Vacunas 2 – El Sistema Inmunitario

Links a las 5 entradas del tema : Vacunas
1 – Vacunas – Introduccion aquí
2 – Vacunas – El sistema inmunitario aquí
3 – Vacunas – Inmunidad de grupo aquí
4 – Vacunas – Fabricación aquí
5 – Vacunas – Links y final aquí

 

Si bien usualmente asociamos el sistema inmunitario a los glóbulos blancos, el sistema inmunitario en sí es bastante complejo, y siguen siendo poco conocidos la mayor parte de los procesos que lo componen.

El sistema inmunitario engloba las barreras físicas del organismo, las mucosas, el sistema nervioso, el endocrino y el linfático.

La función del sistema inmunitario en su totalidad es diferenciar aquellos elementos que son benignos de aquellos que son dañinos para el organismo. Para ello el sistema inmunitario necesita realizar los siguientes procesos :

  1. reconocimiento – reconocer los elementos que tiene alrededor
  2. discriminación – discriminar si los elementos reconocidos son benignos o no
  3. eliminación – de los elementos reconocidos como no benignos
  4. memoria – recordar el trabajo de reconocimiento, discriminación y eliminación anterior para poder repetirlo más eficazmente en un futuro)

1    Anatomía del sistema inmunitario

Las células principales implicadas son las Mieloides (monocito, mastocito, basófilo, neutrófilo, eosinófilo, plaquetas), las Linfoides (linfocitos T, linfocitos B), las CPA (Células Presentadoras de Antígenos) y las CTG (Células de Tercera Generación).

Los tejidos y órganos implicados se denominan Sistema Linfoide, y se encuentran repartidos por todo el organismo en la medula ósea, timo, bazo, ganglios linfáticos, vegetaciones, amígdalas, y el retículo endotelial (tejido localizado en la mucosa intestinal principalmente)

2    Inmunidad innata (inespecífica)

Básicamente se considera como tal a la respuesta inmunitaria que no genera memoria. Consiste en fagocitar a los elementos reconocidos como nocivos. La respuesta innata está formada básicamente por :

  • Fagocitos – células que comen, los principales son los monocitos, neutrófilos, basófilos, eosinófilos
  • Proteínas de fase aguda – la proteína C reactiva, el sistema del complemento y los interferones

El proceso para una infección por virus o bacteria sería el siguiente :

  • Bacteria – una vez que la bacteria supera las barreras físicas (piel, mucosas, …), se produce una respuesta inflamatoria que atrae sangre a la zona. Junto con la sangre llegan los elementos de la respuesta inmunitaria. En el caso de una bacteria neumococo, las proteínas C reactivas se unirán a la bacteria, lo que permite que se fije el Complemento, lo que a su vez atrae a los fagocitos.
  • Virus – cuando un virus infecta una célula, la célula infectada produce interferones, los cuales inducen resistencia en las células vecinas, al mismo tiempo que modifica su propia membrana celular para que pueda ser reconocida y destruida por las células NK (Natural Killer). Su destrucción provoca también la destrucción del virus.

3    Inmunidad adaptativa (específica)

Se considera como inmunidad adaptativa aquella respuesta inmunitaria que induce memoria, de manera que ante una nueva presencia del antígeno, la respuesta será más rápida e intensa.

  • Antígeno – es el concepto principal alrededor del cual pivota toda la inmunología. Se considera antígeno a aquel elemento susceptible de ser reconocido por el organismo como “extraño”, y por lo tanto, capaz de desencadenar una respuesta inmunitaria. Aunque es un proceso altamente desconocido, se sabe que la forma de reconocer lo propio de lo extraño pivota alrededor de una zona del cromosoma 6 del ADN humano, la cual se ha denominado el Complejo Mayor de Histocompatibilidad (HMC o HLA)
  • Anticuerpos – también se llaman Inmunoglobulinas, y se conocen los tipos IgG, IgA, IgE, IgM y IgD. Es importante saber que la inyección de inmunoglobulinas directamente en un paciente induce una memoria temporal, de solo unas semanas de duración.

Las células asociadas a la inmunidad adquirida son los Linfocitos T y los Linfocitos B.

Estos linfocitos tienen la capacidad de detectar miles de antígenos diferentes (saben diferenciar lo propio de lo extraño), de forma que en la membrana de cada linfocito hay receptores que detectan la estructura de un antígeno particular. Cuando la detección es positiva, se desencadena la respuesta inmunitaria.

Los linfocitos B pueden detectar los antígenos directamente.

Los linfocitos T necesitan que los antígenos sean “procesados” primero por las CPA (Células Presentadoras de Antígenos). Las CPA se localizan en la piel y en las mucosas.

La respuesta es diferente dependiendo del tipo de cuerpo extraño.

  • Inmunidad Humoral – Cuando el antígeno detectado es externo a las células del organismo (toxina, antígeno en la membrana de una bacteria o de un virus), los Linfocitos B generan anticuerpos (inmunoglobulinas) que se enganchan al antígeno, lo que atrae a otras sustancias (como el complemento) que a su vez atraen a las células comedoras (fagocitos) quienes son las encargadas en ultima instancia de hacer desaparecer el cuerpo extraño.
  • Inmunidad Celular – Cuando el antígeno detectado implica que hay una afectación de las células, ya sea por infección de virus, bacterias de tuberculosis, bacterias de lepra, células tumorales, … , el objetivo de la respuesta inmunitaria es destruir las células afectadas. En estos casos son los Linfocitos T los que llevan el rol principal, pero necesitan de la intervención de las CPA (células presentadoras de antígenos), así como de elementos de la inmunidad humoral y otros elementos asociados a la inmunidad innata.

4    Vacunas

El objetivo de las vacunas es producir anticuerpos (inmunoglobulinas) contra un determinado antígeno, al tiempo que se induce memoria del antígeno en cuestión y de la respuesta generada contra el mismo.

Una consecuencia directa de este planteamiento es que se obvia por completo las causas que han llevado a la persona a ser susceptible al desarrollo de esta enfermedad. El planteamiento sigue siendo “mata al invasor y estarás sano”. Como ya hemos dicho antes, un paciente débil seguirá débil aun cuando viva en una burbuja de cristal, en ausencia total de patógenos. Eliminar un patógeno particular no le fortalece, sino que sigue estando débil y en breve volverá a recaer, atacado ahora por un patógeno diferente.

También se obvia la complejidad de la respuesta biológica que lleva a la adquisición de la inmunidad natural. Citamos del libro “Vacunaciones Sistemáticas en Cuestión”

  • “… se reconoce que la interacción de la vacuna con la celularidad inmunitaria es desconocida y que el efecto de la vacuna se deduce de la producción de inmunoglobulinas que en realidad viene a ser el resultado final de todo el proceso.” [p.37]

O sea, se desconoce qué ocurre en el cuerpo cuando se inyecta la vacuna. No se sabe como reacciona el cuerpo a la misma, ni qué efectos ni consecuencias globales tiene. Simplemente se mide la producción de inmunoglobulinas y este dato se toma como indicador de la “bondad” de la vacuna. Si por el camino te destroza el hígado, o te produce un par de mutaciones genéticas (por poner dos ejemplos al azar), eso no se tiene en consideración porque se desconoce completamente si ocurre o no. Ojos que no ven, corazón que no siente. Lo que importa es que se aumenten las inmunoglobulinas.

  • “… por otro lado, la primoinfección artificial (vacunación), en contraposición a la primoinfección natural, no promueve la secreción de IgA por las mucosas, no activa las células CPA y no estimula la reacción inmunitaria inespecífica (inflamación) […] haciendo que la inmunidad artificial sea un fenómeno de carácter muy distinto al de la inmunidad natural.” [p.38]

O sea, que no es lo mismo, ni por asomo, el proceso que se desencadena con una vacunación, y el proceso que se desencadena por la presencia de un antígeno “natural” en el cuerpo (bacterias, virus, …). Lo principal es que la vacuna se inyecta directamente en el cuerpo, saltándose las barreras físicas naturales de nuestro cuerpo (piel y mucosas) las cuales tienen una función reconocida en el proceso de respuesta inmunitaria. Por lo tanto, decir que la vacuna estimula el sistema inmunitario como si fuera una infección natural, pero más débil, es erróneo y da lugar a que las personas se formen ideas que no son ciertas. No sabemos lo que hace una vacuna en el cuerpo, pero sabemos que NO hace lo mismo que una infección natural.

  • “… que el 50-80% de los inmunizados contra la rubeola contraigan la enfermedad en caso de epidemia, mientras que solo lo hace el 5% de los inmunizados naturalmente, o que las madres no transmitan, en la actualidad, anticuerpos antisarampionosos a sus bebés así lo atestigua.” [p.38]

Efectivamente, a través de la leche materna las madres trasladan a sus hijos defensas, defensas contra el sarampión entre otras. La gravedad del sarampión es mayor en bebés y en adultos, siendo menos grave en niños. Es importante por lo tanto que los bebés estén protegidos (la naturaleza lo hace de forma natural, a través de la leche materna).

Se sabe también que las mujeres que han sido vacunadas contra el sarampión no transmiten estos anticuerpos a los niños, los cuales tienen que ser vacunados para, supuestamente, inducirles esta inmunidad antisarampionosa.

Sería más fácil dejar de vacunar del sarampión, que los niños lo pasen cuando son niños, que queden inmunizados de por vida de forma natural, y que las madres trasladen los anticuerpos a los niños. La otra opción, la que utilizamos actualmente, implica vacunar a las madres, consecuencia de la ausencia de anticuerpos del sarampión en la leche, y por lo tanto volviendo a vacunar a los bebés cuando son pequeños, con las consecuencias ¿desconocidas? que puedan llegar.

5    La particularidad de cada sujeto y su respuesta frente a los antígenos

El Complejo Mayor de Histocompatibilidad (HMC o HLA) está definido por la genética de cada individuo, quien recibe un cromosoma 6 de su padre y otro de su madre. La combinación de ambos cromosomas define una combinación HLA única y personal. Las proteínas sintetizadas a partir de esta región del genoma están implicadas en múltiples aspectos del reconocimiento inmunológico así como en la interacción entre las células del sistema linfoide.

El sistema HLA determina la capacidad que tenemos de reconocer antígenos y por lo tanto la capacidad que tenemos de generar respuesta inmunitaria

Los siguientes ejemplos muestran la variabilidad de respuesta inmunológica por grupos étnicos :

  • el grupo A24 esta presente en el 60% de los japoneses, mientras que en Europa no alcanza al 20%
  • el 30% de los negros africanos presentan el grupo B30, mientras que en Europa lo presentan solo el 5%
  • el HLA B7 presenta una débil resistencia a la fiebre tifoidea y la fiebre amarilla [22]
  • el HLA DR7 presenta una respuesta débil ante la vacuna contra la Hepatitis B
  • el HLA DR6 aumenta la respuesta frente a la anatoxina tetánica, pero la disminuye frente a la anatoxina diftérica [24]

Esto significa “que la capacidad de desarrollar una respuesta inmunitaria eficaz está vinculada a la existencia de ciertas moléculas HLA (o a su ausencia), es ilusorio pensar que la vacunación del 95% de una población conducirá a un porcentaje igual de sujetos inmunizados” [25]

“El sistema HLA determina que ante un antígeno dado habrá personas que respondan bien, otras que respondan medianamente, y otras que no respondan, y que por lo tanto, un individuo vacunado no es necesariamente un individuo protegido, por mucho que se le vacune.”

6    Personas con déficits de respuesta inmunitaria

Según estudios epidemiológicos, los déficits inmunitarios primarios (incapacidad de respuesta inmunitaria a agentes infecciosos) afectan a uno de cada 420 nacimientos [26].

Teniendo en cuenta que se desconocen los efectos que una vacuna provoca en el organismo (solo sabemos que aumenta las inmunoglobulinas, pero sabemos que el proceso, aunque se intente equiparar a la respuesta inmunitaria natural, no es el mismo), podemos sospechar que vacunar a niños con déficits inmunitarios puede dar lugar a respuestas que van desde la inexistencia de respuesta, hasta respuestas sumamente graves.

En ocasiones se vacuna incluso a niños y adultos aun sabiendo que en principio son incapaces de sintetizar inmunoglobulinas

En la pagina 40 del libro “Vacunaciones Sistemáticas en Cuestión” se dan los casos de dos hermanas con déficit de IL12, quienes desarrollaron severas complicaciones (la IL12 juega un papel importante en la respuesta inmunitaria contra la tuberculosis) y el caso de una niña de Bilbao quién falleció por déficit inmunitario tras administrarle una vacuna antipoliomelítica.

En ambos casos, los déficits inmunitarios se diagnosticaron a posteriori.

7    Vacunar en un sistema inmunitario inmaduro

La mayoría de las vacunaciones se aplican a los bebés entre los 0 y los 6 meses, mientras el sistema inmunitario es totalmente inmaduro. A continuación se citan unos ejemplos comparativos :

  • los niveles de los componentes que forman el sistema de complemento son el 50% de los de un adulto [27]
  • los niveles de IgM son el 2% de los de un adulto [28]
  • las IgG son de procedencia materna, alcanzando el 60% al primer año de vida [29]
  • a los 12 meses los niveles de anticuerpos en un niño son el 60% de los de un adulto [30]
  • los de IgM son del 75%
  • las IgA no llegan al 20% [31]
  • sucede lo mismo con las interleucinas y los interferones.
  • los linfocitos T presentan déficits funcionales durante los primeros meses de vida

Citando la página 41 “según han puesto de manifiesto diversos especialistas, las reacciones inmunitarias no son totalmente eficaces hasta la edad de 5 años.

Visto todo lo anterior se plantea la duda respecto a la conveniencia de inyectar directamente en el cuerpo de los bebés, saltándose las barreras físicas, unos componentes vacunales cuyas consecuencias y procesos que desencadenan en el cuerpo son todavía en gran medida desconocidos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: