estados Unidos a tener una deuda 10 veces más grande que la que tenía durante la Guerra Civil, aun y así la economía americana crecía sin freno. El oro entró en grandes cantidades en el país durante la guerra y continuó haciéndolo después de la misma.

En los primeros años 20 el gobernador de la Reserva Federal de New York, un hombre llamado Benjamin Straw, se encontró frecuentemente con el excéntrico y secretista gobernador del Banco de Inglaterra, llamado Montague Norman. Norman tenía la determinación de volver a obtener el oro que Inglaterra había perdido durante la Primera Guerra Mundial, y devolver al Banco de Inglaterra a su posición anterior de banco dominante en el mundo financiero.

Por otro lado, la economía americana ampliamente alimentada con el nuevo oro, podía volver a estar fuera de control nuevamente, tal y como había ocurrido justo después de la Guerra Civil. Durante los siguientes 8 años, bajo las presidencias de Harding y Coolidge, la gran deuda federal que se originó durante la Primera Guerra Mundial fue reducida un 38% hasta los 16 billones de dólares, el mayor porcentage de reducción en la história de los Estados Unidos.

Durante la elección de 1920, Warren Harding y Calban Coolidge, se enfrentaron a James Cox, gobernador de Ohio y al poco conocido Franklin D. Roosevelt cuyo mayor cargo hasta el momento había sido el de Secretario Asistente para la Marina del presidente Wilson.

Después de su elección, Harding se movió rápidamente para acabar de matar la Liga de las Naciones. Posteriormente maniobró para reducir los impuestos internos mientras que aumentaba los aranceles a niveles records. Esta era una política que la mayor parte de los padres fundadores habría aprobado. En su segundo año en la presidencia, Harding cayó enermo en un viaje en tren al Oeste y falleció de forma súbita. Aunque no se realizó autopsia, se dijo que las causas de la muerte pudieron haber sido o bien pneumonía o bien envenenamiento.

Cuando Coolidge tomo el puesto, continuó con las políticas de Harding de aumento de los aranceles fronterizos y reducción de los impuestos internos. Como resultado, la economía creció a tan alto nivel que los ingresos netos del gobierno continuaron aumentando. Esta situación tenía que ser detenida.

Así que de la misma forma que habían hecho ya con anterioridad, los Cambistas decidieron que era hora de un nuevo crash para la economía americana. La Reserva Federal empezó a inundar el pais con dinero. Se incrementó el suministro de dinero en un 62% durante esos años. El dinero era abundante. Por eso se conocieron como “los felices años 20” (“The Roaring Twenties”).

Antes de su muerte en 1919, el ex presidente Theodore Roosevelt avisó al pueblo americano de lo que estaba pasando. Tal y como se publicó en el New York Times del 27 de Marzo de 1922 :

“Los intereses de los banqueros internacionales y de la Rockefeller-Standard Oil, controlan la mayoría de los periódicos y las columnas de opinión de estos periódicos, a través de las cuales atacan y someten o bien directamente quitan de los puestos oficiales a aquellos servidores que rechazan doblegarse ante la poderosa y corrupta camarilla que componen el gobierno invisible. 

Theodore Roosevelt

Un dia después, en el New Yok Times, el alcalde de New York, el Sr. John Hylan, citaba a Roosevelt y maldecía a aquellos que veía estaba tomando el control sobre america, su maquinaria política y su prensa :

“La advertencia de Theodore Roosevelt es muy oportuna, pues la amenaza real de nuestra república es el gobierno invisible quien, como un calamar gigante, expande sus pegajosos tentáculos sobre toda ciudad, estado y nación … Aprisiona con sus brazos a nuestros oficiales, nuestro cuerpo legislativo, nuestras escuelas, nuestras juzgados, nuestros periódicos y toda agencia creada para la protección del pueblo… Para huir de meras generalizaciones, dejenme decir que a la cabeza de este animal están los intereses de la Rockefeller-Standard Oil y los de un pequeño grupo de poderosos banqueros generalmente denominados banqueros internacionales.. La pequeña camarilla de poderosos banqueros internacionales virtualmente dirigen el gobierno de los Estados Unidos para sus propios beneficios egoistas… En la práctica controlan ambos partidos, redactan plataformas electorales, convirten a los líderes políticos en meros esbirros, utilizan a las personas más punteras de las organizaciones privadas, y recurren a cualquier práctica para nominar para altos cargos públicos sólo a aquellos candidatos que puedan ser maleables a los dictados de sus grandes y corruptos negocios… Estos banqueros internacionales y los intereses de la  Rockefeller-Standard Oil controlan la mayoría de los periódicos y revistas de este pais.” 

John Hylan, Alcalde de New York, New York Times, 26 de Marzo de 1922

¿Por qué las personas no escucharon a semejantes advertencias y no solicitaron al Congreso la derogación del Acta de la Reserva Federal de 1913? Por que, recuerden, eran los felices años 20.

Un incremento constante en la concesión de prestamos bancarios contribuyó a una subida de los mercados. En otras palabras, tal y como ocurre hoy en día, en tiempos de prosperidad nadie quiere preocuparse de temas económicos. Pero hay un lado oscuro a tanta prosperidad.

Los negocios se expanden y se vuelven dependientes del crédito. La especulación en el alcista mercado de acciones era rampante. Todo parecía de color de rosa, pero era un castillo hecho de arena.

Cuando todo estaba preparado, en Abril de 1929, Paul Warburg, el padre de la Reserva Federal, envió un aviso secreto, avisando a sus amigos que un colapso y una depresión a nivel de todo el estado estaba por llegar.

En agosto de 1929 la Reserva Federal empezó a restringir el acceso al dinero.

No es una coincidencia que los biógrafos de todos los gigantes de Wall Street de esta época, como eran John D. Rockefeller, J.P. Morgan, Bernard Baruch, etc … se maravillan de que todos ellos fueron capaces de salir de los mercados de acciones justo antes de la llegada del crash, y pusieron sus bienes en dinero metálico o en oro.

El 24 de octubre de 1929, los grandes bancos de New York reclamaron al unísono el cobro de los préstamos a 24 horas que habitualmente realizaban a los corredores de bolsa. Esto significó que tanto los corredores de bolsa como los clientes tuvieron que vender sus acciones en el mercado para cubrir el pago de los préstamos reclamados, no importaba a qué precio se vendieran. Como resultado, el mercado se tambaleó y ese día fue conocido como el Jueves Negro (“Black Thursday”)

De acuerdo a lo escrito por John Kenneth Galbraight en su libro “The great crash of 1929”, en lo más alto del frenesí vendedor, Bernard Baruch llevó a Winston Churchill a la galería de invitados de la Bolsa de New York, para que pudiera contemplar el pánico y así impresionarle con su poder sobre los salvajes eventos que ocurrían en el parquet de la bolsa.

Bolsa de New York

El congresista Louis McFadden, presidente del Comité de Banca y Moneda del Congreso desde 1920 a 1931, sabía a quién tenía que culpar y acusó directamente a la Reserva Federal y a los banqueros internacionales de orquestar el crash bursatil :

“No fue un accidente. Fue un suceso cuidadosamente orquestado … Los banqueros internacionales buscaban traer la desesperación a nuestras vidas para poder después erigirse en nuestros dirigentes..” 

Rep. Louis T. McFadden

Pero McFadden fue incluso más lejos y acusó abiertamente a este grupo de causar el crash bursatil con el objetivo de robar el oro de américa. En febrero de 1931, en medio de la depresión, lo expresó de la siguiente forma :

“Creo que es evidente y fuera de toda discusión el hecho de que los hombres de estado y financieros de Europa están preparados para ejecutar las acciones necesarias con el objetivo de recuperar rápidamente el stock de oro que Europa perdió hacia América como resultado de la Primera Guerra Mundial.” 

Rep. Louis T. McFadden

Curtis Dall, un broker de Lehman Brothers, estaba en la planta baja de la bolsa de New York el día del crash. En su libro de 1970 titulado “FDR. Mi suegro explotado” (“FDR My exploited father in law”), explica que el crash fue disparado por la desaparición, inesperada pero planificada, de dinero en préstamo para operar en el mercado de bolsa :

“De hecho, fue un trabajo de “esquilar” al público por parte de los poderes monetarios mundiales, desencadenado a través de una planificada ausencia de dinero en préstamo en el mercado de valores de New York.” 

Curtis Dall, suegro de Franklin Delano Roosevelt

En unas pocas semanas, desapareció riqueza por una importe de 3 billones de dólares. En un año, cerca de 40 billones de dólares se habían perdido. ¿Pero desaparecieron realmente? ¿O simplemente fueron consolidadas en manos de unos pocos? ¿Y que hizo la Reserva Federal en todo este suceso?

En vez de moverse para ayudar a salir del bache a la economía, mediante una rebaja de los tipos de interés, la Reserva Federal continuó con su brutal política de de contracción del suministro de dinero, ahondando aun más la depresión. Entre 1929 y 1933 la Reserva Federal redujo el suministro de dinero un 33% adicional.

Aunque la mayoría de americanos no han oido hablar nunca de que la Reserva Federal fuera la causante de la depresión, este detalle es ampliamente conocido entre los economistas más experimentados. Milton Friedman, precio Nobel de economía, actualmente en la Universidad de Stanford, dijo lo mismo en una entrevista pública en la radio nacional en enero de 1996 :

“La Reserva Federal fue definitivamente la causante de la Gran Depresión, mediante la contracción de dinero en circulación en un 33% de 1929 a 1933.” 

Milton Friedman, premio Nobel de economía

Pero el dinero perdido por la mayoría de los americanos durante la depresión no se desvaneció. Simplemente fue redistribuido a las manos de aquellos que salieron de las inversiones en bolsa justo antes del crash y movieron su dinero al oro.

El dinero americano también cruzó el atlántico. Parece increible pero mientras el presidente Hoover estaba rescatando bancos y empresas de forma heróica, con millones de americanos muriendo de hambre a medida que la Gran Depresión se acentuaba, millones de dólares estaban siendo gastados en la reconstrucción de los daños sufridos por Alemania después de la Primera Guerra Mundial.

Ocho años antes de que Hitler invadiera Polonia, el congresista Louis McFadden, presidente del
Comité de Banca y Moneda del Congreso, puso sobre avisó de que los ciudadanos americanos estaban pagando para promocionar  la llegada al poder de Hitler.

“Después de la Primera Guerra Mundial, Alemania cayó en las manos de la rama alemana de los banqueros internacionales. Estos banqueros compraron Alemania, y de hecho disponen de ella actualmente, y la tienen atada y bien atada. Han comprado sus industrias, disponen de hipotecas sobre su suelo, controlan su producción, y controlan todos sus bienes públicos. 

La rama alemana de los banqueros internacionales han subsidiarizado el actual gobierno de Alemania, y han suministrado al mismo tiempo cada dolar que Adolph Hitler ha utilizado en su fastuosa campaña para constituirse en una amenaza al gobierno de Bruening.

Cuando Bruening no pueda o no quiera obedecer las ordenes de esta rama alemana de los banqueros internacionales, Hitler estará listo para entrar en escena, asustar a los alemanes y someterlos …

A través de la Junta de la Reserva Federal … cerca de 30 billones de dólares americanos … han sido inyectados en Alemania … Todos han oido acerca del gasto que ha tenido lugar en Alemania … viviendas modernistas, sus grandes planetarios, sus gimnasios educativos, sus piscinas, sus fantásticas autopistas, sus industrias perfectas. Todo esto ha sido posible con nuestro dinero. Todo esto fue dado a Alemania a través de la Junta de la Reserva Federal.

La Junta de la Reserva Federal … ha inyectado tantos billones de dólares en Alemania que no se atreven a nombrar el importe total.”

Rep. Louis McFadden

Franklin D. Roosevelt tomó el cargo de Presidente durante la elección presidencial de 1932. Una vez Roosevelt estuvo en el cargo, se anunciaron medidas de emergencia para el sector bancario que no hicieron sino incrementar el poder de la Reserva Federal sobre la emisión de dinero.

Entonces y solo entonces, la Reserva Federal empezó a relajar su posición y el dinero volvió lentamente a alimentar a la hambrienta población americana.

.

The Money Masters 1
https://xjmblog.wordpress.com/2009/10/21/the-money-masters-1/
.
The Money Masters 2
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/03/the-money-masters-2/
.
The Money Masters 3
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/13/the-money-masters-3/
.
The Money Masters 4
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/25/the-money-masters-4/
.
The Money Masters 5
https://xjmblog.wordpress.com/2010/01/01/the-money-masters-5/
.
The Money Masters 6
https://xjmblog.wordpress.com/2010/02/15/the-money-masters-6/
.
The Money Masters 7       
https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/17/the-money-masters-7/
.
The Money Masters Final

https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/29/the-money-masters-final/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: