Dialogos sin sentido 3 – ¡Creo, Creo! ¿Qué crees?

– ¡Yo no me creo nada !

– Vaya, me alegro

– Sí, de pequeño creia en el niño Jesus, y esas cosas, pero ahora de mayor, ya no. ¡¡Pero me sorprendo de que aun haya tanta gente que creen en estas cosas !!

– ¿En qué cosas?

– Ya sabes, la religión. La religión ha hecho mucho daño, pero ahora ya sabemos que no es cierto. Que no hay Dios,  y que todo es un cuento para manipular a las personas.

– Entiendo. ¿Y tu has llegado a saber cómo se manipulaba a las personas mediante las creencias?

– Pues claro. A través de la religión se transmitían a las personas ideas que no eran ciertas, pero que las personas creían que eran ciertas. Estas ideas servían como mecanismos de control sobre las personas.

– ¿Tienes algun ejemplo?

-Por ejemplo …. hmmm … el cielo y el infierno. La ‘idea’ es que hay un cielo y un infierno, y si eres bueno irás al cielo y si eres malo al infierno. Después viene todo el tema de lo que hay que hacer para ser bueno (pagar impuestos, ir a misa, respetar a la Iglesia, …)

– Vaya  ¿Y por qué la gente se creían esas ideas?

– Pues … no sé. La verdad es que es tan claro que son falsas, que no entiendo como alguien se las puede creer. Ni ahora ni antes.

– Anda, haz un esfuerzo. Intenta ponerte en la piel de un ‘creyente’, a ver si podemos ver el motivo por el que se creen todo esto.

– Vamos a ver … dejame imaginar … supongo que se lo creen porque las personas que hablan les infunden un respeto. El cura, el obispo … son personas ‘respetables’, …  hmmm …  no, mejor dicho, para el oyente son personas respetables. Eso infundía a sus palabras un halo de credibilidad.

– Pero si es tan evidente que no es cierto …  ¿como podía la persona dar más credibilidad a las palabras de otro que a su propio criterio?

– Increible ¿verdad?. Por suerte hoy en dia vivimos en una era de luz, donde la ciencia nos ha sacado de todas estas tinieblas y mentiras que mantuvieron a nuestros padres en la oscuridad.

– Entiendo. Y tu no crees en nada ¿verdad?

– Por supuesto que no.

– Sin embargo me ha parecido entender que tienes una cierta confianza en la ciencia.

– Sí. claro. La ciencia nos ha hecho ver las falsedades que nos contaban antes. Ni existe elcielo, ni existe el infierno. Dios no puede ser ‘tres en uno’, cuando te mueres te mueres …

– Entiendo. Y eso de que ‘cuando te mueres, te mueres’, ¿lo has experimentado por tí mismo?

– Pues no. Pero es que es muy claro que es así.

– Tan claro, tan claro … pero el hecho es que no lo sabes.

– ¿Qué insinuas?

– No insinuo. Me limito a apuntar que no lo sabes.

– Bueno, no he tenido la experiencia, pero es evidente que nadie ha vuelto de la muerte.

– Eso no significa que no haya nada. Tambien puede ser que se esté mejor ‘allí’ que ‘aquí’, y por eso nadie vuelve 🙂

– Es una broma, ¿verdad?

– Sí, es una broma. Pero lo que no es una broma es el hecho de que no lo sabes.

– Es verdad, visto de esta forma, no lo sé. Pero es lo que creo.

– ¡¡Caramba !! ¿ Te has vuelto un creyente? ¡¡ Qué sorpresa !!!

– ¡¡No, no !!! No me malinterpretes. Yo creo que no hay nada después de la muerte, pero es porque, … porque…  porque no hay nada. Vaya, esta afirmacion suena un poco rara.

– Veo, veo.

– ¿Qué ves?

– Veo un creyente que no sabe que lo es.

– No, no. Los creyentes son gente inculta, sin formación, que se creen lo que otros dicen. Lo que yo digo está avalado por estudios de gente muy inteligente.

– Y esa gente tan inteligente, la de los estudios … ¿eres tu parte de ellos?

– No, yo no. Son otros.

– O sea, que te crees lo que dicen otros.

-¿Me estas chuleando? ¿O es que quieres un par de hostias? Porque es que parece que no quieras entender, y me estoy poniendo de mala sangre.

– Tranquilo amigo. No es mi intención molestarte. Si ahora no es el momento, quizás más adelante lo será.

– Me voy a tomar un café, mejor seguimos hablando más tarde, que ahora estoy un poco tenso.


[… Un par de horas más tarde …]

– Que tal, ¿cómo ha ido el café?

– Pues no he llegado a tomarmelo.

– ¿Y eso?

– Pues es que de camino al bar iba dándole vueltas a lo que ha pasado, y me he visto como estaba repitiendo en mi mente todo el diálogo que hemos tenido antes. Una y otra vez. Una y otra vez.

– ¿Y era bonito?

– Pues … lo que me ha llamado la atención es que mientras repetía el diálogo en mi cabeza, he visto que estaba continuamente intentando justificar mi posición, lo cual es un poco inquietante.

– ¿Por qué?

– Porque me he dado cuenta de que no podía justificarla.

– ¿Qué posicion es la que no podías justificar?

– El hecho de que cre … de que cre … ufff, que dificil, a ver si lo digo poco a poco … el … hecho … de … que … creeeeeaaaa … que la muerte no existe … es una creencia. Es una creencia que no puedo justificar. Puedo creerlo, soy libre de creerlo, pero no puedo justificar que sea así o de otra forma, porque la verdad es … que no lo se.

– ¡¡Tachín, tachín !! ¡Enhorabuena! Te ha costado un poco de verbalizar, pero finalmente ¡lo has conseguido!

– ¿El qué?

– ¡¡Has roto una estructura mental !! Cuando vi que te enfadabas al final de nuestra conversación, tuve la sensación de que no ibas a poder aceptar esta verdad. Cuando esto ocurre, nos ponemos tensos, huimos, y a veces nos ponemos agresivos. Pero parece que finalmente has dejado de pelear y has pasado a través del muro que te limitaba la visión.

– ¿Qué visión?

– La visión de ti mismo. Hace unos minutos ‘sabías’ que no hay nada despues de la muerte. Ahora sabes que lo que ‘sabías’ no era sabiduría, sino una creencia.

– Sí.

– El mismo tipo de creencia que era tan evidente ver en otros, pero que no era nada evidente ver en uno mismo.

– Pues … aun me siento incomodo con ello, pero sí, parece que he sido, o soy, o era .. no se … un ‘creyente’.

– Así es.

– …

– ¿No dices nada?

– No tengo nada que decir.

– Que simpático. Al principio hablabas por los codos, riéndote y mofándote de los creyentes, solo para darte cuenta de que tú mismo estabas en la misma posición que ellos : eras un creyente que no sabía que era un creyente.

– Eso parece.

– El objeto de la creencia podía ser diferente, pero eso no cambia para nada el hecho de que los ‘procesos psicologógicos’ de los ‘otros creyentes religiosos’ y el tuyo fueran idénticos.

– Así es.

– Seguro que alguna vez has oido eso de que ‘Lo que ves en otros, es lo que llevas en tí‘.

– Sí ,alguna vez lo habia oido.

– Pues ahora no solo lo has oido, sino que lo has experimentado.

– Abrumador.

[ … Unos dias más tarde …]

– Hola amigo, ¿cómo va todo?

– Abrumador. Sigue siendo abrumador.

– Cuenta, cuenta.

– Después de ver que llamaba ‘saber’ a lo que de hecho tenía que llamar ‘creencia’, decidí volver a evaluar lo que sé, perdón, lo que creo que sé, y hacer una lista con las cosas que ‘sé’ y otra con las cosas que ‘creo’. Así al menos sabré en qué terreno me muevo.

– ¡¡Que buen ejercicio !! ¿Me la dejas ver?

– Te puedo dejar ver la lista de’ las cosas que creo que sé pero que en verdad, no sé’.

– Vale. Vamos a ver que tenemos … hmmm … vaya !! Interesante!!

– Así es. Medicina, alimentación, educación, historia, …. básicamente TODO lo que ‘creo que se’ es una creencia. Y además, me lo CREO porque proviene de personas ERUDITOS, SABIOS, CIENTÍFICOS … Dios mio, ¡¡¡soy igual que los creyentes de la Edad Media !!! Me creo lo que me dicen otros porque me lo dicen ¡¡¡¡ personas RESPETABLES !!!! Soy patético.

– Bueno, pero en este caso, te lo crees porque son ciertas … ¿no? Quiero decir, que la medicina, la historia …

– Pues mira. He empezado a indagar en algunos temas de medicina y educación … y ya no lo tengo tan claro.

– Hmmm … veo que te adentras por caminos misteriosos.

– Sí, pero ya no hay vuelta atrás. Esto es como la caja de Pandora. Una vez abierta, no se puede volver a cerrar.

– Te deseo mucha suerte. La necesitarás.


[ … Unos años más tarde … ]

– ¡¡¡¡ Mi viejo amigo !!! Cuantos años sin verte !!!! ¿Como te va la vida?

– ¡Hola hermano! ¡Que alegría saber de tí de nuevo!. Aquí estoy. ¡¡Tengo tantas cosas que contarte !!

– Pues no esperemos más, vamos a ello, que me muero de ganas.

– Mira, he dado un cambio radical. Ciento ochenta grados. Soy una persona nueva. ¡¡No me reconocerás!! 🙂

– Explícame, vamos.

– Mira, ya no tomo medicinas. Bueo, tomo sólo medicinas naturales. La comida, solo ecológica. Practico el yoga y tengo un maestro en la India que me guía en mi camino de iluminación. Sé que este cuerpo es sólo temporal y que tengo un alma inmortal. Me he hecho una carta astral. Leo libros de autoayuda, ayudo a las ancianas a pasar la calle, no como carne … y … ¡uff ! … son tantas cosas … ¡un cambio increible!

– Entiendo. Y todo esto nuevo que dices que sabes …

– Sí, ¡¡¡ qué equivocado estaba antes !!! Antes creía en mentiras, sin embargo ahora … ahora … hmmm …. hmmm …. ahora … hm ….

– Y esta gente y estos maestros que te dicen estas cosas tan bonitas … ellos sí que saben ¿verdad?

– puess …. yo …. yo … ellos … yo …. hmmm … ¡joder!… ¡pero qué …! … ¡pero que pedazo de …. ! ….  ¡pedazo de…!  …. eres un cabrón … ¡¡¡¡ UN CABRÓN CON MAYUSCULAS !!!

– Sí, pero un cabrón amigo tuyo 🙂

– …

– Dí algo.

– ….

– Venga, dí algo 🙂

– No puedo, !! solo puedo reirme !!!

– ¿A carcajadas o solo un poquito ??

– ¡¡¡¡¡ A CARCAJADAS !!!!!!

– ¡Pues venga unas risas !

– ¡¡ Venga !!

– ¡¡ Y unos abrazos !!

– ¡¡ Venga unos abrazos !!

– Y nos vamos a comer algo ¿qué te parece?

– ¡¡ Venga !! Y que sea en un Burger !! Qué cojones !!

– Que sea un burger. ¡ El viaje lo merece !

– Tantos años de viaje, ¡¡para acabar en el mismo sitio !!

– En el mismo sitio, pero con menos ‘equipaje’

– Te quiero colega

– Y yo a tí

Anuncios

One Response to Dialogos sin sentido 3 – ¡Creo, Creo! ¿Qué crees?

  1. DJM dice:

    todo el viaje de una vida resumido en un pequeño escrito…
    qué bonito !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: