Dr. Peter Beter – Notas de un insider 1975-1982

Entre los años 1975 y 1982, el Dr. Beter ofreció de forma mensual unos informes con información “especial” relacionada con los sucesos de actualidad del momento. Estos informes presentan una estructura de sucesos mundial organizada alrededor de la lucha entre tres facciones por el poder en el planeta. Los sucesos puntuales que van apareciendo en los medios de comunicación, aunque aparentemente inconexos, tienen un hilo conductor que el Dr. Peter Beter fue desgranando en cada uno de sus mensajes mensuales desde 1975 a 1982.

Estas informaciones son mencionadas en la parte 3 del ebook Disclosure Endgame que está en preparación para ser subido a este blog en breve, pero dado lo interesante de las informaciones del Dr. Peter Beter le dedico una entrada para él solo.

La pagina web donde se pueden encontrar los informes mensuales del Dr. Beter está aquí www.peterdavidbeter.com y la versión en español que os coloco a continuación es un resumen “a vista de pájaro” de la situación que se perfila al estudiar toda la información que se ofrece en la web. El original en español está aquí http://www.peterdavidbeter.com/docs/all/pbsp/pbsp.html y la versión que presento está retocada para hacerla más comprensible.

El documento está dividido en 8 secciones que son :

1-Introducción

2-Política : las 3 facciones rivales por el poder del mundo

3-El cartel Rockefeller

4-El eje bolchevique-sionista

5-Los nuevos gobernantes del Kremlin

6-Economía : los motivos humanos para un desastre económico mundial

7-Militares : las armas y los planes secretos para el Armagedon

8-Sumario



1- Introducción

Extraído de los mensajes de audio del Dr. Beter. Copyright Audio Books Inc. 1983

Los informes grabados en cassette fueron registrados por el Dr. Peter Beter entre junio de 1975 y noviembre de 1982. Cada informe dura aproximadamente una hora y se emitía una vez al mes. Los informes se suspendieron temporalmente entre mayo y agosto de 1977 (emisiones # 24 y # 25) y entre febrero y junio de 1980 (emisiones # 54 y # 55). Por motivos de salud el Dr. Beter emitió su último mensaje en noviembre de 1982, (emisión # 80).

En el año 1974 el Dr. Beter era muy solicitado para participar en programas de radio, lo cual dio lugar a que un numero creciente de personas se interesaran por sus mensajes. El Dr. Beter conjuntamente con este grupo de personas llegaron a un acuerdo para realizar informes mensuales que hoy tenemos. Anteriormente el Dr. Beter había ejercido de abogado en Washington, había sido oficial de gobierno y consultor  internacional en temas legales y financieros. La fama le llegó en 1973 en calidad de autor del best-seller “La conspiración contra el dólar.”

El Dr. Beter tenía por costumbre transmitir durante sus intervenciones en la radio, informaciones que parecían altamente improbables en el momento de comunicarlas, pero el tiempo probaba invariablemente que eran correctas. A inicios de 1973 declaró que el vice presidente Spiro Agnew se vería envuelto en un súbito escándalo que empezaría a finales de verano, y que le llevaría a renunciar al cargo. En aquel momento Agnew estaba en momento dulce y estos sucesos parecían altamente improbables. Pero sucedió en el momento en el que se esperaba.

En la primavera de 1974, el Dr. Beter describió una secuencia de eventos mediante los cuales el escándalo Watergate llevaría al presidente Nixon a ser el primer presidente en la historia de los Estados Unidos en renunciar al cargo. En aquellos momentos el caso Watergate perdía interés y Nixon parecía estar encajando correctamente la situación. Aun más increíble, el Dr. Beter describió la existencia de un acuerdo secreto, por el que el entonces vicepresidente Gerald Ford nominaría a Nelson Rockefeller como su nuevo vicepresidente, tras la futura renuncia de Nixon. En la primavera de 1974 todo esto sonaba difícil de creer. Pero sucedió.

Comentaba el Dr. Beter que los sucesos descritos, aunque podían suceder “por sorpresa” para el público general, habían sido cuidadosamente planificados y con el suficiente tiempo de antelación. Comentaba que estos hechos eran conocidos dentro de ciertos círculos de inteligencia e incluso ciertos círculos empresariales en la misma norteamérica y en el exterior. Haciendo uso de sus amplios contactos en estos círculos, el Dr. Beter hacía público lo que unos pocos privilegiados ya sabían.

Un pequeño grupo de ciudadanos anónimos, a través de las colaboraciones en radio del Dr. Beter, y siendo inicialmente escépticos a las informaciones presentadas, llegaron a estar seriamente preocupados a medida que las revelaciones iban siendo confirmadas una y otra vez. En septiembre de 1974 este grupo de ciudadanos anónimos fundaron Audio Books, Inc., con el objetivo de hacer públicos los informes del Dr. Beter y que estuvieran disponibles sin censuras ni cortes por parte de aquellos que controlaban las ondas de radio. Tras varias cintas con informes individuales, las emisiones en casete empezaron en 1975.

Breve biografía del Dr. Beter

Nacido el 21 de junio 21 de 1921. Fallecido el 14 de marzo de1987.

El Dr. Beter fue objeto de la atención popular por primera vez en 1973, a través de su libro súper ventas de no-ficción titulado “La conspiración contra el dolar” (George Braziler Inc, N.Y.), una apasionante historia de intriga económica internacional y de manipulación monetaria, llevada a cabo por la acción coordinada de corporaciones multinacionales, más poderosas que muchos de los países que las acogen. El objetivo : socavar deliberadamente, y en ultima instancia destruir, el dólar de los Estados Unidos, como herramienta de conquista política y económica, bajo la bandera de un ‘nuevo imperialismo’.

Para lograrlo, un aumento continuado de infelices consecuencias debía esperarse : aceleración de la ‘estanflación’ (ahora una palabra popular, que fue acuñada años atrás por el Dr. Beter), deterioro del estatus financiero de los municipios y de los gobiernos, aumento del malestar social, incremento de tensiones en el canal de Panamá, y otras.

Los sucesos de la última década se han adecuado en un grado sorprendente a lo expuesto por el Dr. Beter en su libro.

En septiembre de 1974 el Dr. Beter adquirió una nueva distinción como “el hombre que abrió Fort Knox.” En abril del año anterior, el Dr. Beter presentó testimonio en el congreso informando de que el legendario depósito de lingotes de oro norteamericano en Fort Knox, había sido saqueado. El Dr. Beter se mostró dispuesto a presentar las evidencias y testigos necesarios para sustanciar sus cargos. Pero sorprendentemente no se presento ninguna investigación ni por parte de un gran jurado ni por parte del Congreso … así que el Dr. Beter presentó el caso directamente al gran público. A través de conferencias, entrevistas en radios, y la publicación de sus acusaciones en el diario National Tattler, fue posible trasladar la presión suficiente al gobierno federal como para que éste, para calmar los gritos de la población, tomara una decisión sin precedentes. El 23 de septiembre de 1974 el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos organizó una visita a Fort Knox llamada “Inspección del Oro”, a la que fueron invitados algunos congresistas y 100 periodistas. Sin embargo, y de manera significativa, el Dr. Beter no estaba entre aquellos invitados … al igual que tampoco había sido invitado ningún experto en oro externo al sistema. La visita a Fort Knox y la “Auditoría del Oro” presentaron muchas irregularidades sobre las cuales el Departamento del Tesoro nunca ofreció explicación alguna.

En los informes de audio números 14 y 15 (julio y agosto de 1976), el Dr. Beter informó al público sobre unos informes de inteligencia en los que se explicaba que la Unión Soviética estaba colocando misiles de corto alcance bajo las aguas territoriales de Estados Unidos, como preparación para un ataque nuclear por sorpresa. En la emisión #15 el Dr. Beter ofrecía una lista de coordenadas con la ubicación de 64 misiles ubicados en todo el mundo … y apremiaba a sus oyentes a presionar a la Junta de Jefes del Estado Mayor (Joint Chiefs of Staff) a tomar medidas. Esta acción tuvo el efecto de presionar al gobierno a que demostrara que estaba equivocado. Los gritos de indignación de los oyentes del Dr. Beter crearon tensiones dentro del propio gobierno de los Estados Unidos que no fueron nunca reportadas por los medios de información.

A mediados de septiembre de 1976, el Dr. Beter y uno de sus asociados se reunieron por más de una hora con el General George S. Brown, presidente de la Junta de Jefes del Estado Mayor, en la oficina del General Brown, en el Pentágono. Solo 2 semanas antes, el Dr. Beter había recibido una carta firmada por el General Brown (con fotocopia a los ciudadanos preocupados por este asunto) en los que se parecía indicar que los cargos del Dr. Beter acerca de los misiles submarinos soviéticos había sido investigado con resultado negativo. Cuando posteriormente el Dr. Beter solicitó una reunión con el General Brown para entregarle la localización de una segunda ronda de 48 misiles recién apostados, la reunión le fue concedida sin demora. El Pentágono confirmó a la Prensa que la reunión se había llevado a cabo*, pero nunca explicó esta curiosa secuencia de eventos.

*Ver, e.g.,Norfolk, VA. Ledger Star, 27 septiembre 1976, pág. E8, artículo por G. Bradshaw y J. Kestner. O ver el Chicago Tribune, 4 diciembre 1977, Sección 2, “Special Report : Undersee warfare”.

Credenciales profesionales: Los sucesos hechos públicos por el Dr. Beter son extraordinarios, al igual que su experiencia profesional anterior a su vida pública. Ejerció de abogado en Washington D.C., entre 1951 y 1961, llegando a ser miembro de la Corte de Apelación Militar de los Estados Unidos en 1952 y de la Corte Suprema de los Estados Unidos en 1964. Muchos de sus casos fueron contra el gobierno federal, y los ganó todos, incluyendo un caso en el que el Departamento de Justicia de Estados Unidos fue pillado quemando registros en un intento por derrotarle. La decisión de este juicio tuvo como resultado la aplicación de una nueva ley (Farley vs. U.S., 131 C.Cls. 776 (1955), 127 F Supp. 562).

En 1961 el Presidente John F. Kennedy le ofreció el cargo de Consejero del Banco de Exportación-Importación de los Estados Unidos, el mayor banco propiedad de un gobierno en el mundo occidental, donde ejerció hasta 1967. Posteriormente ejerció de consultor legal y financiero internacional, así como uno de los principales emprendedores de negocios internacionales en la República del Zaire. Fue miembro de la Sociedad Judicial, del Club de Banqueros de América, de la Royal Commonwealth Society de Londres, y del Instituto Naval de los Estados Unidos. Consta en libros de referencia tales como el “Quien es quién en el Este”, “El libro azul de Londres”, y “2000 hombres de progreso” (Londres).

Algunas observaciones generales

Las 80 cintas de cassette que conforman las series del Dr. Beter contienen una enorme cantidad de información. Nos tomaría el equivalente a 2 semanas de 40 horas solamente escuchar las 80 cintas. En esas 2 semanas el oyente recibiría a los sucesos más relevantes ocurridos en siete años, desde una perspectiva única. Vería las fuerzas invisibles en operación, las cuales hacen que sucesos en apariencia caóticos, cobren sentido. Y aprendería muchas lecciones acerca de sucesos históricos que son actualmente poco conocidos, pero que son vitales para entender como hemos llegado al lugar en el que nos encontramos hoy.

Desafortunadamente, sería como beber el agua de una manguera. El oyente absorbería mucho y rápidamente, pero también se le escaparía mucho.

En el extremo opuesto, aquellos que estuvieron suscritos a los informes de audio tuvieron la ventaja de enfrentar cada cinta, una a una, en contexto con los noticias del momento. Pero los informes fueron emitidos por un periodo de 7 años -junio 1975 hasta noviembre 1982. Se necesitaría un potente intelecto para poder retener todos los detalles de una cinta, y la capacidad para interrelacionarlos con cada nueva cinta. El Dr. Beter intentó aligerar este problema haciendo breves repasos de sucesos pasados de vez en cuando, pero el problema principal sigue estando. Y cuando se trata de un repaso incluso el oyente a largo plazo se enfrenta con el mismo problema de que hay multitud de información relacionada que se le escapará.

Para ambos, para el suscriptor de largo plazo tanto como para el nuevo oyente, es necesaria una guía. Ese es el propósito de este documento. En esta sección “a vista de pájaro” trataremos de entresacar la estructura que subyace a los 80 informes. Incluiremos el mínimo de detalles, excepto para ilustrar algún caso particular con ejemplos. A largo plazo, es éste cuadro mayor que nos muestra las fuerzas básicas que operan detrás de los eventos actuales, el que es más importante reconocer. Aún cuando parte de los desarrollos que se discuten en las cintas ya han seguido su curso, las fuerzas que los motivaron continúan operando hoy en día. Comprender como aquellas fuerzas nos llevaron a aquellos sucesos, es clave para poder entender lo que ocurre a través los innumerables sucesos de hoy y de mañana.

2- Política: Las 3 facciones rivales por el Poder del Mundo

Unas décadas atrás, Franklin D. Roosevelt dijo: “Nada en política sucede por accidente. Si sucede, puede usted apostar que fue planificado de esa manera.”

Décadas antes, Benjamin Disraeli, afamado Primer Ministro de la época victoriana en Gran Bretaña, escribió: “El mundo está gobernado por gente muy diferente de lo que el público imagina”.

Tomadas juntas, estas dos frases ilustran la premisa básica que subyace a todos los informes de audio del Dr. Beter. Esta premisa dice que los sucesos más importantes en política, economía y relaciones internacionales, son el resultado de movimientos deliberados por parte de grandes facciones invisibles en el mundo. Todas estas facciones luchan por aumentar su influencia sobre nosotros, la población general del mundo. Cada una desea también aumentar su propio poder a costa del poder de las otras facciones.

Por lo tanto existe una lucha en marcha, de proporciones titánicas, que está constantemente dando forma a las noticias, algo que todavía no es comprendido ni sospechado por la mayoría de la gente. Si éstas fuerzas no son expuestas, reconocidas y entendidas, los sucesos actuales se muestran confusos, no importa lo diligentemente que uno pueda seguir las noticias. Esto deja incluso a las personas más inteligentes y educadas, en una posición vulnerable a la manipulación, según convenga a los propósitos de aquellos que manejan los hilos detrás de la escena. Por contraste, si las fuerzas invisibles son reconocidas y entendidas, los sucesos de las noticias se muestran más comprensibles y hasta cierto punto, predecibles. Aquellos informados acerca de éstas cosas llegan a ser menos vulnerables y más difíciles de engañar por parte de las medios de información.

Uno de los muchos ejemplos dramáticos relatados en los informes, es la masacre de Jonestown, en Guyana, en noviembre de 1978. Desde el principio hasta el fin, las explicaciones acerca de la historia de Guyana estuvieron llenas de anomalías, de preguntas sin respuesta, de declaraciones del gobierno contradictorias y de informaciones que no encajaban. La historia empezó con el asesinato de un congresista de los Estados Unidos y de los periodistas que le acompañaban. Las víctimas murieron envenenadas por cianuro, una muerte torturadora que deja la cara contorsionada por la agonía … y sin embargo las víctimas fueron encontradas escrupulosamente ordenadas en filas, con la cara en paz, … y mirando al suelo. Unos días después de la masiva llegada de equipos norteamericanos, para tareas supuestamente de limpieza, empezaron a darse grandes incrementos en el numero de muertos. Las apresuradas declaraciones de los portavoces del Pentágono eran tan increíbles que eran rápidamente reemplazadas por historias diferentes. Estas y muchas otras rarezas en relación al episodio de Guyana nunca se resolvieron, sino que simplemente se dejaron desaparecer de la memoria del público con el pasar el tiempo. Para aquellos inconscientes de las fuerzas que operan detrás del escenario del mundo, Guyana quedará para siempre sin explicación … como si sucesos tan raros y escalofriantes pudieran suceder sin razón alguna.

La información que faltaba en todos los informes de las noticias sobre Guyana era la existencia de una base de misiles rusa de medio alcance cerca de Jonestown. El Dr. Beter había mencionado públicamente la base en varias ocasiones durante los cuatro años anteriores a que los sucesos de Guyana fueran portada. También había hablado del colapso en la cooperación existente entre los verdaderos gobernantes de los Estados Unidos y los de la Unión Soviética. Estos fueron los factores que llevaron directamente a la tragedia de Jonestown, un asesinato en masa diseñado para dar cobertura a una acción militar secreta contra la base de misiles rusa. Días después de la tragedia de Jonestown el informe de audio número 40 del Dr. Beter hacía público lo que había sucedido exactamente y el por qué. En ese informe el Dr. Beter responde en detalle a preguntas que de otro modo estarían hoy en día sin respuesta.

A lo largo de las 80 cintas que contienen los informes de audio, se informa acerca de las tres principales facciones en lucha por el poder actualmente. Estas facciones son :

1. El cartel Rockefeller

2. El eje Bolchevique-Sionista

3. Los Nuevos Gobernantes del Kremlin

Estas facciones han existido como tales desde el siglo pasado (s.XIX) aproximadamente, y las relaciones entre ellas han estado en un constante estado de cambio. Sus raíces, sin embargo, son mucho más antiguas y pueden ser trazadas varios siglos atrás en el tiempo.

3- El cartel Rockefeller

El cartel Rockefeller es la primera de las 3 grandes facciones que aparece en los informes del Dr. Beter, por dos razones. Primero, porque aunque su alcance es mundial, su localización está centrada  principalmente en los Estados Unidos. Segundo, por que en el momento en que el Dr. Beter empezó a registrar sus informes en 1975, era sin duda la más poderosa de las facciones. Esta situación cambió radicalmente después.

El cartel Rockefeller está compuesto hoy en día por cientos de las corporaciones multinacionales más grandes del mundo (grandes petroleras, grandes bancos y grandes empresas). Es un nuevo tipo de imperio, con unos bienes económicos tan enormes, que se encuentran más allá del control efectivo de cualquier gobierno. Sus oficinas centrales están en los Estados Unidos, pero su perspectiva es global, y no declaran pertenencia ni a los Estados Unidos ni a ningún otro país. Es un imperio en sí mismo.

Lo que conocemos hoy como el cartel Rockefeller se inició hace un siglo con John D. Rockefeller Sr. Mediante sus afamadas técnicas de negocios, Rockefeller creó el monopolio petrolero de la Standard Oil y se convirtió en el primer billonario de norteamérica al terminar el siglo pasado. Sus prácticas ausentes de toda ética le ganaron la oposición del público, lo que culminó en el decreto de 1911 por el que se disolvía el monopolio de la Standard Oil. Pero para entonces Rockefeller ya se estaba volviendo más sofisticado y buscaba maneras de ocultar la verdadera magnitud de su riqueza y poder mientras su expansión continuaba. La lucha contra el monopolio tuvo un efecto poco duradero : mediante el uso de hombres de paja y otros recursos similares le era posible retener el control efectivo y la coordinación del (superficialmente) desmantelado imperio de la Standard Oil.

A lo largo del siglo veinte, desde la primera guerra mundial, el poder económico de Rockefeller se ha ido traduciendo cada vez más en el poder político de Rockefeller. Este, por su parte, ha sido utilizado para aumentar aún más el poder económico de Rockefeller. Por ejemplo, el petroleo ha jugado una papel clave en todas las grandes guerras norteamericanas de este siglo (s.XX), con la consecuencia inequívoca de la expansión de los intereses Rockefeller en cada una de ellas. Pero este rol ha sido generalmente oscurecido en los noticiarios sobre las guerras y en los relatos históricos escritos después. El oscurecimiento de esta información clave es síntoma de la expansión del poder Rockefeller dentro del ámbito del periodismo y la enseñanza. El poder está siempre más seguro cuando no es reconocido por el público, así que se hacen esfuerzos para que la información no llegue a ser pública.

De forma similar, el estilo de las relaciones públicas de Rockefeller se fue desarrollando y refinando a partir del cambio de siglo (s.XX), siempre con el objetivo de suscitar el engaño. Empezó cuando John D. Rockefeller Sr., famoso principalmente por su codicia, empezó a modificar su imagen pública ofreciendo monedas de diez centavos a las personas que se encontraba en la calle. Al mismo tiempo también empezó a realizar donaciones para fines caritativas, siempre con gran fanfarria y publicidad, con el objetivo de ganarse el favor del público y de potenciar su imagen de filántropo. Todo esto culminó con la creación de las fundaciones sin ánimo de lucro (exentas de impuestos). Estas permitieron a Rockefeller invertir su dinero en organizaciones con una fachada filantrópica, pero que en realidad eran formas de expandir aun más su poder. Las grandes fundaciones, controladas por Rockefeller, han servido para transformar los valores y el estilo de vida de los americanos en direcciones que les hacen más susceptibles al control de Rockefeller. Al mismo tiempo, las fundaciones sirven de herramienta para intercomunicar los varios negocios e intereses que constituyen el cartel Rockefeller.

John D. Rockefeller Sr., fundó una auténtica dinastía, pasando sus planes y programas para que fueran llevados a cabo por las siguientes generaciones. John D. Rockefeller Jr. continuó con el programa de expansión de poder, con un énfasis particular en subvertir la fe Cristiana, la cual ha sido históricamente la base de los ideales norteamericanos. Pero fue la “Tercera Generación Rockefeller” la que expandió y desarrolló el movimiento Rockefeller hasta llevarlo a la cumbre de su poder. De los seis miembros de la tercera generación, la hermana Abby y el hermano Winthrop no mostraron un particular interés por el gran plan (aunque Winthrop llegó a ser gobernador de Arkansas). Pero los otros cuatro hermanos, John D. Tercero, Nelson, Laurence y David, se dedicaron con entusiasmo al proyecto de expansión del imperio Rockefeller. Dividieron el mundo en esferas de influencia, cada una centrada en sus propias áreas, pero coordinando sus acciones entre sí. Los hermanos Rockefeller trabajaron juntos como una unidad, y a lo largo de sus informes el Dr. Beter se refiere a ellos con frecuencia como “los cuatro hermanos Rockefeller”.

A partir de la Segunda Guerra Mundial en adelante, fueron los cuatro hermanos Rockefeller los que llevaron las riendas de lo que ya era el Imperio Mundial Rockefeller. Fueron ellos los creadores de la empresa multinacional moderna, y, después de la Segunda Guerra Mundial, utilizaron el dinero de los impuestos americanos, gastado bajo la coletilla de “ayuda al extranjero”, para construir su Imperio Empresarial Mundial. La Segunda Guerra Mundial se luchó por el petróleo de Arabia Saudí, y esto les reportó unos beneficios financieros sin precedentes. Las empresas petroleras Rockefeller tuvieron acceso al petróleo árabe a un coste neto de 5 centavos por barril durante casi 30 años, hasta que el embargo de petróleo árabe de 1973 puso fin a este precio. Las grandes ganancias generadas hicieron que los hermanos Rockefeller adquirieran gran parte de la base industrial de los Estados Unidos, Europa y Japón. Al mismo tiempo, el poder de los Rockefeller en latinoamérica, establecido inicialmente por Nelson Rockefeller durante la segunda Guerra Mundial, se expandió y profundizó durante los años de la posguerra. John D. Rockefeller Tercero, dirigió con gran acierto la toma de control económica de gran parte del África negra : la aparición de revoluciones permitía que gobiernos negros llegaran al poder, y estos gobiernos, faltos de experiencia, se dirigían a las corporaciones multinacionales Rockefeller para que “gestionaran” sus recursos. Laurance Rockefeller se ocupó del control de la industria de defensa y aeroespacial americanas, las grandes aerolíneas y el mercado de valores. David, el más joven pero el más poderoso, llegó a ser el amo y señor del imperio bancario
Rockefeller, cuyos tentáculos alcanzaban a los grandes negocios del mundo entero. También se especializó en asuntos de inteligencia, aunque Nelson también estuvo involucrado en este área.

Durante décadas los cuatro hermanos Rockefeller hicieron y deshicieron a su antojo. Establecieron planes, marcaron itinerarios y, por regla general, los llevaron a cabo sin obstáculos. En la época en que  se iniciaron los informes del Dr. Beter, los hermanos Rockefeller empezaban a mostrar síntomas de perdida de poder. Se habían cometido errores y algunos de sus planes empezaban a retrasarse. Durante 1974-75 ciertos planes se vieron afectados por la exposición pública de irregularidades relacionadas con el suministro de oro en norteamérica. Después, en 1976-77, su gran alianza secreta con el Kremlin se deshizo, cuando sus aliados (los bolcheviques) fueron expulsados por un nuevo grupo dominante en Rusia. Los cuatro hermanos Rockefeller cometieron el error de aceptar en su organización a los bolcheviques exiliados de Rusia, y asignarles puestos de poder en Estados Unidos. Esto llevó a principios de 1979 a la sustitución de los hermanos Rockefeller por los bolcheviques. Primero John D. Rockefeller Tercero murió en un “accidente” de coche en julio de 1978. A finales de enero de 1979 Nelson Rockefeller fue asesinado en lo que ya era un golpe de estado en toda regla.

Actualmente el cartel Rockefeller no esta bajo el control directo de la familia Rockefeller, tal y como lo estaba bajo los cuatro hermanos Rockefeller, pero sigue siendo una fuerza formidable a tener en cuenta. Cuando el Dr. Beter finalizó sus informes de en noviembre de 1982, el reagrupamiento del cartel Rockefeller estaba recuperando con esfuerzo algo de su poder perdido en una dura lucha contra los bolcheviques americanos.

4- El eje Bolchevique-Sionista

En 1917, durante la Primera Guerra Mundial, sucedieron dos hechos que estaban destinados a dar forma a gran parte de la historia del siglo XX. Uno fue la revolución bolchevique en Rusia. El otro, la declaración de Balfour, por la que el gobierno británico daba su apoyo al concepto de crear una patria para los judíos en Palestina.

Ambos, los bolcheviques y la fuerza política conocida como sionismo comparten raíces comunes, algo que no es ampliamente conocido. Ambas fueron creadas por los intereses Rothschild, cuyo apoyo también fue responsable del meteórico ascenso de John D. Rockefeller Sr. (s.XIX, s.XX). El bolcheviquismo y el sionismo comparten también raíces históricas con el llamado “Reino de los Judíos”, 1000 años atrás. Este reino estaba situado en lo que es ahora el sur de Rusia, entre el Mar Negro y el Mar Caspio. Estaba formado por un grupo de personas denominadas “los Jázaros” (también conocidos como Kázaros, Khazaros. Khazars, …) de origen turco-mongol y uno de cuyos líderes adoptó el judaísmo como la religión del estado. Esto se llevó a cabo con el objetivo político de permitir a los Jázaros mantener su independencia frente a sus dos poderosos vecinos. Estos dos vecinos eran las súper potencias de la época : por un lado el imperio musulmán de los califas en el sur, y por el otro el imperio cristiano de Bizancio por el oeste.

Anteriormente a la adopción oficial del judaísmo, los jázaros eran una sociedad brutal y guerrera. Esto no cambió cuando tomaron para sí mismos el término políticamente inspirado de “judíos.” El imperio jázaro se extendió hacia el norte hasta la región que llegó a conocerse como Rusia. El imperio jázaro llegó a incluir la antigua ciudad rusa de Kiev, donde el príncipe cristiano Vladimir reinaba.

El reino jázaro era brutal y opresivo, y no ofrecía ninguna de las ventajas ofrecidas por los otros imperios, tales como protección contra poderes exteriores, o un desarrollo de la civilización. Finalmente las fuerzas cristianas del Príncipe Vladimir de Rusia y las fuerzas de Bizancio se combinaron para atacar el “Reino de los judíos” jázaros, destruyéndolo completamente. Los judíos jázaros fueron expulsados fuera de su país de origen, entre los dos mares, y muchos de ellos se dirigieron al este de Europa. Allí se mezclaron en cierta medida con judíos provenientes de la diáspora Palestina. Pero la rama jázara cargaba una herencia peculiar, de odio encarnizado contra la cristiandad en general y contra los cristianos rusos en particular.

A lo largo de los siglos, el sueño jázaro-judío de volver a recuperar su imperio perdido ha sido transmitido de generación en generación. Este sueño se desarrolló en dos ramas principales. Una rama puso énfasis en la restauración del poder sobre Rusia, y cristalizó en lo que hoy conocemos como el movimiento bolchevique. La otra rama puso más énfasis en el concepto religioso del falso “Reino de los Judíos”, y cristalizó en la fuerza política que hoy conocemos como sionismo. Ambas buscan el poder en el mundo. Ambas son igual de despiadadas, sin respeto por la vida humana. Solo difieren en el énfasis geográfico y en algunas de sus tácticas. Con raíces y objetivos principales comunes, los bolcheviques y los sionistas trabajan juntos a la perfección.

Cuando los bolcheviques fueron inyectados en la Rusia cristiana de 1917, se hizo con la ayuda del cartel Rockefeller. Desde ese momento en adelante siempre ha habido una alianza oculta al público entre aquellos que controlan la políticas norteamericanas desde detrás de la escena (el cartel Rockefeller) y aquellos que controlaban la Unión Soviética, (los bolcheviques). Los intereses de la Standard Oil de Rockefeller obtuvieron en 1926 el control para la comercialización del petroleo de los gigantescos campos petrolíferos rusos de Baku. Con los años, el cartel Rockefeller se encargó de que el régimen bolchevique en Rusia tuviera todo el apoyo necesario para seguir en el poder.

Mientras que los Estados Unidos y la Unión Soviética parecían estar enfrentados, en realidad actuaban conjuntamente en un movimiento en pinza para apoderarse del mundo entero. El falso enfrentamiento entre Washington y Moscú tenía como objetivo polarizar al mundo y hacer que las naciones se alinearan en una de las dos opciones, dominadas ambas por las dos súper potencias. Aquellos que escogían mantener su independencia respecto de los Estados Unidos y de la Unión Soviética, el llamado “Tercer Mundo”, se convertían en candidatos a sufrir guerras y revoluciones, como medio para someterlos uno a uno. Mientras tanto, el objetivo a largo plazo era, en palabras de un responsable anónimo de la Casa Blanca, “alterar la vida en los Estados Unidos hasta el punto en que pudiera ser combinada sin problemas con la vida en la Unión Soviética”. De este modo, un todo poderoso gobierno para “todo el mundo” podría llegar a hacerse realidad. Este fue el objetivo establecido a principios del s.XX por el por el propio “Carnegie Endowment for International Peace” y otras fundaciones aliadas de la órbita Rockefeller.

Para poder llegar a “fusionar” el estilo de vida norteamericano con el estilo de vida de la Unión Soviética bajo el régimen bolchevique, estaba claro que la calidad de vida de los Estados Unidos tendría que ser rebajada en muchos niveles. Esto requería de sutiles movimientos en el sistema político americano que lo llevaran en dirección hacia una dictadura. Requería debilitar el sistema financiero y monetario, y para poder atraer cambios tan radicales, las guerras tuvieron que ser maniobradas cuidadosamente hacia una posición en la que los Estados Unidos siempre perdieran. La primera guerra no ganada de norteamérica fue la guerra de Corea. Una década después, Estados Unidos se vio envuelto en la guerra de Vietnam, la cual fue artificialmente despojada de toda opción de victoria militar mediante los vetos de la Casa Blanca.

La última guerra, la guerra final, iba a ser una cuidadosamente programada “Primera Guerra Nuclear” entre los Estados Unidos y la Unión Soviética, luchada principalmente en suelo americano. Los planes estaban establecidos para que tuviera lugar a finales de los años 70, pero el desarrollo de los acontecimientos en Rusia alteró los planes. Los bolcheviques, quienes habían dirigido el Kremlin desde 1917, llevaban varias décadas siendo el blanco de ataques por parte de una dura secta de nativos cristianos rusos, como parte de una campaña para derrocarles del poder. El poder de estos cristianos rusos empezó a superar al de los bolcheviques, en ciertas áreas, a partir de 1953, con la muerte de Stalin. Esta fue la razón para la famosa campaña de “desestalinización” llevada a cabo por Nikita Khrushchev. A mediados de los años 70, esta secta anti-bolchevique finalmente alcanzó el nivel de poder necesario para superar completamente a los bolcheviques, los cuales fueron eliminados y expulsados del Kremlin. A esto le siguió una gran cantidad de bolcheviques expulsados de sus puestos de poder en Rusia, lo que fue descrito en los medios occidentales como “emigración”.

A medida que los bolcheviques perdían poder en Rusia, los planes trazados se iban torciendo. La alianza Rockefeller – Unión Soviética estaba basada en el control del lado soviético por parte de los bolcheviques y cuando ésta desapareció, lo mismo ocurrió con la alianza secreta. La alianza se empezó a romper debido a la todavía hoy secreta, crisis de los misiles submarinos de 1976; un año más tarde la alianza se rompió completamente con la igualmente secreta batalla por la conquista de la luna en el espacio.

En se momento los cuatro hermanos Rockefeller cometieron un gran error. Puesto que sus antiguos aliados en la Unión Soviética habían sido los bolcheviques, los Rockefeller dieron la bienvenida a los bolcheviques expulsados de Rusia y les concedieron puestos de poder en los Estados Unidos. Su razonamiento consistió en asumir que los bolcheviques expulsados conocían los puntos débiles del nuevo grupo que había tomado el control del Kremlin y que por lo tanto, podrían ser de gran ayuda al cartel Rockefeller para acabar con ellos.

Lo que los hermanos Rockefeller olvidaron, era que los bolcheviques son incapaces de compartir el poder. Peor aun, los bolcheviques son socialistas de estado, y buscan la concentración del poder en una pocas manos (las suyas), por medio del control gubernamental. El cartel Rockefeller por su parte, representa el socialismo corporativo, esto es la concentración del poder en manos de unos pocos, por medio de empresas y corporaciones, con una mínima injerencia gubernamental. Ambos persiguen el mismo objetivo. pero sus medios son diametralmente opuestos. Ambos grupos no pueden co-existir dentro de la misma sociedad.

Tan pronto como los bolcheviques obtuvieron puestos de poder en los Estados Unidos, los utilizaron para derrocar del poder a los cuatro hermanos Rockefeller. A mediados de 1978, la influencia bolchevique dentro del Pentágono ocasionaba un cambio radical en la política estratégica americana, la cual se posicionaba preferentemente hacia una posición de “ser los primeros caso de ataque nuclear”. Mientras tanto, en julio de 1978, muere John D. Rockefeller Tercero, debilitando la unidad de los cuatro hermanos Rockefeller. En noviembre de 1978 ocurrió la masacre de Guyana, como parte de una operación militar organizada por los bolcheviques del Pentágono y contando con una participación crucial por parte de comandos israelíes. Más tarde, en enero de 1979, empieza la apuesta final por el poder por parte de los bolcheviques, con la muerte de Nelson Rockefeller.

Durante los primeros meses de 1979, el poder de los Rockefeller sobre el gobierno de los Estados Unidos fue completamente desmantelado por los bolcheviques. Sin embargo, los bolcheviques fueron detenidos en su camino al control absoluto del gobierno americano gracias a la intervención del KGB ruso. Los nuevos gobernantes del Kremlin eran conscientes de que un control completo del poder en los Estados Unidos por parte de los bolcheviques, tendría como consecuencia directa una rápida guerra nuclear, y por lo tanto el KGB actuó para prevenir esta posibilidad. Aún y así, el control bolchevique sobre el Pentágono se mantuvo firme desde comienzos de 1979, hasta el final de los informes en 1982.

Una feroz lucha por el poder se estaba llevando a cabo dentro del gobierno de los Estados Unidos, entre los bolcheviques en control del gobierno y el cartel Rockefeller, tratando de recuperar su poder. Adicionalmente, un nuevo y limitado acuerdo fue establecido entre el cartel Rockefeller y el Kremlin en 1982, en contra de los bolcheviques. El cartel Rockefeller y el Kremlin todavía tienen cuentas pendientes que arreglar, pero ambos son enemigos mortales de los bolcheviques. Para destruirlos, ambas partes acordaron trabajar juntos en determinados momentos.

Los bolcheviques de los Estados Unidos tienen como objetivo principal lanzar un ataque nuclear sobre Rusia para destrozar a aquellos que les expulsaron del poder. En el camino hacia esa guerra, Oriente Medio es un factor crucial. En ese área los bolcheviques se apoyan en sus aliados, los sionistas, encargados de facilitar las condiciones que den origen a la guerra.

Así como muchos americanos desconocen la naturaleza bolchevique de su gobierno, muchos ciudadanos israelíes desconocen los verdaderos objetivos de su gobierno sionista. Americanos y israelíes se rascan la cabeza con preocupación y sorpresa preguntándose por los motivos de las acciones de sus respectivos gobiernos, los cuales son un enigma para ellos. Aunque continuamente están hablado de paz, ambos aumentan sistemáticamente las probabilidades de guerra.

El régimen radical sionista en el poder en Israel desde 1977, está en manos de hombres que fueron terroristas en los años 40. Hoy, en su calidad de dirigentes de la tercera potencia militar del mundo, continúan practicando el terrorismo pero a una mayor escala. Su doctrina es el terrorismo militar, diseñada para originar deliberadamente nuevos y más amplios conflictos, a medida que el mapa de Israel crece constantemente.

El país que hoy en día se llama a sí mismo “Israel” tiene poco parecido con las promesas de la pequeña minoría sionista que apoyó la Declaración de Balfour en 1917. Aquel pacífico y tranquilo paraíso de los judíos no existe. En vez de eso, las terribles advertencias publicadas en 1919 por un grupo de prominentes judíos americanos opuestos al sionismo se han cumplido en la sangrienta historia del Israel sionista.

5- Los Nuevos Gobernantes del Kremlin

El Dr. Beter reveló por primera vez a finales de 1977, que un nuevo grupo no bolchevique había tomado las riendas del poder en la Unión Soviética. En otoño de 1978 dedicó un informe completo (el número 38) a Rusia y sus nuevos dirigentes.

Para aquellos que dependen de las versiones oficiales del gobierno de los Estados Unidos para formar su imagen de Rusia, los informes del Dr. Beter acerca del nuevo Kremlin acostumbran a ser un shock. A diferencia de los bolcheviques ateos y satánicos recientemente derrocados, los nuevos gobernantes de Rusia son miembros de una secta de nativos rusos cristianos. Esta secta tiene al menos doscientos años de antigüedad (s.XVIII) y en sus tiempos dispuso de una considerable influencia sobre los zares.

El Dr. Beter previene a sus oyentes a no asumir que los nuevos gobernantes del Kremlin son similares a los cristianos occidentales. Para ello señala que les llevó seis décadas de paciente y duro trabajo conseguir expulsar a los bolcheviques del poder en Rusia.

Esta experiencia dejó unas opiniones muy definidas acerca de lo que funciona y lo que no funciona cuando tratas con gente como los bolcheviques y los sionistas. También son conscientes de que un cambio rápido y radical de cualquier tipo abre la puerta a una revolución, y allí donde hay revolución estarán los agentes bolcheviques y sionistas para sacar partido.

Los cambios hacia la liberalización en Rusia se están introduciendo, pero de forma gradual, paso a paso. Habiendo llegado tan lejos, los nuevos dirigentes del Kremlin tratan de no moverse demasiado rápido,
de no arriesgarse a perder todo lo conseguido.

Aún y así, están ocurriendo cambios visibles. En 1979 tuvo lugar el primer envío legal de biblias para Rusia desde la revolución bolchevique . Ese misma año, por pascua, el Mesías de Handel se tocó en Rusia por primera vez también desde la revolución bolchevique, y no en un lugar remoto y desconocido, sino en el Conservatorio de Moscú. Se vuelven a abrir iglesias, una a una, en toda la Unión Soviética, tal y como contó el Dr. Billy Graham después de regresar en mayo de 1982 de una conferencia religiosa en Moscú.

Por decir lo que dijo acerca de lo que había visto sobre la religión en Rusia, el Dr. Graham se granjeó una recepción hostil en los Estados Unidos. Los bolcheviques satánicos que ahora dominan el gobierno de los Estados Unidos están haciendo todo lo que está en sus manos para formar la imagen de una Rusia enemiga, digna de todo odio por parte de los americanos. Cualquier cosa que interfiera con esa imagen, es suprimida. Porque algún día, los bolcheviques de los Estados Unidos quieren que América entre en guerra contra Rusia.

6- Economía : Las motivos humanos para un desastre económico mundial

Siglos atrás, el fundador de la dinastía Rothschild, Mayer Amschel Rothschild dijo: “Denme el poder para emitir el dinero de una nación, y ya no me importará quién dicte las leyes.”

El dinero es un ingrediente necesario para el avance de la civilización. En su calidad de almacenamiento de valor y de medio de intercambio, el dinero es mucho más conveniente y flexible que un sistema de intercambios. El dinero facilita la división del trabajo, la especialización de los individuos de acuerdo a su talento, y la organización de la actividad humana en patrones complejos necesarios para el desarrollo en todos los sectores. También ayuda a establecer economías de escala y otras eficiencias que aumentan la productividad humana más allá de los niveles de la supervivencia. Hace posible el apoyo a los avances artísticos y culturales mediante los cuales una civilización llega a ser más refinada y rica.

En breve, el dinero es el pegamento económico que mantiene unida a una sociedad. Si es honesto, estable y no está manipulado, el dinero tiene un rol neutral benéfico por igual para todos los miembros de una sociedad. Mediante el trabajo intenso, una persona puede ganar más de lo que necesita en un momento dado para pagar lo que sea a otras personas por un bien o servicio. El excedente puede ser ahorrado, y gastado en el momento requerido para hacer frente a un gasto puntual, comprar algo especial, o sencillamente vivir de su labor pasada. El dinero ganado es reflejo del trabajo realizado el cual es valorado por la sociedad y por el cual uno es remunerado.

Es este rol del dinero como común denominador económico de una sociedad lo que hace de él una herramienta de gran poder (poder satánico) en las manos equivocadas. Aquel que emite el dinero de una nación puede crear de la nada lo que el resto de nosotros tenemos que ganar por medio del trabajo honesto. Por lo que aquel encargado de emitir el dinero adquiere un poder sin igual sobre los otros individuos, pues con un simple chasquido de dedos puede hacer ricos a aquellos otros individuos que cooperan en el desarrollo de sus fraudulentas acciones. En toda sociedad existen siempre suficientes individuos dispuestos a colaborar en semejante corrupción, y son estos individuos los que son promocionados a puestos de poder y gobierno. Esto es lo que Rothschild quería decir cuando dijo: “No me importa quien dicte las leyes”. El poder de emitir dinero es el poder de dar forma al gobierno para sus propios fines.

Si uno tiene el poder de emitir el dinero de una nación, entonces también tiene el el poder de modificar su valor. Esto cambia el criterio por el cual se mide toda transacción económica en la sociedad, y es la manera de robar a toda la sociedad en su conjunto, de una sola vez. Aquel que guarda el excedente del fruto de su trabajo, en forma de dinero, es robado si, cuando desea utilizar ese dinero, su valor no es el mismo que cuando lo guardó. Eso está pasando ahora en los Estados Unidos (y en todo occidente) por supuesto, y se llama inflación.

En los tiempos de la Revolución Americana, el poder financiero de los Rothschild en Europa y especialmente en Inglaterra, era enorme. El impuesto de los sellos y otras medidas opresivas que ayudaron a disparar la revolución en América tenían la firma de Rey Jorge, pero se originaron en la casa de los Rothschild. La revolución americana liberó a las primeras colonias americanas del control monetario de los Rothschild.

Los creadores de la Constitución de los Estados Unidos entendían bien los peligros de una emisión de dinero corrupta y privatizada. Por lo tanto rehusaron aprobar la creación de cualquier tipo de banco central privado. En su lugar, dieron al Congreso de los Estados Unidos el deber constitucional de emitir y regular el dinero de la nación. La teoría era que puesto que el Congreso representa a todas las personas, el control de nuestro dinero por parte del congreso era la manera más honesta y equitativa posible.

A partir de ese momento, y hasta principios del siglo XX, hubieron repetidos intentos por parte de los Rothschild para restablecer el poder monetario perdido en América, ya fuera directa o indirectamente. Un ejemplo fue el Banco de los Estados Unidos, cuyo otorgamiento fue cancelado por el Presidente Andrew Jackson en 1832. De la misma forma los motivos que llevaron a la Guerra Civil no eran solamente cuestiones de esclavitud, y derechos de los estados, sino que también existía una fuerte lucha por el control de la emisión del dinero. Pero una vez más el intento resultó fallido, gracias en parte a la intervención de la fuerza naval rusa en un momento crítico de la guerra, que impidió que Inglaterra y Francia desmembraran a los Estados Unidos mientras estaban en guerra civil.

Debido a este acto, Rusia fue marcada para su destrucción por parte de los intereses Rothschild. También se decidió que la mejor forma de recuperar el control sobre el dinero de los Estados Unidos, era desde dentro del propio país. Para tal fin los Rothschild ofrecieron su apoyo a varios grupos prometedores dentro de los Estados Unidos, iniciando así la era de “los barones ladrones.”

De dentro de este grupo, los Rockefeller pronto sobresalieron por encima de los demás. En 1913 los Rothschild finalmente obtuvieron la creación de aquello que habían estado buscando en los Estados Unidos: la privatización de su sistema bancario central, mediante el llamado Sistema de Reserva Federal. Se trataba de una empresa en común con la muy importante participación de los cada vez más poderosos intereses Rockefeller (de hecho tuvieron un papel de liderazgo tanto en su creación como en su desarrollo) . Pero al menos los Rothschild tenían finalmente de nuevo “el pie en la puerta” para volver a tomar el control de la emisión de dinero en  los Estados Unidos. En 1917 los Rothschild alcanzaron su otra meta, la destrucción de la Rusia cristiana, por medio de la revolución bolchevique. Como en el caso del Sistema de Reserva Federal, el concepto básico estuvo inspirado por los Rothschild … pero fue el músculo de los Rockefeller el que llevó el plan al éxito. Habiendo empezado como protegidos de los Rothschild, el estatus de los Rockefeller se había elevado ya al estado de “socios”. Y durante las décadas siguientes, especialmente después de la Segunda Guerra Mundial, los Rockefeller siguieron creciendo hasta llegar a eclipsar el poder de los Rothschild en el escenario mundial. Esa situación se mantuvo hasta finales de los años 70. Ahora, con el colapso de la familia Rockefeller y de su dinastía, el equilibrio entre las facciones Rockefeller y Rothschild está en un estado de cambio continuo, con ambas facciones en lucha constante por conseguir una nueva supremacía sobre su rival.

El Sistema de Reserva Federal fue vendido al gran público como una precaución para mejorar la estabilidad económica. Pero los registros históricos demuestran que el crash del mercado de valores de 1929 y la Gran Depresión subsiguiente fueron ocasionadas en gran medida por las acciones deliberadas de la Reserva Federal. El gran crecimiento del mercado de los años 20 fue puesto en movimiento y mantenido por más de una década por medio del acceso fácil al crédito. En 1929 la enorme torre del mercado de valores descansaba sobre unos inestables cimientos de crédito (lo que es lo mismo que decir “deuda”). Entonces la Junta de la Reserva Federal destruyó esos cimientos en cuestión de algunos meses mediante una contracción severa del acceso al crédito. La excusa que se dio estaba diseñada para que sonara como una buena idea a los oídos el público : acabar con la especulación. Pero el efecto real y predecible era que grandes cantidades de inversores se vieron incapaces de cubrir sus operaciones diarias con el crédito que antes estaba disponible, lo cual les obligó a vender de forma forzada los valores que tenían en cartera para obtener liquidez (dinero en efectivo). La venta de valores provocó una bajada de precios que retroalimentó más la venta de valores, mientras que la Junta de la Reserva Federal no hizo nada para frenar la caída. El mercado de valores colapsó.

Habiendo puesto el desastre económico en movimiento, la Junta de la Reserva Federal se aseguró de que se convirtiera en una depresión generalizada. Esto no sucedió por el colapso del mercado de valores, sino por el colapso del sistema bancario americano que vino después. Uno de los objetivos principales del Sistema de la Reserva Federal es la preservación de la estabilidad bancaria, pudiendo actuar como prestador de último recurso (entre otras cosas) para prevenir que un problema bancario localizado se expanda. Pero a principios de los años 30, un gran banco, el United States Bank of New York, colapsó mientras el Sistema de la Reserva Federal rechazaba impasible alzar un dedo para ayudarle. Esto creó un reacción en cadena en la que otros bancos cayeron, los cuales arrastraron a otros, etc. El Sistema de Reserva Federal, lejos de evitar este proceso, fue responsable de ponerlo en marcha y de no intervenir después, a medida que progresaba. Esto sumió a los Estados Unidos y posteriormente al mundo entero en la Gran Depresión de los años 30.

Para la mayoría de la gente una depresión económica es un desastre sin paliativos. Es difícil imaginar que alguien pueda beneficiarse de algo así, mucho menos imaginar que fuera creada de forma deliberada. Pero para los controladores del dinero y para sus ricos aliados, la Gran Depresión trajo enormes oportunidades para incrementar su riqueza y poder. Sabiendo lo que iba a venir, pudieron evitar las enormes pérdidas financieras que afectaron a todos los demás. Después, en la profundidad de la depresión, estuvieron en posición de comprar empresas, inmuebles y otros bienes, por un precio ridículo. Cuando la economía se recuperó algunos años más tarde, estas adquisiciones recuperaron su valor original reportando enormes beneficios a sus nuevos dueños.

Irónicamente, al utilizar el control sobre el dinero para hundir la economía de los Estados Unidos, los cambistas dejaron preparada la situación para una expansión de su poder aun mayor sobre el sistema monetario de los Estados Unidos. Cuando el presidente Franklin D. Roosevelt accedió al cargo en 1933 inició una serie de movimientos, empezando con la declaración de un día festivo para los bancos. En ese día los Estados Unidos fueron sacados del standard oro en el que estaban hasta ese momento. Los americanos fueron obligados por ley a entregar todas sus posesiones de oro al estado. Se emitieron títulos respaldados por este oro, y estos títulos fueron entregados (como regalo!!) al Sistema de Reserva Federal. Sin embargo, el Sistema de Reserva Federal no tenía ninguna necesidad de perder tiempo y dinero en la gestión y el cuidado del oro físico que ahora poseía, ya que el Departamento del Tesoro fue el encargado de custodiar físicamente el oro.

El Sistema de Reserva Federal fue más libre que nunca para manipular la economía americana mediante la impresión de papel y el control del crédito. Su libertad crecía constantemente con los años, a medida que el dolar era respaldado cada vez por menos oro. En 1968 el presidente Johnson firmó el decreto que retiraba el restante  25% de oro requerido en aquel momento como respaldo para un dólar. En 1971 el presidente Nixon cerró la ventana internacional de oro, cancelando la emisión de deuda internacional respaldada en el oro. Esto convirtió al dolar americano en un simple papel, totalmente divorciado del oro o de cualquier otra cosa con un valor intrínseco. Esta era una situación ideal para los que controlan el dinero, implementada para poder manipular y enriquecerse aún más a costa de los otros. Puesto que el dólar ha sido la moneda de reserva mundial desde 1944, esto significa que todas las personas en el planeta son víctimas de la manipulación del dólar de los Estados Unidos, manipulación que se sigue llevando a cabo en estos momentos.

Desde 1971 en adelante, la inflación ha sido un problema cada vez mayor en los Estados Unidos y por lo tanto también en el mundo entero. Cada vez que la inflación se reduce de forma temporal, lo hace a causa de un aumento del desempleo y de un decaimiento de la actividad económica. Cuando la economía se recupera la inflación pronto despega hacia nuevos y más altos niveles. La Junta de la Reserva Federal, proclamando (al igual que en 1929) que actúa en el nombre y el interés de todos, responde con nuevas tasas de interés que alcanzan nuevas cotas históricas. De nuevo, el desempleo se dispara sin siquiera haberse restablecido desde el ciclo anterior. Ciclo trasciclo, la inflación y la estagnación (la pérdida de valor del dinero) ambas se ponen cada vez peor. El equilibrio entre estas dos condiciones oscila yendo de una a otra, pero tanto la inflación como la estagnación están con nosotros continua y simultáneamente. Estamos atrapados en la era de la “stagflacion” (inflación sin crecimiento) prevista por el Dr. Beter en su libro de 1973, “La Conspiración Contra el Dólar.

El desmoronamiento de la una vez poderosa economía de los Estados Unidos es una consecuencia directa, intencionalmente buscada, dentro del proceso actualmente en curso de destrucción del dólar. Vendrá el tiempo en el que el dólar colapsará y con él la economía de los Estados Unidos y gran parte del mundo tal y como lo conocemos. En ese punto se tendrá que hacer lo mismo que se ha hecho siempre cuando otras monedas han colapsado. Tendrá que haber una nueva moneda (un nuevo dólar) con algo detrás que le respalde para restaurar la confianza. El bien comúnmente aceptado de forma universal, como base para una confianza económica, durante miles de años, es el oro. Y así, el oro tendrá que utilizarse para conformar un nuevo sistema estable de divisas internacionales, incluyendo un nuevo dólar.

Mientras tanto sobrevendrá un periodo de turbulencias monetarias internacionales durante el cual sólo el oro o monedas respaldadas fuertemente por el oro serán dignas de confianza. Durante ese periodo de tiempo, los bienes valorados en dólares perderán su valor, como ya está pasando actualmente, solo que a un ritmo mayor que el actual. Aquellos que se han apoderado de las reservas de oro del planeta, estarán en una posición perfecta para expandir enormemente sus propios negocios y su poder. Y contrariamente a lo que dicen los libros oficiales del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos y el Sistema de Reserva Federal, la reserva de oro de los Estados Unidos ha sido misteriosamente sustraída. Empezó en 1961 con el acuerdo llamado “London Gold Pool Agreement” : durante siete años enormes cargamentos de oro de los Estados Unidos fueron sacados de Fort Knox y otros depósitos y enviados al otro lado del océano. Adicionalmente, han habido envíos secretos de oro que no aparecen en los registros oficiales.

A través del control y de la manipulación del dinero (en concreto sobre el dólar de los Estados Unidos) los cambistas están robando enormes sumas de lo que incontables millones han trabajado duramente para producir. Y de la misma forma que hicieron en 1929 y después, están de nuevo posicionándose para desatar un nuevo desastre económico mundial.

7- Militares : Las armas y los planes secretos para el Armagedón

Para la mayoría de las personas la guerra es uno de los mayores males que le puede suceder a la humanidad … y aun y así seguimos teniendo guerras. Para aquellos que dirigen las naciones, la guerra es una herramienta de poder que se utiliza de forma deliberada. La guerra puede utilizarse por razones externas, como puede ser para ampliar la extensión geográfica del poder de una nación. Más importante todavía, la guerra es la excusa perfecta para que un gobierno pueda aumentar los controles sobre su propia gente. Con el cuento de “por su seguridad” o en nombre de “la seguridad nacional” el gobierno puede hacer creer a las personas que un nivel de control dictatorial es necesario “por su propio bien”.

Estos principios se encuentran entre aquellos expuestos hace siglos por Maquiavelo, quien recomendaba a todos los gobernantes la utilización regular de las guerras como una herramienta de poder. Pero a inicios del siglo XX, los Carnegie, Rockefeller y otros aliados del momento soñaron con un mundo en el que su poder sería absoluto y asegurado de forma permanente. Sería un mundo en paz, la paz de un mundo en sus manos. Juntos dieron forma a un “compromiso” para establecer un eventual “gobierno mundial” (“One World Government”).

Para liderar este proceso se creó una institución, por supuesto libre de impuestos : la “Carnegie Endowment for International Peace”. Para conseguir atraer la paz visualizada en la forma de un único gobierno mundial, estaba claro que las vidas de los americanos, así como la de otras personas del mundo, debían sufrir grandes cambios. Varios años antes de la Primera Guerra Mundial los representantes de esta institución dedicaron un año a debatir sobre la siguiente cuestión: “¿Hay algún medio conocido por el hombre que sea más efectivo que la guerra, que pueda cambiar el estilo de vida de una nación entera?” Su conclusión fue que la respuesta era : “No”.

Y así, para empezar a implementar los cambios necesarios según el compromiso a largo plazo de un único gobierno mundial, de alguna forma los Estados Unidos tenían que ser llevados a la guerra. Los representantes debatieron de que formas podía lograrse esta acción y concluyeron que sería necesario controlar la maquinaria de la política exterior de los Estados Unidos. Esto implicaba que se tenía que establecer un control sobre el Departamento de Estado.

En unos pocos años, los frutos de éstas deliberaciones empezaron a tomar forma en las acciones de los Estados Unidos. El presidente Woodrow Wilson ganó la re-elección a presidente en 1916 con el lema, “Él nos mantuvo fuera de la guerra”, y después, rápidamente, llevó a los Estados Unidos a entrar en la Primera Guerra Mundial. Por lo menos en una ocasión los representantes del “Carnegie Endowment for International Peace” enviaron un telegrama al Presidente Wilson requiriéndole a que no dejara que la implicación de los Estados Unidos en la guerra terminara demasiado pronto. Los cambios que tanto deseaban ver en la vida de los americanos empezaban a tener lugar.

La Segunda Guerra Mundial, la guerra de Korea y la Guerra de Vietnam fueron todas orquestada para servir a los designios del compromiso a largo plazo de un único gobierno mundial. Pero durante las décadas posteriores al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, un factor imprevisto por los firmantes del compromiso de un único gobierno mundial fue creciendo en importancia. Este factor era el rápido desarrollo de la tecnología de armamento. Empezando con la bomba atómica, el armamento avanzaba en formas imposibles de soñar en los primeros años del siglo XX. Y estas nuevas capacidades tecnológicas han jugado un rol importante en el progresivo colapso del compromiso de un único gobierno mundial, y tal como fue planeado originalmente.

En 1960 los científicos americanos inventaron el rayo láser, un dispositivo que produce un intenso y estrecho rayo de luz. Los primeros láser eran un tanto rudimentarios y no muy poderosos, pero a través de los estudios teóricos se veía claro que algún día las armas de laser serían posibles. También se estudiaron otros tipos de armas de rayos, aún más devastadores que el laser.

De pronto, había un error fatal en el compromiso hacia un único gobierno mundial. El error era que se había planteado sólo un mundo (la Tierra) como el escenario único de toda la actividad humana. Esto estaba empezando a cambiar … porque la humanidad estaba empezando la conquista del espacio. En 1957, tres años antes de la invención del láser, el primer satélite terrestre creado por el hombre era puesto en órbita por la Unión Soviética, era el Sputnik I. El honor de ser la primera nación en la historia en poder hacerlo había sido concedido a la Unión Soviética, si bien los Estados Unidos tenían la capacidad para haberlo hecho primero. El programa espacial soviético estaba mucho más adelantado que el de los Estados Unidos cuando en 1960, la invención del láser añadió una súbita urgencia a la carrera espacial. El rayo de un láser u otro tipo de arma de rayos, puede viajar a través del espacio a la velocidad de la luz para impactar en un blanco distante un millón de kilómetros, en cuestión de segundos. De pronto, la luna se había convertido en un preciado bien militar : aquel que controlase la luna podría, algún día, mediante el armamento láser o similar, utilizarla como base militar capaz de controlar la Tierra.

En 1961 los cuatro hermanos Rockefeller iniciaron un elaborado y doblemente audaz programa para la dominación del mundo, en el cual el control de la luna era la clave principal. Por un lado, los Estados Unidos se embarcarían en un programa de supuesto desarme, reduciendo poco a poco el poder de las fuerzas militares visibles de los Estados Unidos. Pero por el otro lado, se pondría un gran énfasis en el desarrollo de nuevas armas secretas más avanzadas, desconocidas para el público y en gran medida también desconocidas para el propio Congreso. Y, bajo el disfraz de un gran aventura, la luna pronto sería tomada para propósitos militares no admitidos abiertamente, a través del proyecto Apolo.

Los cuatro hermanos Rockefeller tenían en mente una eventual traición hacia su aliado secreto, la Unión Soviética, en la programada guerra nuclear que tenía que llegar. Mediante la toma de control de la luna y la instalación de devastadoras armas de rayos, esperaban emerger como los gobernantes finales y absolutos del mundo.

En mayo de 1961, el presidente John F. Kennedy anunció que los Estados Unidos harían aterrizar un hombre en la luna y regresar seguro a la Tierra antes del final de la década. Así se dio comienzo a un programa diez veces más grande que el proyecto Manhattan que desarrolló la bomba atómica durante la Segunda Guerra Mundial. Era demasiado grande para ocultarlo, así que su naturaleza militar fue encubierta con un constante resplandor de publicidad que lo retrataba como a un pájaro alzándose a recoger algunas rocas lunares. Y tuvo éxito.

Cuando en julio de 1969 Neil Armstrong dejó las primeras huellas del hombre en la luna, el evento fue una sensación en el mundo entero. Pasados tres años, el evento se había vuelto lo bastante rutinario para el público como para poder retirar el programa americano lunar de la vista pública. El último vuelo lunar públicamente admitido fue el Apolo 17, en diciembre de 1972. Después, a medida que el público norteamericano se encontraba más y más absorbido por el escándalo Watergate y otros asuntos, el programa lunar de los Estados Unidos continuó en secreto desde una nueva base : la isla de Diego García, en el océano índico. Allí se utilizaron diferentes formas de lanzamiento, incluyendo a la estación espacial Skylab en calidad de estación intermediaria de camino a la luna.

Mientras sucedía todo esto, sucesos inesperados se desarrollaban en la Unión Soviética : la progresiva expulsión de los bolcheviques de los centros de poder se estaba acelerando. A mediados de los años 60 los nuevos gobernantes del Kremlin sabían del plan de traición de los Rockefeller hacía la Unión Soviética y de la guerra nuclear preparada y por venir. También ellos se preparaban para someter a los hermanos Rockefeller mediante su propia traición.

A mediados de los años 70, los representantes de las mayores fundaciones libres de impuestos de la órbita Rockefeller se mostraban cada vez más inquietos. Se multiplicaban las señales que indicaban que el compromiso en pro de un único gobierno mundial, acordado dos generaciones atrás, se había salido del las guías. Y tenían razón.

En el verano de 1976 el Dr. Beter informó de una crisis de grandes proporciones la cual, a fecha de hoy, no ha sido hecha pública oficialmente. Esta fue la crisis de los Misiles Submarinos, en la cual la Marina Soviética estaba plantando pequeños misiles de corto alcance con cabezas nucleares, y capacidad de lanzamiento submarino, dentro de aguas territoriales de los Estados Unidos. Estaban ubicados cerca de sus objetivos, y preparados para ser disparados al momento mediante el envío de ordenes por satélite. En caso de disparo, habrían destruido objetivos cercanos a la costa con, esencialmente, un tiempo de preaviso cero : el “primer golpe” perfecto. Fueron plantados mediante pequeños mini submarinos, súper silenciosos, y con capacidad de absorción de la señal sónar, diseñados para entrar y salir de las aguas territoriales de los Estados Unidos sin ser detectados por las redes de defensa de sónar costeras.

La limitada exposición de esta crisis a través de los informes de audio del Dr. Beter permitieron que el General George S. Brown, entonces presidente de la “Joint Chiefs of Staff”, tomara acción. Por encima de las protestas del por entonces Secretario de Estado Henry Kissinger, el General Brown persuadió al presidente Gerald Ford para que le permitiera a la Marina de los Estados Unidos retirar los misiles. En septiembre de 1976 el Dr. Beter y uno de sus asociados tuvieron una reunión con el General Brown en su oficina del Pentágono para discutir sobre la crisis. En esa reunión el Dr. Beter le ofreció al General Brown las localizaciones de un segundo grupo de misiles submarinos soviéticos. Esta información no estaba disponible para el General Brown debido a un “salto” en los circuitos de información de inteligencia introducido por Kissinger en relación a la antigua alianza Rockefeller – Soviéticos.

La exposición del programa de colocación de los misiles soviéticos eliminó el crucial elemento sorpresa y ayudo a impedir la guerra en aquel momento. Aun y así, el General Brown fue pronto retirado del cargo como parte de un intento desesperado de los Rockefeller por restaurar la antigua alianza Rockefeller- Unión Soviética, y muchos misiles soviéticos nunca fueron retirados de las aguas de los Estados Unidos.

A medida que la crisis por los misiles submarinos soviéticos pasaba, el Dr. Beter fue informado de la presencia de otros misiles también ubicados bajo el mar. Estos habían sido posicionados antes y no eran soviéticos, sino americanos. Violando los tratados internacionales, los Estados Unidos habían plantado enormes misiles de múltiples cabezas en el suelo del océano Atlántico y en el océano Pacífico, apuntando a la Unión Soviética.

Los nuevos gobernantes del Kremlin manejaron los tiempos, permitiendo que los cuatro hermanos Rockefeller se convencieran a si mismos de que estaban teniendo éxito en recuperar la antigua alianza. Pero al mismo tiempo se estaba expulsando a los bolcheviques fuera del Kremlin y de otros puestos de poder de alto nivel en Rusia. En paralelo se estaban terminando los preparativos para una sorpresa muchas veces más decisiva que la crisis de los Misiles Submarinos.

A medida que se aproximaba el otoño de 1977, el armamento de rayos de partículas de los Estados Unidos se acercaba a su nivel operacional, en una base militar secreta alojada en el cráter lunar Copérnico. Pero en la noche de “Harvest Moon” (en español luna de la cosecha, la luna llena más cercana al equinoccio de otoño) el 27 de septiembre de 1977, la base fue atacada por la Unión Soviética y puesta fuera de funcionamiento. Durante 10 años los rusos habían estado desarrollando sin descanso un programa para el desarrollo de una familia de armamento de rayos de partículas, capaces de disparar partículas subatómicas hacia un objetivo a la velocidad de la luz. Un arma de rayos de neutrones, disparada y controlada desde un satélite en órbita, mató a todos los astronautas de la base lunar de los Estados Unidos. El satélite ruso fue parcialmente dañado durante el combate. Se trataba del satélite nuclear Cosmos 954, que cuatro meses después causó gran sensación a nivel mundial al caer a tierra en el norte de Canadá. No se trató de una caída, sino un aterrizaje de emergencia.

La desaparición de la base secreta de los Estados Unidos en la luna fue el principio de una rápida toma de posesión militar del espacio por parte de la Unión Soviética. Durante los meses finales de 1977, la Unión Soviética desplegó una triada de armamento estratégico espacial, contra las cuales los Estados Unidos no tenían respuesta. Primero vino el exterminador de satélites “Cosmos Interceptor”, armado con rayos de partículas capaz de eliminar otros satélites. Las “cosmos interceptor” empezaron dando caza y destruyendo todos los satélites espías americanos y los satélites de alerta temprana, uno a uno. En cuestión de unos 6 meses, hacia la primavera de 1978, los rusos habían terminado el trabajo. Mientras tanto, los nuevos gobernantes de Rusia solicitaban a los Estados Unidos que empezaran a rendir sus armas por medio del acuerdo SALT II o bien se arriesgaran a terribles consecuencias no especificadas. Estas circunstancias llevaron a una desesperada misión de inteligencia en abril de 1978, en la que un avión de pasajeros coreano sobrevoló el espacio aéreo militar más sensible de la Unión Soviética. Los cazas rusos forzaron al avión a aterrizar pero sólo después de que el equipo especial que llevaba montado informara por radio datos vitales del estado de alerta soviético a los receptores de la CIA.

Además de los espías satélites americanos, el Cosmos Interceptor también se encargó de destruir la estación espacial Skylab, a mediados de octubre de 1977, con el objetivo de bloquear cualquier nuevo intento de los americanos de regresar a la luna. El Skylab finalizó sus días envuelto en una gigante bola de fuego vista sobre gran parte de los Estados Unidos, el 18 de octubre de 1977. La NASA esperó una semana hasta que todas las inquietantes preguntas sobre la misteriosa bola de fuego gigante se extinguieran con el tiempo, y entonces dio inicio a un prolongado proyecto de encubrimiento, en el cual se informaba que el Skylab estaba saliéndose de órbita sin explicación. Este engaño fue seguido de principio a fin por los informes de audio del Dr. Beter.

El segundo eje de la triada espacial rusa fue desplegado y probado inicialmente en octubre y noviembre de 1977. Consiste en una red de armamento de rayos de partículas de alta potencia, ubicada en la luna y dirigida hacia la Tierra. La primera prueba se llevó a cabo en noviembre de 1977, aprovechando la cobertura que ofrecía un ciclón presente en la bahía de Bengala. Las armas de rayos de partículas produjeron un gigantesco doble flash. Debido aparentemente a un error en la sincronización de esta primera prueba, crearon también una gran ola que salió del ciclón y se dirigió sin aviso a la costa, inundando grandes áreas de la costa sudeste de la India. A partir de ese momento, las armas lunares de rayos de partículas se han disparado solo hacía objetivos bien entrados en el mar, para propósitos de modificación del clima.

El Dr. Beter informó por primera vez de la característica del doble flash luminoso producido por el armamento de rayos de partículas en la luna, a finales de 1977. Casi dos años más tarde, un viejo satélite Vela americano detectó uno de estos episodios de doble flash en el atlántico sur. Esto dio origen a rumores en los que Israel habría probado una bomba atómica en ese área, con la ayuda de Suráfrica, puesto que las armas nucleares producen un efecto similar de doble flash. Pero las armas nucleares producen también varios tipos adicionales de radiación junto con el doble flash, y ninguna de ellas estaba presente en el suceso del atlántico sur. Lo que el satélite detectó accidentalmente fue la prueba de una nueva técnica para generar tormentas artificiales, la cual el Dr. Beter describió en detalle en febrero de 1980. Desde entonces, estas tormentas artificiales se han utilizado repetidamente en forma de armas climáticas.

El tercer eje de la “triada espacial” rusa consiste en una flota de plataformas flotantes electrogravitatorias llamadas “cosmosferas.” Estas podrían haber sido desarrolladas por los Estados Unidos, ya que a principios de los años 60, el general Thomas Power (por entonces comandante del “Strategic Air Command”) y otros urgieron un desarrollo en esta dirección. Sin embargo, todos los huevos espaciales americanos se pusieron dentro de la cesta del proyecto lunar Apolo. Mientras tanto, la Unión Soviética seguía adelante con el desarrollo de estas plataformas, y en diciembre de 1977 se dio inicio a su despliegue operacional. Durante varios meses anunciaron su presencia generando inquietud en la población de la costa este de los Estados Unidos mediante la creación de misteriosos choques sónicos gigantes. Hicieron esto al dirigir sus potentes armas de rayos de partículas hacia la atmósfera, de forma desenfocada, causando que el aire explotara. Los choques sónicos eran un intento de intimidar al gobierno de los Estados Unidos, aunque no consiguieron mucho en este aspecto. Tras unos meses, los choques sónicos cesaron.

Hoy en día las cosmosferas rusas patrullan regularmente a elevada altitud, sobre todo tipo de objetivos estratégicos americanos. Están especialmente atentos a las bases de ICBM (“Inter Continental Balistic Misils”), listas para, en caso de guerra, utilizar sus rayos de partículas para destruir los misiles en el momento de su lanzamiento.

Los actuales programas de armamento estratégico de los Estados Unidos están orientados prioritariamente a intentar contrarrestar el armamento secreto soviético que hemos llamado la “Triada Espacial”. Los nuevos dirigentes de Rusia no han hecho público todavía la existencia de estas armas, pues son muy conscientes que hacerlo precipitaría una propaganda desastrosa. Del mismo modo, los dirigentes de los Estados Unidos no se atreven a admitir públicamente la existencia de este tipo de armamento, en manos de los rusos pero no de los americanos. Los dirigentes americanos temen la reacción del público, que podría ir desde el pánico hasta la ira por la distancia que separa al programa espacial americano del ruso, o directamente a la rabia por haber sido mentidos hasta la fecha. También el Congreso, habiendo sido ampliamente manipulado y mantenido sin información podría volverse ingobernable en extremo.

Y así, mientras estos programas de potente armamento han estado en marcha desde principios de 1978, se mantienen escondidos, o su verdadera naturaleza se mantiene encubierta. Una amplia gama de armas están involucradas en estos programas, desde lásers de alta potencia con nuevos sistemas de selección de objetivos por infrarrojo, hasta la reutilización de misiles balísticos intercontinentales del tipo Titán II para bombardeos desde órbitas fraccionarias con bombas de cobalto de alto rendimiento del tipo “fin del mundo” en sus cabezas.

No es práctico revisar todos estos desarrollos informados por el Dr. Beter en esta sección “a vista de pájaro” de los informes. En vez de ello, la situación básica puede ilustrarse considerando solo dos de estos programas de armas: el del misil MX y el programa de avión invisible “Stealth”. Las justificaciones oficiales para estos programas están siempre arropadas por la existencia de armas rusas ampliamente conocidas, principalmente los grandes misiles rusos. Pero estas justificaciones nunca acaban de encajar perfectamente porque no son la verdad. Como resultado, controversias y preguntas siempre se mantienen girando alrededor de estos programas. A medida que las antiguas justificaciones se desmoronan, se añaden nuevas que tampoco acaban de encajar. Solo cuando se sabe la verdad acerca de la “triada espacial” rusa, entonces empieza a tomar sentido el programa de armamento americano. No es un sentido placentero, pero es un sentido.

En junio de 1980, el Dr. Beter describió en detalle el contenido del programa MX. El gran misil MX tiene en sí mismo poca importancia, pero el programa MX está siendo utilizado como paraguas bajo el cual se está financiando y desplegando otro sistema de misiles completamente secreto.  El Dr. Beter informó que la controversia alrededor de las propuestas sobre la urgencia de un sistema de bases móviles para el MX era sólo un pararrayos dispuesto para atraer la atención y alejarla del despliegue del verdadero misil móvil de los Estados Unidos. Se trata es un misil mucho más pequeño, denominado Minuteman TX. Fue desarrollado casi completamente con materiales de stock, y está desplegado sobre las vías de ferrocarril americanas, a bordo de vagones especiales. El Dr. Beter describió las características de estos singulares vagones y posteriormente varios oyentes los vieron y tomaron fotografías que fueron publicadas en un boletín especial para los oyentes de los informes.

En octubre de 1981, el Presidente Reagan sorprendió a muchas personas al anunciar que, después de todo, el misil MX no se haría móvil. El ridículo planteamiento de la “urgencia” ya había cumplido su propósito, que era el engaño, y fue dejado caer. La controversia ha continuado, pero el programa MX continua vivo. A principios de 1983, después del fin de los informes de audio, el concepto de pequeños misiles móviles fue el ingrediente principal en las recomendaciones públicas de la “Scowcroft Commision on Strategic Nuclear Forces”. Supuestamente, unos misiles móviles tan pequeños, cuyo nombre era “Midgetman”, no podrían ser desplegados hasta principios de los años 90. Pero en la actualidad, ese tipo de misil ya está desplegado … el Minuteman MX. Su principal ventaja no tiene nada que ver con la tan cacareada amenaza de “primer impacto” de los ICBM rusos. Por el contrario, el despliegue de grandes cantidades de los diminutos Minuteman MX tiene como objetivo hacer imposible que la flota de cosmosferas rusas puedan mantener un control de la ubicación de todos ellos. Y tal y como detalló el Dr. Beter a lo largo de varios informes, la flota de misiles móviles Minuteman TX no está diseñada solo para sobrevivir a un hipotético “primer impacto” nuclear soviético. Por el contrario, el plan de los bolcheviques del Pentágono es utilizarlos como bastión principal para un eventual “primer ataque” de los Estados Unidos sobre Rusia.

El otro ejemplo a considerar es el programa “Stealth.” Este es un programa con muchas facetas, que actualmente engloba no solo aviones, sino también una categoría altamente secreta de barcos de guerra con sus propias bases especiales. Poco después de que el Dr. Beter informara de la existencia de estas bases especiales en la primavera de 1982, se organizó un conflicto naval en el hemisferio sur. La parte visible de este conflicto se denominó la Guerra de las Malvinas.

Dentro del programa de avión sigiloso “Stealth”, el desarrollo más radical y prometedor es el del “avión fantasma de combate”. Revelado por primera vez por el Dr. Beter en la primavera de 1982, el avión fantasma de combate es un avance tan radical en esta era de computadoras, como la bomba atómica lo fue en la era de las máquinas sumadoras y de las reglas para calcular. Mediante la utilización de potentes técnicas de computación, la teoría semi acabada de campo unificado de Einstein ha sido utilizada para diseñar equipos de campo electromagnético superconductor, capaces de “doblar” los rayos de la luz. Montado sobre un avión, este equipo crea una zona alrededor del mismo dentro de la cual la luz no puede penetrar : en vez de ello, la luz fluye alrededor del avión como el agua fluye alrededor de una gran piedra en un río. El resultado es que en la distancia el avión es invisible, no solo para el radar, sino también para el ojo humano.

Los comentarios públicos acercas del programa “Stealth” se refieren solo a la capacidad de evadir el radar, no a la mucho más interesante capacidad de invisibilidad óptica. Una vez más, esto se hace para limitar las discusiones sobre estas armas a un nivel que no levante muchas sorpresas entre el público. Si las capacidades completas del avión fantasma se conocieran, empezarían a surgir preguntas del tipo ¿Para qué se necesita algo tan radical?

La respuesta está en las todavía secretas armas de rayos rusas. La característica más importante acerca del campo de invisibilidad de un avión de guerra fantasma, no es la invisibilidad óptica en sí, sino la protección que ofrece contra cualquier tipo de arma basada en rayos electromagnéticos.

Los bolcheviques que ahora controlan el Pentágono quieren utilizar todo este nuevo armamento para aplastar a la Unión Soviética de la que fueron expulsados. Han desarrollado elaborados planes, detallados en los informes del Dr. Beter, para implementar un “primer impacto” nuclear por parte de los Estados Unidos sobre Rusia. Las llamadas “falsas alarmas” nucleares han sido implementadas para probar su habilidad para disparar lo que después parecería como un guerra nuclear accidental. Las fuerzas nucleares de los Estados Unidos serían llevadas a creer que están respondiendo a un ataque, en vez de iniciando el primer ataque.

Los Estados Unidos permanecen bloqueados y alejados de cualquier presencia militar a gran escala en el espacio. Pero aun y así, unas pocas tareas militares y de reconocimiento deben ser llevadas a cabo desde el espacio para poder prepararse adecuadamente para la guerra. Por este motivo el Transbordador Espacial se está utilizando para tareas ocultas a la vista del público. El programa de transbordador espacial de la NASA es oficialmente un programa civil, pero tras el lanzamiento del primer transbordador, el director civil del programa fue cesado. Actualmente el director del programa del transbordador espacial es el General de la Fuerza Aérea James Abrahamson.

A menudo se comenta que el mundo actual vive bajo la amenaza de una Batalla del Armagedón (batalla del fin del mundo) la cual, por primera vez en la historia, puede desarrollar todo el apocalipsis descrito en la biblia. Lo que ya es menos conocido es la existencia de ciertas fuerzas satánicas las cuales están activamente planificando dicho conflicto y tratando de manifestarlo en la realidad. Y estas fuerzas se están aprovechando de la ingenuidad del ser humano para crear armamento al estilo de un Armagedón, impidiendo que el público esté informado.

8- Sumario

Al analizar las 80 cintas de cassette que contienen los informes, emerge una única imagen gigantesca. Lo más impactante de esta imagen es que incontables sucesos que aparecen en las noticias, aparentemente caóticos y sin relación entre sí, parece que no son tan caóticos después de todo. Por el contrario, todas esas noticias están relacionadas en su conjunto, ligadas entre sí por un número limitado de fuerzas que trabajan detrás de la escena pública. Una vez que sabes de la existencia de estas fuerzas, la persona es mucho más capaz de extraer el verdadero significado de los sucesos.

Tres son los grupos principales que luchan por el poder y la influencia mundial hoy en día. Como los icebergs, estos grupos permanecen visibles solo parcialmente, quedando su existencia en su mayor parte escondida. Estos grupos son el cartel Rockefeller relacionado con las grandes petroleras, los grandes negocios y los grandes bancos; el eje bolchevique-sionista; y los nuevos gobernantes del Kremlin en Rusia.

Las relaciones entre estos grupos han cambiado radicalmente en la última década. Los bolcheviques solían controlar la Unión Soviética, y mientras así fue, existió una alianza secreta entre ellos y el cartel Rockefeller. Pero han sido derrocados y expulsados de los niveles más altos del poder en Rusia por los nuevos gobernantes del Kremlin, una secta secreta de cristianos nativos de Rusia de ideología anti-bolchevique. Durante 1976 y 1977 los nuevos gobernantes de Rusia terminaron unilateralmente con la duradera alianza Rockefeller-Union Soviética, y con ella acabaron con los planes para la programada guerra nuclear, la cual era el camino para la creación de un único gobierno mundial. Los cuatro hermanos Rockefeller, entonces en control del cartel Rockefeller, acogieron a los bolcheviques expulsados de Rusia y los colocaron en puestos de poder en los Estados Unidos. Este fue un error fatal, que tuvo como consecuencia el derrocamiento de los cuatro hermanos Rockefeller a manos de los bolcheviques desde mediados de 1978 y principios de 1979. A partir de ese momento la batalla por el control del gobierno americano entre los bolcheviques y el reagrupado cartel Rockefeller se ha intensificado. Generalizando, podríamos decir que los bolcheviques han impuesto su política en los asuntos militares, mientras que el cartel Rockefeller tiene mayor poder sobre el mundo económico. Desde principios de 1982, ha habido un limitado acuerdo “quid-pro-quo” entre el cartel Rockefeller y el nuevo Kremlin, en contra su común enemigo, los bolcheviques. Mientras tanto, los fuertes vínculos existentes entre los bolcheviques de los Estados Unidos y los gobernantes sionistas de Israel han dado lugar a una junta militar secreta, el Eje Bolchevique-Sionista más orientado hacia la guerra.

La política, la economía y las relaciones internacionales (incluyendo la guerra) están siendo constantemente utilizadas por estas facciones del poder mundial mientras luchan la una contra la otra. Las manipulaciones económicas, las maniobras de inteligencia encubiertas, y la proliferación de armamento secreto son características de esta lucha. Pero tal y como el Dr. Beter deja claro en sus informes, la principal lucha es una lucha espiritual.

El Dr. Beter finalizó su serie de informes en noviembre de 1982, debido a un deterioro en su salud. Los sucesos que han acontecido desde entonces están fuera del alcance de este compendio. Aun y así, salteadas a lo largo de los informes, se encuentran múltiples discusiones acerca de planes y sucesos todavía en gestación, y conocer estos planes puede ayudar a obtener claves para interpretar el significado de los sucesos que aún están por venir. Más allá de esto, el pasado es siempre un prólogo del futuro. Al estudiar los múltiples sucesos ocurridos durante los siete singulares años que abarcan los informes del Dr. Beter, uno puede aprender mucho acerca de las fuerzas invisibles que todavía operan en nuestro mundo.

Breve biografía del Dr. Beter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: