The money masters 7

Capitulos finales 25 al 27.

El oro confiscado por ley a los americanos, y la creación de Fort Knox … ¿Aun queda algo de oro en Fort Knox?

El FMI (Fondo Monetario Internacional), el BM (Banco Mundial) y el BPI (Banco de Pagos Internacionales).

El SDR, una moneda creada de la nada por parte del BPI … que está en funcionamiento.

Algunos bancos centrales son actualmente publicos, … pero siguen actuando como lo hacían cuando estaban en manos privadas.

La severa depresión sólo puede ocurrir si hay una severa contracción del dinero en circulación, y este es un acto voluntario y consciente por parte de los que tienen el poder para hacerlo.

Y unas palabras finales, citando a un ex-gobernador del Banco de Inglaterra :

“El sistema bancario está concebido en la iniquidad, y nacido en el pecado. Los banqueros poseen la tierra. Quitales todas sus posesiones, pero dejales que mantengan el poder de crear el dinero y controlar el crédito, y en lo que dura un instante habrán creado dinero suficiente para comprar el mundo entero de nuevo. Quitales este gran poder de las manos, y todas las grandes fortunas como la mía desaparecerán, y es justo que desaparezcan, pues este sería un mundo mejor y más feliz en el que vivir.Pero si deseas continuar siendo un esclavo de los banqueros y pagar los costes de tu propia esclavitud, permíteles que continúen creando dinero y que controlen el crédito.”

TMM_25_26_27

 

(Para aquellos que no pueden leer PDF’s, abajo hay una versión en texto plano, eso sí, sin imagenes. Si quieres imágenes, hay que bajarse el PDF)

La siguiente entrada del blog será un documento recopilatorio de todo lo presentado, y será el cierre de esta sección dedicada a The Money Masters.

Espero que os haya sido interesante.

XJM

.

The Money Masters 1
https://xjmblog.wordpress.com/2009/10/21/the-money-masters-1/
.
The Money Masters 2
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/03/the-money-masters-2/
.
The Money Masters 3
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/13/the-money-masters-3/
.
The Money Masters 4
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/25/the-money-masters-4/
.
The Money Masters 5
https://xjmblog.wordpress.com/2010/01/01/the-money-masters-5/
.
The Money Masters 6
https://xjmblog.wordpress.com/2010/02/15/the-money-masters-6/
.
The Money Masters 7       
https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/17/the-money-masters-7/
.
The Money Masters Final

https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/29/the-money-masters-final/

.

25.    Franklin D. Roosevelt / La Segunda Guerra Mundial

Al principio de su mandato, el presidente Roosevelt se posicionó en contra de los cambistas, acusándolos de ser la causa principal de la depresión. Aunque pueda parecer increible, esto es lo que dijo en su discurso inaugural el 4 de marzo de 1933 :

“Las prácticas de estos cambistas sin escrúpulos permanecen incriminadas en el juicio de la opinión pública, rechazadas por los corazones y las mentes de los hombres … Los cambistas han huido de sus elevados sillones en el templo de nuestra civilización.” 

Franklin D. Roosevelt

Sólo dos días más tarde, Roosevelt declaró el día festivo a nivel nacional y aprovechó para cerrar miles de bancos que no volvieron a abrir el día después. Posteriormente en ese mismo año Roosevelt declaró ilegal la posesión privada de lingotes y monedas de oro, con la excepción de monedas de coleccionista.

La mayor parte del oro que se encontraba en posesión del ciudadano medio era en forma de monedas de oro. El nuevo decreto era de hecho una confiscación.

Aquellos que no cumplieran el decreto se arriesgaban a penas de hasta 10 años en prisión y multas de hasta 10.000 dólares (el equivalente de 100.000 euros actuales). En las pequeñas localidades de América, mucha gente no confiaba en la orden emitida por Roosevelt, y se debatían entre obedecer la directiva del gobierno o quedarse con las ganancias acumuladas por su trabajo. Aquellos que accedieron a entregar su oro recibieron a cambio el importe oficial del mismo, que era 20.66 dólares por onza de oro.

La confiscación se hizo tan impopular, que nadie en el gobierno se hizo responsable de su autoría. Ningún congresista declaró ser el artífice. En la ceremonia de firma de la ley, Roosevelt dejó claro a todos los presentes que él no era el autor de la misma, y declaró públicamente que ni siquiera la había leído. Incluso el Secretario del Tesoro declaró que él tampoco la había leído, diciendo que era “lo que los expertos querían”.

Roosevelt convenció a la gente para entregar su oro argumentado que la concentración de los recursos de la nación era necesario para sacar a los Estados Unidos fuera de la depresión. Con gran fanfarria ordeno la creación de un nuevo depósito de lingotes, construido para albergar la montaña de oro que el Gobierno de los Estados Unidos estaba ilegalmente confiscando. En 1936 se completó la construcción del depósito de lingotes de oro conocido como Fort Knox.

Y en enero de 1937 el oro empezó a entrar en él. La mayor estafa de todos los tiempos tenía lugar.

En 1935, una vez que todo el oro había sido expoliado, el precio oficial del oro subió por sorpresa a 35 dólares la onza. El truco era que sólo los extranjeros podían vender el oro a este nuevo precio más alto.

Los cambistas, quienes habían recibido la carta de Warburg avisando de la inminente crisis, que a raíz de este aviso habían abandonado el mercado de valores justo antes del crash, que al salir de la bolsa de valores habían cambiado al oro como inversión, comprado al precio oficial de 20.66 dólares la onza, y que posteriormente lo habían enviado a Londres, … podían ahora venderlo de nuevo al gobierno por casi el doble de lo que habían pagado por él unos años antes. Mientras tanto, el americano medio pasaba hambre.

El Depósito de Lingotes de Fort Knox está ubicado en medio de la reserva militar de Fort Knox, 30 millas al sur-oeste de Louisville, Kentucky.

Fort Knox

La foto de arriba es todo lo cerca que se nos permitió acceder al depósito, a pesar de años de cartas a los miembros del Congreso solicitando permiso para que nuestro equipo pudiera filmar en el interior.

Los cuatro acres de tierra que rodean el edifico están protegidos por una cerca electrificada, una amplia fosa y cuatro torretas con ametralladoras en las esquinas.

Cuando el oro empezó a llegar el 13 de enero de 1937, había una seguridad sin precedentes. Miles de visitas oficiales observaban la llegada de un tren de nueve vagones procedente de Philadelphia, protegido por soldados armados, inspectores postales, personal del servicio secreto, y guardias de la “Casa de la Moneda”. Todo era una gran comedia.

Las existencias de oro de los Estados Unidos habían sido expoliadas, supuestamente para beneficio público, y puestas a resguardo en Fort Knox. Pero toda esta seguridad pronto sería rota por el propio gobierno.

Ahora se daban las condiciones para una guerra, una guerra grande de verdad. Una que crearía montones de deuda en una cantidad nunca vista hasta el momento, superando incluso la cantidad de deuda generada como consecuencia de la Primera Guerra Mundial.

Por poner un ejemplo, en 1944 los ingresos brutos de los Estados Unidos fueron de 183 millones de dólares, y 103 millones de dólares fueron gastados en la guerra. Estos niveles son 30 veces más gasto que durante la Primera Guerra Mundial. De hecho, el ciudadano americano cargó con el 55% de los costes totales de la facción “aliada” en la guerra. Pero igualmente importante es mencionar que todas las naciones que tomaron parte en el conflicto multiplicaron por varias veces su deuda nacional. En los Estados Unidos, por ejemplo, la deuda federal pasó de 43 billones en 1940 a 275 billones en 1950, un incremento del 598%. Entre 1940 y 1950 la deuda japonesa incremento un 1348%. La deuda de Francia creció un 538% y la canadiense un 417%.

Después de la guerra el mundo estaba dividido en dos bandos económicos : las economías comunistas en un lado, y el monopolio capitalista en el otro, dispuestos a batirse en una lucha perpetua y altamente rentable de escalada armamentística.

Era el momento para los banqueros centrales de iniciar el tercer paso en su plan de centralizar los sistemas económicos del mundo entero, para finalmente traer su Nuevo Orden Mundial global. Las fases del plan eran las siguientes :

Paso1 : dominación de las economías nacionales en todo el mundo, a través de la estructura de bancos centrales.

Paso2 : centralizar las economías regionales en organizaciones tales como la Unión Monetaria Europea, la NAFTA, etc.

Paso 3 : centralizar la economía mundial en un único Banco Central Mundial, una moneda mundial, y la desaparición de la independencia nacional así como los aranceles fronterizos tales como el GATT.

El paso 1 había sido completado hacía ya tiempo. Los pasos 2 y 3 aun están lejos de su consecución en 1996.

Volvamos al oro ¿Cuál es su situación actual? Entre los bancos centrales, el mayor poseedor de oro actual es el FMI (Fondo Monetario Internacional). El FMI y los otros bancos centrales controlan en total dos tercios del suministro mundial de oro, y con esta potente capacidad manipulan el mercado de oro mundial.

Recuerden la regla de oro de los cambistas : aquel que tiene el oro, hace las reglas.

Antes de entrar en posibles soluciones a nuestros problemas, vamos a mirar lo que le pasó al oro almacenado en Fort Knox. Por que si no entendemos que todo ese oro ha sido robado, no vamos a poder ver la correcta solución al problema.

La mayoría de los americanos aun creen que el oro se encuentra todavía almacenado en Fort Knox. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, Fort Knox contenía cerca de 700 millones de onzas de oro, una cantidad increíble que se acercaba al 70% de las reservas de oro mundiales. ¿Cuanto queda actualmente? Nadie lo sabe.

Pese al hecho de que la ley federal exige auditorias anuales del oro existente en Fort Knox, el Tesoro se ha negado repetidas veces a dicha auditoría. La verdad es que una auditoría de los remanentes de oro en Fort Knox no se ha llevado a cabo desde que el presidente Eisenhower ordenó una en 1953.

¿Donde ha ido a parar el oro de Fort Knox? A lo largo de los años este oro fue vendido a los cambistas europeos al precio de 35 dólares la onza.

Recuerden que esto era durante el tiempo en el que era ilegal para cualquier ciudadano americano la compra y posesión del este mismo oro. Como curiosidad, mencionaremos que la familia Firestone creó una red de empresas fantasmas que le permitieron comprar oro de Fort Knox y mantenerlo en Suiza, escapando de esta forma al control de las leyes de los Estados Unidos. Para el año 1971, todo el oro existente en Fort Knox había sido secretamente sacado de Fort Knox y reubicado en Londres.

Una vez que el oro había salido de Fort Knox, el presidente Nixon cerró el ciclo anulando el acta de Roosevelt y permitiendo de nuevo a los americanos la compra de oro. Naturalmente, los precios del oro empezaron a subir sin freno. Nueve años después el oro se vendía por 880 dólares la onza, 25 veces el precio que se consiguió por el oro vendido de Fort Knox.

Es natural pensar que eventualmente alguien en el gobierno se habría enterado de lo que estaba pasando y se “chivaría” a los medios. Los titulares podrían ser semejantes a “La mayor fortuna en oro en la historia del mundo, robada” o bien “Sombras de la vieja película de James Bond contra Goldfinger”.

Otra curiosidad, es que Ian Flemming, el autor de la serie de James Bond, fue jefe del Servicio de Contraespionaje Británico, el MI5. Algunos dentro de la comunidad de inteligencia creen que gran parte de lo que escribió lo hizo como una advertencia.

Si la fuga de todo el oro de Fort Knox puede verse como un robo contra el Tesoro de los Estados Unidos, entonces semejante acto podría haber necesitado de varios años para su preparación, ciertamente incluso 40 años, tiempo más que suficiente para que Ian Fleming se enterase del tema y intentase avisar al respecto.

Nos queda por ver cómo se conoció la historia del robo del oro de Fort Knox. Todo empezó con un articulo en un periódico de New York, en 1974. El artículo acusaba a la familia Rockefeller de manipular la Reserva Federal para vender el oro de Fort Knox a precios de saldo, a especuladores europeos anónimos.

Tres días después, la fuente anónima de la historia, Louise Auchincloss Boyer, murió misteriosamente al caer desde la ventana de su apartamento en el piso 10 de un edificio de New York.

¿Cómo se enteró la señorita Boyer de la conexión entre el robo del oro de Fort Knox y la familia Rockefeller? Boyer fue durante largo tiempo la secretaria de Nelson Rockefeller.

Nelson Rockefeller

Durante los siguientes 14 años un hombre llamado Ed Durell, industrial de Ohio, dedicó su tiempo a investigar la verdad en relación a este tema. Escribió miles de cartas a más de mil gobernadores y oficiales bancarios, intentando discernir cuanto oro quedaba verdaderamente en Fort Knox y cuanto había sido extraído.

Desafortunadamente, Ed Durell nunca llego a completar su objetivo principal, una auditoría completa de las reservas de oro en Fort Knox. Es increíble que las mayores reservas de oro del mundo no estén sometidas a ningún tipo de auditoría. Ese oro pertenece al pueblo americano, no a la Reserva Federal ni a su amos extranjeros.

Edith Roosevelt, la nieta del presidente Theodore Roosevelt, cuestionó los actos del gobierno en un artículo publicado en el The New Hampshire Sunday News, en marzo de 1975:

“Las alegaciones de oro faltante de los cofres de Fort Knox es un tema ampliamente discutido en los círculos financieros europeos. Pero lo que es más extraño es que la administración no se haya apresurado a demostrar, sin lugar a dudas, que no hay ningún tipo de motivo para semejantes especulaciones, y que el oro de nuestro tesoro se encuentra en perfecto estado … si es que verdaderamente está en disposición de demostrar tal cosa.” 

Edith Roosevelt

Una cosa es cierta, el gobierno podría poner fin a todas estas especulaciones en cuestión de días simplemente con una auditoría bien publicitada, bajo los focos de los medios de comunicación públicos. Pero ha elegido no hacerlo. Sólo podemos concluir que el gobierno está francamente asustado de la verdad que podría surgir de semejante auditoría. ¿Qué verdad es esa? Aquí está la respuesta.

Cuando el presidente Ronald Reagan fue nombrado presidente en 1981, sus amigos conservadores le urgieron a realizar un estudio sobre la posibilidad de volver a un standard oro. Se contemplaba esta posibilidad como la única opción para cortar el gasto público. Sonaba como un alternativa viable y por lo tanto el presidente Reagan designó un grupo de personas, denominadas la Comisión del Oro (“Gold Comission”) para estudiar la situación y presentar sus conclusiones al Congreso.

Lo que la comisión reportó al Congreso en 1982 fue lo siguiente :”El Tesoro de los Estados Unidos no posee ninguna cantidad de oro” (“The U.S. treasury owned no gold at all.”)

Todo el oro que quedaba en Fort Knox era ahora propiedad de la Reserva Federal, un grupo de banqueros privados, y era de su propiedad en calidad de pago colateral contra la deuda nacional.

La verdad sobre el tema es que nunca antes había sido robado tanto oro de las manos del público y puesto en las manos de un pequeño grupo de inversores privados, los Cambistas.

26.    FMI / Banco Mundial

La sede principal del Fondo Monetario Internacional se encuentra en Washington DC. Cruzando la calle, justo enfrente, se encuentra la sede del Banco Mundial. ¿Qué son estas organizaciones y quién las controla? Y lo más importante ¿están a punto de crear una impresionante depresión de alcance mundial? Recordemos, estamos en 1996.

Vamos a desplazarnos en el tiempo a los años posteriores al fin de la Primera Guerra Mundial. Las personas estaban hartas de la guerra, así que bajo el disfraz de una paz internacional, los banqueros internacionales diseñaron un plan para consolidar su poder un paso más allá. Alegando que solo un gobierno mundial podría poner bajo control todas las guerras, los cambistas impulsaron una propuesta de gobierno mundial la cual se sustentaba en tres ejes principales : un banco central mundial, llamado el Banco de Pagos Internacionales (“Bank of International Settlements”); un tribunal mundial llamado el Tribunal Penal Internacional ubicado en La Haya (Holanda); y un poder ejecutivo legislador llamado la Liga de las Naciones (“The League of Nations”).

El historiador Carrol Quigley, mentor del presidente Clinton, escribió lo siguiente en su libro de 1996 llamado “Tragedia y Esperanza” :

“Los poderes del capitalismo financiero tenían un plan de mucho más largo alcance, nada menos que la creación de un sistema mundial de control financiero en manos privadas, que permitiera dominar el sistema político de cada país y la economía del mundo en su totalidad. 

Este sistema tenía que ser controlado de una forma feudal por los bancos centrales del mundo, actuando en concierto unos con otros, mediante acuerdos secretos a los que se llegaba en los frecuentes encuentros y conferencias que realizaban en común.

El vértice de este sistema tenía que ser el Banco de Pagos Internacionales, un banco privado controlado por los bancos centrales los cuales son ellos mismo empresas privadas.

Cada banco central … debía dominar a su gobierno mediante la habilidad de controlar los préstamos del tesoro, manipular el cambio de su divisa, influenciar el nivel de actividad económica en el país, y influenciar en los políticos mediante recompensas económicas en el mundo empresarial.”

Carroll Quigley, Universidad de Georgetown

A pesar de la intensa presión por parte de los banqueros internacionales y de la prensa, un puñado de senadores americanos liderados por el senador Henry Cabott Large, mantuvieron a los Estados Unidos fuera del sistema planteado. Sin la participación de los Estados Unidos, la Liga de las Naciones no tenía ningún futuro.

De forma increíble, aunque los Estados Unidos habían rechazado la creación del banco central mundial llamado Banco de Pagos Internacionales, la Reserva Federal de New York ignoró a su gobierno y de forma arrogante continuó enviando a sus representantes a Suiza para participar en los encuentros de bancos centrales hasta 1994, año en el que los Estados Unidos ingresaron oficialmente en el club.

Cuando sus planes de un gobierno mundial se vieron abortados, los banqueros resolvieron volver a la vieja fórmula. Una nueva guerra quebraría la resistencia a un gobierno mundial al mismo tiempo que reportaría abundantes beneficios. Para este fin, Wall Street ayudó al resurgir de Alemania a través de los Bancos Thyssen, los cuales estaban afiliados con los intereses de Harriman en New York, de la misma forma que el Chase Bank había asistido a la financiación de la revolución bolchevique en Rusia durante la Primera Guerra Mundial.

El Chase Bank estaba controlado por la familia Rockefeller. Posteriormente fue fusionado con el Manhattan Bank perteneciente a la familia Warburg, para formar el Chase-Manhattan Bank. Actualmente este banco se ha fusionado con el Chemical Bank de New York convirtiéndose en el mayor banco de Wall Street (año 1996).

Su estrategia funcionó. Incluso antes de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, el proceso de implementación de un gobierno mundial volvía a estar en marcha. En 1944 se aprobó en Bretton Woods, New Hampshire, la creación del Fondo Monetario Internacional y del Banco Mundial, con la completa participación de los Estados Unidos. La segunda Liga de las Naciones, ahora renombrada a Naciones Unidas, se creó en 1945. Pronto, una nuevo sistema penal internacional se puso también en funcionamiento. Toda oposición efectiva a estas entidades internacionales existente antes de la Segunda Guerra Mundial, se evaporó al calor de la misma, tal y como había sido planeado.

Estas organizaciones simplemente repetían en una escala mayor, lo que el Acta de Banca Nacional (“National Banking Act”) de 1864 y el Acta de Reserva Federal (“Federal Reserve Act”) de 1913, habían establecido en los Estados Unidos.  Habían creado un cartel bancario compuesto por los bancos centrales del mundo, quienes gradualmente fueron asumiendo el poder de dictar las políticas de concesión de crédito a los bancos de todos los países.

Por ejemplo, así como el Acta de la Reserva Federal autorizaba la creación de una nueva moneda no respaldada por el oro (“fiat currency”) llamada Billetes de la Reserva Federal (“Federal Reserve Notes”) (lo que hoy en día llamamos billetes de dólar), al Fondo Monetario Internacional se le dio la autoridad de emitir una moneda de curso legal en todo el mundo, sin ningún tipo de respaldo llamada Derechos Especiales de Giro (“Special Drawing Rights” o SDR)

Ha fecha de hoy (1996) el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha creado un total de 30.000 millones de dólares en SDR’s. Las naciones pertenecientes al FMI están siendo presionadas para que hagan sus divisas plenamente convertibles al SDR. En 1968 el Congreso aprobó las leyes necesarias que permitían a la Reserva Federal aceptar SDR’s como reservas en dólares, y emitir Billetes de la Reserva Federal (los billetes de dólar normales que conocemos) a cambio de SDR’s. ¿Qué significa todo esto? Significa que en los Estados Unidos, los SDR’s son hoy en día una parte del dinero de curso legal.

¿Y que pasa con el oro? Los SDR están parcialmente respaldados por oro, y con dos tercios del oro mundial ahora en manos de los bancos centrales, los cambistas pueden dedicarse a estructurar el futuro económico del mundo en la forma que consideren más provechosa.

Recuerden, del mismo modo que la Reserva Federal está controlada por una junta de gobernadores, el Fondo Monetario Internacional está controlado por su junta de gobernadores, que son las cabezas de los diferentes bancos centrales o bien la cabezas de los departamentos del tesoro de los diferentes países, los cuales están a su vez dominados por los bancos centrales del país en cuestión. El reparto del poder de voto en el Fondo Monetario Internacional, da de hecho a los Estados Unidos y al Reino Unido, o lo que es lo mismo, a la Reserva Federal y al Banco de Inglaterra, el poder efectivo sobre el FMI.

Igual que la Reserva Federal controla la cantidad de dinero en los Estados Unidos, El Banco de Pagos Internacionales, el Fondo Monetario Internacional, y el Banco Mundial, controlan el suministro de dinero en el mundo. De forma que vemos una vez más la repetición del fraude de los goldsmiths, pero replicado a escala nacional mediante los bancos centrales como la Reserva Federal, y a escala mundial mediante las tres versiones del banco central mundial (el FMI, el BPI y el BM).

¿Está actualmente esta organización que hemos denominado colectivamente como el Banco Central Mundial, y que está formada por el FMI, el BPI y el BM, actualmente expandiendo y contrayendo el crédito mundial? Sí.

Las ordenanzas implementadas por el BPI en 1988 exigían a los banqueros mundiales el incremento de su capital y reservas en un 8% de disponibilidad, para 1992. El incremento en las necesidades de capital ponía un límite superior a los préstamos en reserva fraccionaria, del mismo modo que lo hacen los requerimientos de capital en efectivo.

¿Qué es lo que esta aparentemente insignificante regulación, realizada en una ciudad Suiza en 1992, significaba para el mundo?

Significa que nuestros bancos no pueden prestar más y más dinero para “comprar” más y más “tiempo” que retrase la llegada de la siguiente depresión, ya que ahora queda establecida una relación máxima entre los préstamos realizados y las reservas disponibles.

Significa que las naciones que tienen menos reservas bancarias ya han experimentado los terribles efectos de esta contracción del crédito, a medida que sus bancos recortaban los créditos concedidos y recuperaban el dinero prestado para poder aumentar sus reservas hasta el 8% requerido. Esto hizo llegar la depresión primero a estos países.

En 1988 Japón se encontraba entre los países que disponían de menos capital y reservas, y por lo tanto fue de los más afectados por la nueva regulación. El crash financiero empezó inmediatamente después, en 1989, y hizo desaparecer el 50% del valor de sus mercados de acciones y el 60% del valor de sus bienes inmuebles. El Banco de Japón ha bajado sus tipos de interés hasta el 0.5%, prácticamente regalando el dinero en un intento de resucitar la economía, pero la depresión no hacía sino acentuarse.

Debido al rescate de México valorado en 20 billones de dólares, el colapso financiero de esta nación se hizo mundialmente conocido. Pero incluso con el rescate, su economía continuó siendo un desastre. Una inmensa deuda detrás de otra aparece continuamente a medida que nuevos créditos son concedidos al país para que pueda pagar los intereses de la deuda anterior. En el sur de México, el pueblo se levanto en forma de revuelta abierta (EZLN), a medida que cada peso era sacado del país como pago por los intereses de las deudas contraídas.

Es importante notar que una brusca transferencia de poder está teniendo lugar a medida que las naciones se vuelven sirvientes de este ente supranacional que hemos llamado el Banco Central Mundial, controlado por un puñado de los banqueros más ricos del planeta.

A medida que el FMI crea más y más SDR’s “del aire”, más y más naciones los toman en préstamo y tienen que pagar intereses sobre estos préstamos, además de devolver el montante original, y ante la inexistencia de dinero para devolver los intereses, se ven obligados a pedir otros préstamos aumentando sus deudas y cayendo de forma gradual pero inexorable bajo el control de estos burócratas que no dan la cara, del Banco Central Mundial.

A medida que la depresión mundial empeora y se expande, el Banco Central Mundial aumenta su poder sobre la vida y la muerte económica de estas naciones. Decide qué naciones recibirán créditos adicionales de SDR’s y qué naciones serán abandonadas a morir de hambre económica.

A pesar de toda la retórica acerca del desarrollo y del alivio de la pobreza, el resultado es que se está llevando a cabo un proceso mantenido de transferencia de riqueza por parte de las naciones receptoras de deuda, hacia los Cambistas de los bancos centrales que controlan el FMI y el Banco Mundial.

Por ejemplo, en 1992 las naciones del tercer mundo que recibieron préstamos del Banco Mundial, pagaron a los bancos centrales de los países desarrollados, en concepto de trabajos subvencionados por el Banco Mundial, 198 millones de dólares más de lo que recibieron por parte del propio Banco Mundial.

Todo esto incrementa su deuda permanente a cambio de un alivio temporal de la pobreza existente, pobreza causada por préstamos anteriores.

Actualmente estos repagos de intereses exceden el total de los nuevos préstamos. En 1992 la deuda externa de Africa alcanzó los 290 billones de dólares, dos veces y media más que en 1980, con la consecuencia de un incremento brutal de la mortalidad infantil, desempleo, deterioro de escuelas y casas, y en general, una disminución de la ayuda disponible para las personas.

El mundo entero enfrenta el sufrimiento que está destruyendo el tercer mundo, y que posteriormente azotó a Japón, para único beneficio de los Cambistas. Tal y como un prominente político brasileño lo expresó:

“La Tercera Guerra Mundial ya ha empezado. Es una guerra silenciosa. No por ello menos siniestra. Esta guerra está devastando Brasil, América Latina, y prácticamente todo el llamado Tercer Mundo. En vez de soldados muriendo, mueren los niños. Es una guerra acerca de la deuda de los países del Tercer Mundo. Una guerra cuya arma principal es el interés sobre la deuda, un arma más mortífera que la bomba atómica, más destructiva que un rayo láser.”

27.    Conclusiones

Aunque sería absurdo ignorar el rol principal jugado por familias influyentes tales como los Rothschilds, los Warburgs, los Schiffs, los Morgans y los Rockefellers, en cualquier revisión histórica de las ideas de banco central y reserva fraccional, mantengamos en mente que a fecha de hoy (1996) los bancos centrales y los grandes bancos comerciales tienen una historia de 300 años y están profundamente enraizados en la vida económica de las naciones. Estos bancos ya no dependen de la inteligencia personal de individuos como Nathan Rothschild.

Años atrás, el tema de quien era el dueño de estos bancos era importante, hoy ya no lo es. Por ejemplo, ambos el Banco de Inglaterra y el Banco de Francia fueron nacionalizados después de la Segunda Guerra Mundial y este hecho no cambió para nada la función de estos bancos. Se mantienen y continúan creciendo, solo que ahora están protegidos por numerosas leyes, políticos a sueldo, y medios de comunicación hipotecados, y permanecen invulnerables al paso de las generaciones. Tres siglos han pasado y se han revestido de un aura de respetabilidad.

El traje de faena es ahora llevado por la sexta generación de hijos, nacidos y criados dentro de un sistema del cual no se cuestiona la honorabilidad, y quienes servirán en incontables juntas de gobierno de múltiples organizaciones filantrópicas.

Poner atención hoy en individuos o familias o intentar discernir quienes son los actuales detentadores del poder, sirve de bien poco y no sería sino una distracción que nos alejaría de la cura. El problema es mucho mayor que eso.

Es el corrupto sistema bancario que fue y sigue siendo utilizado para consolidar una vasta riqueza en las manos de pocos individuos, lo que tenemos que cambiar. Cambiemos los nombres de los actores principales, y el problema nunca se solucionará, ni siquiera disminuirá en su amplitud.

De igual forma, dentro de las hordas de burócratas trabajando para el Banco Mundial, bancos centrales y bancos internacionales, solo una pequeña fracción tienen alguna idea de lo que realmente se está llevando a cabo. No hay duda de que estarían horrorizados de saber que su trabajo está contribuyendo al terrible empobrecimiento y a la esclavización gradual de la humanidad, en manos de unos pocos increíblemente ricos plutócratas.

De forma que no vamos a enfatizar nuestro trabajo en el rol de los individuos.

El problema trasciende incluso el espectro político habitual de derechas o izquierdas. Ambos, el comunismo y el socialismo, así como el capitalismo monopolístico, han sido utilizados por los cambistas. Hoy en día se aprovechan de todos los bandos del nuevo espectro político.

El gran gobierno de la sociedad del bienestar, en la así llamada ala izquierda, frente a los neo-conservadores liberales capitalistas que desean que el gobierno salga completamente de sus vidas, en el ala derecha. En ambos casos, los banqueros siempre ganan.

La reforma monetaria es el problema político más importante que enfrenta esta nación.

Una vez clarificado este punto, vamos a proceder a las conclusiones, con el espíritu que Abraham Lincoln declaró en su momento : “Hacia nadie con malicia, con caridad hacia todos”.

En el inicio de este documental hacíamos una serie de preguntas. Vamos a asegurarnos de que las hemos respondido a todas.

¿Qué está pasando en los Estados Unidos hoy en día?

¿Por qué estamos ahogados en deudas?

¿Por qué no pueden los políticos mantener la deuda bajo control?

¿Por qué estamos ahogados en deudas? Por que estamos trabajando dentro de un sistema monetario basado en deuda, el cual está diseñado y controlado por banqueros privados.

Algunos alegarán que el sistema de la Reserva Federal es una organización cuasi gubernamental. Pero el presidente designa sólo a dos de los siete miembros de la Junta de la Reserva Federal, cada cuatro años, y lo hace por un período de 14 años, ampliamente más largo que su propio período en la presidencia del país. El Senado confirma estas designaciones, pero la verdad es que el presidente no tendría la valentía de designar a alguien para esta junta que no haya sido previamente aprobado por Wall Street.

Por supuesto, esto no excluye la posibilidad de que algunos hombres honrados puedan ser designados para integrarse en la Junta de la Reserva Federal. Pero el hecho es que la Reserva Federal está especialmente diseñada para operar independientemente del gobierno, al igual que lo están todos los otros bancos centrales.

Algunos podrán alegar que la Reserva Federal promueve la estabilidad monetaria. Anteriormente hemos visto al presidente actual (1996) del Banco de Inglaterra, Eddy George, diciendo que este es el papel más importante de un banco central. De hecho, el récord de la Reserva Federal en la estabilización de la economía es bastante pobre. En los primeros 25 años de existencia de la Reserva Federal, se originan tres grandes contracciones económicas, incluyendo la Gran Depresión, y durante los últimos treinta años ha liderado al país a un período de inflación sin precedentes. Una vez más, esto no es una teoría conspirativa, es un hecho ampliamente reconocido entre los economistas más prestigiosos. El propio premio Nobel de economía, Milton Friedman, lo expresaba de la siguiente forma :

“La cantidad de dinero, los precios, y la producción del país eran decididamente más inestables después del establecimiento del Sistema de Reserva Federal, que antes de su existencia. El período más dramático de inestabilidad productiva fue el periodo entre las dos guerras, periodo que incluye las severas contracciones monetarias de los años 1920-21, 1929-33 y 1937-38. En ningún otro periodo de 20 años de la historia de los Estados Unidos habían coincidido tantas contracciones de esta severidad. 

Esta evidencia me convence de que al menos una tercera parte de la subida de precios durante y justo después de la Primera Guerra Mundial es atribuible al establecimiento del Sistema de Reserva Federal … y de que la severidad de cada una de estas severas contracciones (1920-21, 1929-33 y 1937-38) es directamente atribuible a los actos por acción u omisión de las autoridad de la Reserva Federal …

Un sistema que da tanto poder y tanta discreción a tan pocas personas, de forma que sus errores – excusables o no – pueden tener unos efectos de tan gran alcance, es un mal sistema. Es un mal sistema para los que creen en la libertad solo por el hecho de que ofrece a estas pocas personas un poder tan inmenso, sin que haya ningún control efectivo por parte de ningún cuerpo político – este es el principal argumento político contra la independencia de un banco central …

Parafraseando a Clemenceau : “el dinero es un tema bastante serio como para dejarlo en manos de los bancos centrales”

Milton Friedman, economista

Debemos aprender de nuestra historia antes de que sea demasiado tarde.

¿Por qué los políticos no pueden mantener la deuda bajo control?

Por que todo nuestro dinero está creado en forma de deuda. Una vez más, repetimos : es un sistema monetario basado en la deuda. Todo el dinero que hay en circulación ha sido prestado (es una deuda) por parte del creador del dinero al usuario del dinero. Y ese dinero, como deuda que es, tiene que volver a su creador, junto con los intereses asociados. Si pagáramos todas nuestras deudas (cosa que es imposible porque no hay dinero suficiente para pagarlas), haríamos desaparecer el dinero en circulación lo cual tampoco es una solución (crearía una crisis de liquidez).

Nuestro dinero es creado inicialmente para la compra de bonos del Tesoro de los Estados Unidos. El publico general compra bonos, los bancos compran bonos, los países extranjeros compran bonos … y cuando la Reserva Federal quiere crear más dinero, compra bonos, y los paga con un dinero que crea para la ocasión.

Posteriormente este dinero es multiplicado por un factor de 10 a través de los bancos gracias al principio de reserva fraccionaria.

Así que aunque los bancos no crean papel moneda físicamente, sí crean nuevo dinero en sus entradas contables en forma de depósitos, cada vez que hacen un préstamos. Incluso vuelven a reinvertir este dinero “creado” por ellos mismos.

De hecho más de un trillón de dólares de este dinero creado por el arte de la reserva fraccionaria, ha sido utilizado para comprar bonos del Tesoro de los Estados Unidos en el mercado, lo cual provee a los bancos con aproximadamente 50 millones de dólares de beneficio en intereses, libres de riesgo, cada año (quitando el porcentaje de interés que tienen que pagar a los depositantes de estos fondos).

De esta forma, a través del préstamo en reserva fraccionaria, los bancos crean el 90% de nuestro dinero, y por lo tanto, crean el 90% de la inflación.

¿Qué podemos hacer al respecto?

Afortunadamente hay una manera de arreglar este problema de forma rápida y sin ocasionar serios problemas financieros. Podemos sacar a nuestro país completamente de la deuda en uno o dos años simplemente devolviendo los préstamos asociados a estos bonos del Tesoro, con billetes libres de deuda emitidos por el Gobierno Federal, igual que Lincoln hizo.

Por supuesto, esto creará una tremenda inflación, ya que nuestra moneda está siendo actualmente multiplicada por el sistema de reserva fraccionaria.

Pero aquí tenemos una solución ingeniosa adelantada en su momento por Milton Friedman, para mantener el suministro de dinero estable y evitar tanto la inflación como la deflación, a medida que la deuda es retirada.

A medida que el Tesoro recompra sus bonos en el mercado con billetes federales, los requerimientos de reserva de capital para los bancos locales se irán aumentando progresivamente de forma que el total de dinero en circulación se mantenga constante.

Dado que aquellos que mantenían bonos del Tesoro están siendo pagados con billetes del Gobierno Federal,  el dinero seguirá estando depositado en los bancos permitiendo de esta manera la disponibilidad de efectivo por parte de los bancos para incrementar sus reservas.

Una vez que todos los bonos del Tesoro hayan sido reemplazados por billetes del Gobierno Federal, los bancos tendrán un 100% de reservas bancarias (que es lo mismo que decir que sólo podrán prestar el dinero que tengan), en vez de un 10% tal y como ocurre actualmente.

Desde este punto en adelante, los fantásticos edificios de la Reserva Federal sólo serán necesarios como centros de cambio para cheques y almacenamiento de seguridad de billetes del Gobierno Federal.

El Acta de la Reserva Federal ya no será necesaria y podrá ser anulada.

El poder monetario habrá sido transferido de nuevo al Departamento del Tesoro.

No existirá ya la creación o destrucción de dinero por parte de los bancos.

Tomando estas medidas, nuestra deuda nacional puede ser pagada en uno o dos años, y la Reserva Federal y el sistema de reserva bancaria fraccionaria abolidos.

Sin necesidad de una bancarrota nacional, sin necesidad de un colapso financiero, sin inflación ni deflación, sin ningún cambio significativo en la forma en que el ciudadano medio vive su vida.

Para las personas normales, la principal diferencia será que por primera vez desde 1913, cuando el Acta de Reserva Federal fue aprobada, los impuestos empezarán a reducirse.

Esto será una auténtica bendición nacional para los ciudadanos, en vez de para nuestros amigos los banqueros internacionales.

Ahora vamos a mirar más detalladamente estas propuestas :

Estas son las principales acciones del Acta de Reforma Monetaria que necesita ser remitida al Congreso. Variaciones sobre estas ideas principales son igualmente bienvenidas.

1.       Pagar la deuda con billetes del Gobierno Federal libres de deuda

Como Thomas Edison dijo, si los Estados Unidos pueden emitir un bono de un dólar, pueden emitir un billete de un dólar. Ambos reposan en la fe y crédito del Gobierno de los Estados Unidos. Esto hace que sea una simple sustitución de un tipo de obligación del gobierno por otra. Una tiene un interés asociado, la otra no.

Los billetes de la Reserva Federal podrían ser utilizados también, pero no podrían volver a imprimirse nuevos billetes de la Reserva Federal una vez que ésta sea abolida.

2.       Abolir del sistema bancario de Reserva Fraccionaria

A medida que la deuda se fuera pagando, las necesidades de reserva para todos los bancos y todas las instituciones financieras se irían aumentando proporcionalmente y al mismo tiempo que los nuevos billetes del Gobierno Federal están disponibles y son depositados en los bancos, incrementando de esta forma sus reservas.

Hacia finales del primer año del período de transición, las restantes obligaciones de las instituciones financieras serían asumidas o adquiridas por el Gobierno Federal en una única operación.

En otras palabras, estas obligaciones también serían pagadas con billetes del Gobierno Federal libre de deuda, para mantener el suministro total de dinero estable.

Al finalizar el primer año, toda la deuda nacional estaría pagada y podríamos empezar a disfrutar de los beneficios de un sistema bancario basado en reservas completas (100% de reservas).

La Reserva Federal quedaría obsoleta y sería un anacronismo.

3.       Derogación del Acta de Reserva Federal de 1913 y del Acta de Banca Nacional de 1864

Estas actas ceden el poder que ofrece la creación de dinero a un monopolio bancario privado. Deben ser derogadas y el poder del dinero devuelto al departamento del Tesoro, donde residía inicialmente bajo el presidente Lincoln.

No debería de permitirse bajo ningún concepto, que un banquero o persona afiliada de algún modo a instituciones financieras, pudiera estar a cargo de la regulación de este sistema.

Después de las primeras dos reformas, estas actas ya no tendrían ningún uso ni propósito, ya que en sí mismas están vinculadas a un sistema de reserva bancaria fraccionaria

4.       Sacar a los Estados Unidos de las organizaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco de Pagos Internacionales (BPI) y del Banco Mundial

Estas instituciones, al igual que la Reserva Federal, están diseñadas para centralizar aun más el poder de los banqueros internacionales sobre la economía mundial, y los Estados Unidos deben salir de las mismas.

Las funciones que desarrollan y que son necesarias para el sistema, tales como el cambio de moneda, pueden ser desarrolladas ya sea a nivel nacional o bien a través de nuevas organizaciones cuya función esté limitada a estos trabajos.

Una reforma monetaria como la que planteamos garantizaría que el monto total de dinero en circulación se mantuviera muy estable, sin causar inflación ni deflación.

Recordemos que en las últimas tres décadas la Reserva Federal ha duplicado el total de dinero en circulación … cada diez años.

Este hecho, y la existencia de la reserva bancaria fraccionaria, son las causas reales de la inflación y de la reducción del poder de compra, lo que es de hecho un impuesto oculto. Este y otros impuestos son las causas reales de que ambos miembros de la familia tengan que trabajar hoy en día … para sobrevivir.

El suministro de dinero debería incrementarse lentamente para mantener los precios estables, aproximadamente en la misma proporción en que la población crece, digamos que un 3% anual.

Pero no tal y como se hace ahora, por decreto de un grupo de banqueros, en una reunión llevada en secreto y sin acceso al público.

De hecho, todas las decisiones futuras relativas a cuanto dinero debería haber en la economía americana, debería ser justificado en base a estadísticas de crecimiento de la población, y del índice de precios.

Los nuevos reguladores monetarios y el departamento del Tesoro, quizás agrupados bajo un Comité Monetario, no tendrían ningún poder absoluto sobre este tema, excepto en casos excepcionales como en caso de guerra declarada.

Esto aseguraría un incremento estable del suministro de dinero cercano al 3% anual, y traería como consecuencia estabilidad en los precios y la desaparición de grandes incrementos en el suministro de dinero.

Para asegurar que este proceso se desarrolla de forma completamente abierta y honesta, todas las deliberaciones deberían ser públicas, no llevadas a cabo en secreto, tal y como se llevan a cabo las reuniones de la Junta de la Reserva Federal, hoy en día.

¿Cómo sabemos que este sistema funcionará?

Por que estos pasos eliminan las dos mayores causas de inestabilidad económica, es decir, la Reserva Federal y el sistema de Reserva Bancaria Fraccionaria. Y también eliminan el último actor que ha entrado en escena estos últimos años, el Banco de Pagos Internacionales.

Pero lo más importante, es que el peligro de una severa depresión sería eliminado también. Escuchemos a Milton Friedman, hablando acerca de la causa principal y única de las severas depresiones económicas:

“No conozco ninguna depresión importante, en ningún país, en ningún momento de la historia, que no haya ido acompañada por una abrupta reducción en la cantidad de dinero disponible … e igualmente, no conozco ningún caso de severa reducción en la cantidad de dinero disponible que no fuera acompañada de una severa depresión.” 

Milton Friedman, economista.

Emitir nuestra propia moneda no es una solución radical. Esto mismo ya fue reclamado por los presidentes Jefferson, Madison, Jackson, Van Buren y Lincoln. También ha sido realizado en diferentes países europeos a lo largo del tiempo. Quizás el mejor ejemplo sea una de las pequeñas islas en el canal de la Mancha, frente a las costas de Francia, llamada Isla de Guernsey. La Isla de Guernsey ha estado utilizando dinero emitido libre de deuda para pagar los grandes proyectos de construcción de la isla, desde hace cerca de 200 años.

Isla de Guernsey.

Guernsey es uno de los ejemplos de éxito de lo bien que trabaja un sistema de dinero libre de deuda. En 1815 se creó un comité para investigar cual era la mejor manera de financiar la construcción de su nuevo mercado. La isla era pobre, y no se podía permitir un esfuerzo basado en impuestos adicionales, así que los dirigentes de la isla decidieron poner en práctica un idea revolucionaria : emitirían su propio papel moneda. Sólo eran papeles de colores, respaldados por nada más que por la palabra de los gobernantes de la isla, pero los habitantes de esta pequeña isla decidieron aceptarlos y comerciar con ellos. Para asegurarse que el dinero circulaba ampliamente, fue declarado válido para el pago de los impuestos.

Por supuesto, la idea no era nueva. América lo había hecho también antes de la Revolución Americana, y hay muchos otros ejemplos a lo largo y ancho del planeta. Pero era un proyecto nuevo para la Isla de Guernsey, y funcionó muy bien. El mercado todavía se encuentra en uso, y recordemos que se construyó con dinero que estaba libre de deuda, lo cual significa que los habitantes de Guernsey no tuvieron que pagar impuestos para pagar la deuda contraída para emitir el dinero … no se contrajo ninguna deuda en la emisión del dinero.

¿Qué pasaría si siguiéramos el ejemplo de Gernsey? ¿Cómo reaccionarían los bancos a estas reformas? Ciertamente, el cartel de banqueros internacionales se opondría a las mismas puesto que elimina su capacidad de control de la economía mundial. Pero también es cierto que el Congreso tiene la autoridad constitucional y la responsabilidad para autorizar la emisión de dinero libre de deuda, billetes de los Estados Unidos.

Indudablemente, los banqueros clamarán que emitir dinero libre de deuda causará una severa inflación o alguna otra predicción catastrofista. Pero recordemos, es el sistema de Reserva Bancaria Fraccionaria lo que crea el 90% de la inflación actual, no el hecho de que billetes libres de deuda sean utilizados para pagar los déficits del gobierno.

En el actual sistema, todo gasto excesivo por parte del Congreso se convierte en más y más bonos que generan deuda, y las compras de bonos por parte de la Reserva Federal solo representan el 10% de la inflación. El otro 90% se genera casi automáticamente al entrar el dinero en el sistema bancario.

Nuestro sistema de reserva fraccionaria y nuestro sistema basado en deuda, son los problemas verdaderos.

Debemos ignorar esta inevitable resistencia a la reforma y mantenernos firmes hasta que el proceso se haya completado. Tal y como dijo el director del Banco de Inglaterra en 1920, Josiah Stamp, refiriéndose al moderno sistema de reserva bancaria fraccionaria:

“El sistema bancaria está concebido en la iniquidad, y nacido en el pecado. Los banqueros poseen la tierra. Quitales todas sus posesiones, pero dejales que mantengan el poder de crear el dinero y controlar el crédito, y en lo que dura un instante habrán creado dinero suficiente para comprar el mundo entero de nuevo. Quitales este gran poder de las manos, y todas las grandes fortunas como la mía desaparecerán, y es justo que desaparezcan, pues este sería un mundo mejor y más feliz en el que vivir. 

Pero si deseas continuar siendo un esclavo de los banqueros y pagar los costes de tu propia esclavitud, permíteles que continúen creando dinero y que controlen el crédito.”

Sir Josiah Stamp

Los ciudadanos americanos están empezando a darse cuenta de ello, lentamente. Hoy en día, cerca de 3200 ciudades y condados se han adherido a la propuesta de una organización sin ánimo de lucro llamada “Soberanía” (“Sovereignity”). El movimiento Soberanía es una llamada al Congreso para que autorice al Secretario del Tesoro a emitir 90 billones de dólares por año en billetes del Gobierno Federal, no en billetes de la Reserva Federal, ni tampoco en bonos del gobierno basados en deuda, para que sean prestados libres de interés a las ciudades, condados y distritos escolares, para paliar las necesidades de mejora de capital. Sorprendentemente, y lo cual habla muy bien de este grupo, la Asociación Comunidad de Banqueros de Illinois, en representación de 515 bancos miembros, también se ha adherido a la propuesta Soberanía. Un buen paso en la dirección correcta.

Tal y como Milton Friedman ha indicado repetidas veces : “una importante depresión no puede ocurrir sin una severa contracción del suministro de dinero”.

En nuestro sistema, solo la Reserva Federal, el Banco de Pagos Internacionales en combinación con los banqueros de los Estados Unidos, o una combinación de los mayores bancos de Wall Street, podrían ser capaces de causar una depresión.

En otras palabras, nuestra economía es tan grande y resistente, que una depresión sencillamente no puede ocurrir por accidente.

A menos que reformemos nuestro sistema bancario, estos grupos siempre tendrán el poder. Pueden desconectar el enchufe de nuestra economía siempre que así lo decidan. La única solución es prescindir de la Reserva Federal, y del sistema de Reserva Bancaria Fraccionaria, y que el país abandone el Banco de Pagos Internacionales. Solo estas acciones podrán romper el poder que los banqueros internacionales tienen sobre nuestra economía.

Y tengan esto en mente, un crash del mercado de valores, por sí solo, no es capaz de causar una severa depresión. Sólo una severa contracción del dinero disponible en circulación puede causar una severa depresión.

El crash del mercado de valores de 1929 sólo se llevó por delante a los especuladores del mercado, mayoritariamente a los pequeños y medianos, lo que resultó en un total de 3 billones de dólares en riqueza cambiando de manos.

Pero sirvió como cortina de humo para justificar una restricción del 33% en el crédito concedido por la Reserva Federal a lo largo de los siguientes cuatro años, lo que resultó en 40 billones de dólares de riqueza transferidos desde la clase media americana, a los grandes bancos.

Incluso pese a las potentes protestas de un Congreso dividido, la independiente Reserva Federal mantuvo el suministro de dinero contraído a lo largo de toda una década. Sólo la Segunda Guerra Mundial puso fin al terrible sufrimiento que la Reserva Federal inflingió al pueblo americano.

Durante una depresión, la riqueza aun existente en la clase media americana, ya severamente oprimida por las deudas, es suprimida a través del desempleo, sueldos menguantes y cierre de empresas.

Si empezamos a actuar, y reformamos nuestros sistema monetario, los Cambistas posiblemente hagan lo que ya hicieron en 1929 y en 1930. Posiblemente crearán un crash de los mercados bursátiles y utilizarán esta cortina de humo para continuar contrayendo el suministro de dinero.

Pero si actuamos con determinación en la lucha para retomar el control sobre nuestro dinero, podemos conseguirlo en un plazo relativamente corto. Quizás en unos pocos meses los billetes del Gobierno Federal empiecen a circular y a reemplazar aquellos billetes emitidos por los banqueros.

Cuanto más tardemos, mayor será el peligro de que perdamos para siempre el control sobre nuestra nación.

Pero algunos aun se preguntan por qué los banqueros internacionales querrían causar una depresión. ¿No sería esto matar la gallina de los huevos de oro del interés? Recordemos lo que dijo Larry Bates en el inicio de este documento :”Como veréis, en periodos de inestabilidad económica y de crisis, la riqueza no se destruye, sólo es transferida de unas manos a otras”.

¿Tenemos algún indicio de lo que los Cambistas nos reservan para el futuro? Esto es lo que dijo David Rockefeller, presidente del Chase-Manhattan Bank, el mayor banco de Wall Street :

“Estamos en el inicio de una transformación global. Todo lo que necesitamos es la crisis apropiada, y la nación aceptará de buen grado el Nuevo Orden Mundial” 

David Rockefeller

Así que la crisis es necesaria para llevar los planes a término, rápidamente. La única pregunta en el aire es cuando ocurrirá la crisis. Lamentablemente, es posible que no tengamos mucho tiempo. No es probable que ocurra antes de las elecciones de 1996, pero después de esta fecha, todo es posible.

Pero decidan o no causar el crash, o la depresión, la clase media americana es una especie en vías de desaparición, a causa de los incrementos sostenidos de los impuestos, y a la perdida de cientos de miles de puestos de trabajo que son trasladados al extranjero gracias a acuerdos de libre comercio como el GATT y el NAFTA.

Costes laborales más económicos, incluidos el trabajo en semiesclavitud en la China comunista como documentó Harry Woo, están siendo utilizados para competir con el mercado de trabajo americano. En otras palabras, el dinero se está consolidando en cada vez menos manos, posiblemente nunca estuvo concentrado en tan pocas manos en toda la historia de nuestra nación.

Sin reformas, la clase media americana será extinta en poco tiempo, dejando sólo a los pocos, muy ricos, y a los muchos, muy pobres, tal y como ha ocurrido ya en muchos países del mundo. Hemos sido avisados de esto con anterioridad, a través de congresistas, presidentes, industriales y economistas, a lo largo de los años.

Líderes religiosos también se han percatado del peligro. Alrededor de 1898, el papa León XIII lo expresó de la siguiente forma :

“En un lado tienes la parte que posee el poder porque posee la riqueza en sus manos; esta parte tiene a su disposición toda la fuerza laboral y todo el comercio; que manipula para su propio beneficio y para sus propios propósitos todas las fuentes de suministros, y que está representada de forma muy potente en los consejos de los estados mismos. En el otro lado está la necesitada y empobrecida multitud, sufriendo. 

La usura rapaz, aunque ya ha sido condenada más de una vez por la Iglesia, se presenta de una forma diferente cada vez, pero con el mismo pecado y con la misma culpa, practicada siempre por avispados y avariciosos personajes … de forma que un pequeño número de personas muy ricas han sido capaces de oprimir a las masas de los pobres, manteniéndolos sólo un poco por encima de la esclavitud misma”.

Papa León XIII

Más recientemente, durante la Gran Depresión americana, el papa Pio XI habló del mismo problema:

“En nuestros días, no se acumula solamente riqueza, sino que un inmenso poder y una despótica dominación económica se concentra en las manos de unos pocos … 

Este poder se vuelve particularmente irresistible cuando es ejercido por aquellos quienes, por el hecho de controlar el dinero, son también capaces de gobernar el crédito y de determinar su disponibilidad, y por esta misma razón, de controlar el suministro de la sangre vital que la economía entera necesita …  como si tuvieran en sus manos la propia alma de la economía, de forma que nadie se atreve a respirar en contra de su voluntad.

Papa Pio XI

Educad a vuestros amigos. Nuestro país necesita un grupo sólido, que realmente entienda como está siendo manipulado nuestro dinero y qué soluciones existen realmente. Por que cuando la depresión llegue, se presentarán aquellos que llamamos conservadores que darán un paso al frente y adelantarán soluciones enmarcadas dentro de los objetivos de los banqueros internacionales.

Estad alerta contra las llamadas que reclamen una vuelta al standard oro. ¿Por qué? Por qué nunca estuvo el oro tan concentrado en manos de unos pocos como hoy en día. Y nunca antes ha estado el oro tan controlado por los organismos de gobierno internacionales, tales como el Banco Mundial, y el Fondo Monetario Internacional.

Una moneda respaldada por el oro normalmente no trae sino desesperación a una nación. Y retornar por este camino no sería sino una huida hacia adelante en nuestro caso. Recordemos que ya tuvimos una moneda respaldada por el oro en 1929, y durante los primeros cuatro años de la Gran Depresión.

De igual modo, estad alerta ante cualquier plan cuyo objetivo sea la creación de una moneda regional o mundial, pues este es el caballo de troya de los banqueros internacionales.

Educad a vuestros representantes en el Congreso. Solo se necesita un puñado de persuasivos congresistas para hacer que los otros presten atención. Muchos congresistas sencillamente no entienden el sistema. Algunos lo entienden, pero están tan influenciados por las contribuciones de los bancos que prefieren ignorarlo. No se dan cuenta de la gravedad del problema y de la gravedad de su decisión de ignorarlo.

Esperamos haber hecho una valiosa contribución al debate nacional en pos de una reforma monetaria. Ahora es responsabilidad de cada persona el hacer su trabajo de acuerdo a su propia posición personal. Quiera Dios darnos la luz necesaria para reformar nuestra nación y a nosotros mismos.

Decimos “nosotros” porque en última instancia vastas cantidades de personas van a ser llevadas a estados de mayor desesperación, a medida que la riqueza del mundo se acumula en menos manos.

Los hombres tenderán a comportarse como sus opresores : de forma egoísta y avariciosa. Para este duro periodo que nos espera, y durante el cual tendremos que reformar nuestro sistema, recordémonos que no debemos perder la visión de las grandes cosas, como dijo Pio XI :

“Porque de qué le servirá al hombre que una más prudente distribución y uso de la riqueza, le haga posible ganar incluso el mundo entero, si en el proceso sufre la perdida de su propia alma. 

De qué servirá enseñarle firmes principios económicos, si se permite a sí mismo dejarse llevar por el egoísmo y por la avaricia, y que incluso oyendo los dictados del Señor, elija actuar de forma contraria a los mismos.”

Papa Pio XI

transcrito por XJM, 2010

.

The Money Masters 1
https://xjmblog.wordpress.com/2009/10/21/the-money-masters-1/
.
The Money Masters 2
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/03/the-money-masters-2/
.
The Money Masters 3
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/13/the-money-masters-3/
.
The Money Masters 4
https://xjmblog.wordpress.com/2009/11/25/the-money-masters-4/
.
The Money Masters 5
https://xjmblog.wordpress.com/2010/01/01/the-money-masters-5/
.
The Money Masters 6
https://xjmblog.wordpress.com/2010/02/15/the-money-masters-6/
.
The Money Masters 7       
https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/17/the-money-masters-7/
.
The Money Masters Final

https://xjmblog.wordpress.com/2010/03/29/the-money-masters-final/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: